Por Profra. Patricia Farías Chávez*

Contra Estados Unidos: Crónicas desamparadas es un libro cuya lectura viene muy bien en la actualidad, ya que los acontecimientos del juego político y la bilateralidad del Estado, que apoya y al mismo tiempo “lucha” contra el crimen organizado, tiene consecuencias que están generando la condena y el dolor de todo individuo consciente, y no sólo en México, pues los sentimientos aflorados a raíz de la masacre de los 43 están traspasando sus fronteras.

La situación de inestabilidad política y social actual permiten un fácil anclaje entre los hechos de hoy en día y los casos que plantea Osorno a lo largo de las 30 crónicas consecutivas sobre un mismo tema: el clamor de la paz. Se hace evidente que el problema con los gobiernos de México no es reciente; por el contrario, son situaciones que vienen a repetirse una y otra vez a lo largo de la historia.

En esta obra podemos conocer un buen número de historias que coinciden en el dolor de haber perdido un amigo o un familiar a causa de un asesinato planeado o una desaparición forzada. Los casos de impunidad que se relatan tienen un común denominador: la lucha contra el narcotráfico, donde las cifras de muertos y desaparecidos van en aumento imparable.

Dentro de esta repetida historia de crimen e impunidad en México se levantan varios líderes que han motivado a las víctimas a dejar de llorar en sus casas y salir a conocer la situación de inseguridad en el país. Uno de esos líderes es el poeta Javier Sicilia, quien en esta ocasión vuelve a liderar una marcha a favor de la paz.

La marcha tiene como objetivo recorrer de costa a cosa al incómodo vecino del norte, Estados Unidos, para anunciar y dar a conocer los amargos estragos que está teniendo como resultado la llamada “guerra contra las drogas”, donde la gran mayoría de las víctimas han sido civiles que no tenían relación alguna con la delincuencia organizada.

Estados Unidos representa la cuna del imperialismo, la fábrica de armas que son traficadas a países como México de manera ilícita, el principal receptor de drogas, el entrenador de agentes militares que encabezan cárteles en México, la capital de bancos donde se lleva a cabo el lavado de dinero mal habido, por mencionar algunos hechos que caracterizan a este emblemático y a la vez subversivo país vecino.

En general, Contra Estados Unidos permite una lectura ligera y entendible. El hecho de que las crónicas sean cortas permite hacer pausas si así se desea y retomar la lectura sin perder el hilo del tema central hace posible que el lector entre en la historia como espectador; es factible sentirse como si uno mismo fuese militante de los acontecimientos que tuvieron lugar en el escenario recorrido. Otra característica de los escritos es que son neutros, pues no fijan una postura a favor o en contra de una figura o corriente política. Por el contrario, aportan datos verídicos que indiscutiblemente generan una consciencia política.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments