Por María Santos Audelo

Las primeras páginas de este libro sacudieron en mí una fuerte emoción de tristeza y coraje al conocer cuáles fueron los motivos lamentables que impulsaron la realización de esta caravana, una caravana llena de esperanza, colmada de conciencia y con una inmensa sed de justicia, lo cual animó a familiares de víctimas a continuar con esta peregrinación.

Los testimonios de cada crónica comparten historias dolorosas (desapariciones, secuestros, represiones, muertes), una realidad cruel de mi México, mi México querido que está siendo devorado por unos cuantos, por unos cuantos amantes del poder, un poder egoísta e injusto. Lamentablemente, esta realidad es velada por la gran mafia de una televisora donde prostitutas y prostitutos de Televisa manejan información ficticia, carente de verdad, a conveniencia de unos cuantos (narco-gobierno).

Hoy en día el consumismo y el mal uso de la tecnología han enajenado a nuestro pueblo de esta cruel realidad que vive nuestro país, cayendo en el conformismo y favoreciendo el bolsillo de Slim, tiendas extranjeras, el famoso Buen fin y cada uno de los distractores que Televisa promueve, al igual que promovió la campaña del presidente de novela, el inepto Peña Nieto. Es por ello que lamentablemente siguen existiendo el horror, la injusticia, un disparo de dolor e indignación contra los arquitectos de la guerra. Por ende, es necesario hacer conciencia en cada uno de nosotros para ganar esta lucha social, una lucha social de conciencia que permita la transformación en un cambio verdadero donde reine la justicia.

Este viaje por la paz encabezado por Javier Sicilia es un disparo de aliento contra la guerra, lleno de esperanza y mesura.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE

Comments

comments