¿Hasta qué punto vale excitarse entre la plata y el plomo?

Por Gerson Gómez

Ilustración por Cristina Guerrero

Ella se fue

Si es oscuro, pero la baja intensidad de luz, es intencionada

En la penumbra se aprende a masticar el lenguaje corporal. Retirar etiquetas de género. El amor es solo uno, y uno es con el amor.

El código de deshonor disecciona cual médico legista, el ayer del hoy y del mañana, en el erotismo.

El antiguo cine América, ahora conocido como Rock América, calle Venustiano Carranza y Jerónimo Treviño, en los bordes del centro de la ciudad.

Vía Facebook la invitación al evento performancero Pornoterrorismo.

Despojado y chimuelo, de las butacas y la pantalla. Colocadas mesas y sillas, bar darkie

sexo.(Del lat. sexus).1. m. Condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas.2. m. Conjunto de seres pertenecientes a un mismo sexo. Sexo masculino, femenino.3. m. Órganos sexuales. 4. m. Placer venéreo. Está obsesionado con el sexo.

 

Manifiesto Pornoterrorista (primera versión)

[…]Si alguien se atrevió a decir que la violencia, la muerte, la desgracia ajena, los desastres naturales, y toda la basura sanguinolenta que a diario dan de comer sustanciosamente a millones de periodistas y telecomunicadorxs, es PORNOGRAFÍA, yo lo ratifico y me regodeo en ello. Pero no permito que me digan que esa clase de pornografía no me puede poner cachonda. […]

Vladimir X, fornido, ancho, pesado. Mohawk color verde, tatuajes de manufactura diversa, actualizados y añejos, retocados y modificados. Personaje intrigante. Apéndice hibrido entre Mad Max y el Guardia Gamorrean de Star Wars.

Conductor designado, administrador del lugar. Desde la zona de venta de cerveza observa la entrada de asistentes.

Pelucas vivos colores, novia acechando novia, enfrentada en los pasillos donde la duda no cabe. Darketos desenfadados danzan el euroloungeelectrosound.

La protagonista ha dispuesto de tres puntos adyacentes, escenarios alternos al principal, juguetes rabiosos compuestos de velas, guantes de látex, agujas hospitalarias, taladros, pedazos de madera en bruto y un libro de poemas.

Con un soplo, la noche incesante, transita entre los mitos y tabús. Hacia la playa, pero antes llegará la marea, que no es espuma, sino sal, mucha sal.

terrorismo.1. m. Dominación por el terror.2. m. Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror.

[…] Aún no sé si lo llaman pornografía para convencernos de que lo que sucede en el mundo es ALGO MALO o sencillamente para insensibilizar o silenciar nuestras conciencias, puede que ambas cosas a la vez. En todo caso es algo que tratan que nos pase desapercibido, como casi toda manipulación del sistema a gran escala. Ellxs intentan bloquear los mecanismos que nos impulsarían a llorar desconsoladamente, a hundirnos en la rabia, a excitarnos o sentir morbo, en resumen, A REACCIONAR.[…]

Ella es él, él no sabe nada. Uno al otro, seducen con miradas. El espacio se reduce. La atmosfera se tensa, se estira y se contrae.

Convocados al baile, en el árbol viejo de la canción que se quiebra. Ella que es él, lo acosa, desnuda e invita a compartir su condena.

Simbólica malla, contiene los cuerpos. Aúllan abrazados. Suben, se tienden de espalda, de lado, la danza continua.

Las miradas de quienes asisten, se impacientan. No existe penetración o sexo oral. Eso habría sido una escena de porno rupestre. De felatio cunnilingus, vagina pene o ano.

Todo va dirigido a la imaginación. A manipular la corteza cerebral, en el hemisferio donde radica el placer.

[…] Intentan que dejemos de sentir, yo intento que volvamos a hacerlo. Esa es la misión que me he adjudicado como artista, como poeta y como terrorista. A través del terror que puede causar un cuerpo no normativo, un acto sexual no normativo o una conducta sexual “depravada” en una sociedad mayoritariamente sujeta estrictamente a las normas, pretendo originar también una reacción en aquellxs que nos censuran, que nos tienen por enfermxs, por delincuentes, por hijxs del mal. Pero principalmente mi trabajo está enfocado en lxs aliadxs potenciales, las personas que de algún modo SABEN que algo no cuadra pero que no saben por donde empezar. Bien, quiero que empiecen FOLLANDO, es una buena forma de hacerlo, la que más les jode a lxs que intentan que ninguna oveja se salga del rebaño.[…]

Para el segundo acto, ella regresa a ella. Vestida solo con un corset. Pechos al aire, pubis blanco rasurado.

Sesión sado: látigo golpeando zona blanda. Pechos erizados, duros, desguarnecidos.

Los asistentes aguantan en sigilo, un mutismo morboso, provincial de última llamarada.

De espalda pasa al frente. Atada en forma de equis. Las sacudidas ahora son más leves, intensas y profundas.

Voyeurs participan a solicitud expresa. Azotan con pena, tímidamente, provocando tan pocos gemidos, tal vez, más bostezos.

Suelta la correa, toma asiento banco alto. Cambian de rutina.

Dos velas, cera caliente resbala del pecho, cae en el pubis. Ella gime más. Frenética absoluta requiere de ayuda. El acompañante calza los guantes de látex. Le acaricia el clítoris, introduce uno, dos, tres, el puño completo en la vagina.

Alguien más, continúa rociando la roja cera caliente. El clímax no llega.

Se desprende de las agujas hipodérmicas que cuelgan de las cejas, en su rostro.

Jeringuilla nueva, goma al brazo, extrae la poca sangre que sale, pues batalla para encontrar la vena.

Pide un poco de agua y la mezcla con su sangre. Luego declama un poema. Abierta de piernas, recita, su compañero andrógino de fiesta, la fistea. En un acto simultaneo, poema y orgasmo van literalmente de la mano.

(porno): (De pornógrafo).1. f. Carácter obsceno de obras literarias o artísticas.2. f. Obra literaria o artística de este carácter.3. f. Tratado acerca de la prostitución.

 

Porque

Te amo porque estás manchada,

atravesada y sincrética como una diosa cubana,

exuberante como una planta psicotrópica.

Te amo porque no eres inocente.

Te amo porque mataría por ti.

Te amo porque ente tus tetas hay un hogar

y entre tus piernas un manantial

fresco y rico.

Te amo porque me follas

como si hubieras pasado una guerra.

Te amo porque podría odiarte

y eso hace más humanoide nuestro amor.

Te amo porque me torturas

y aparentas muy bien no darte cuenta.

Te amo porque a veces no eres amable.

Te amo porque eres más puta de lo que crees

y no tienes un pelo de santa.

Te amo porque iluminas mi vida.

Te amo porque cuando duermo contigo

no tengo miedo de morir mientras duermo.

Y te amo porque soy un bicho pasional y bruto y,

aunque suene fatal decirlo, necesito amarte.***

El chovinismo libertario, marcado por la actitud anarcopunketa, encuentra espectro y espacio: Salud por México, brinda, mientras le escurren algunas gotas del brazo, en donde colgaba la jeringa.

Porque no haya más sangre que ésta derramada. Por esta hermosa patria. Porque por tanta violencia, la sexualidad no progresa. Porque el miedo les impide liberase.

Bebe la sangre y el agua. El sudor en la silla descuelga, justo en donde lleva tatuada la palabra DESOBEDIENCIA.

Antes, cual pan dispuesto en esta cena sexual, la devoramos.

[…]Bandadas de pajillerxs hipócritas andan por ahí gestionando nuestro deseo sexual, poniéndole fronteras moral y clínicamente insalvables y estableciendo la mecánica lícita con la que sí podemos excitarnos. De lo contrario, si no nos atenemos a sus patrones de lo que el sexo y la pornografía es o deja de ser, nos tipifican en listas de enfermedades mentales o nos convierten en elementos cuyas representatividad es nula o marginal.[…]

Entre actos, pasamos del segundo al tercero. Se advirtió espera significativa. Para que la performancera recuperara energía. No falté a la barra. Han tenido que resurtir, abastecer la creciente sed que no es mentira. Hace calor, poco corre el aire, carecen de extractores. Ni en el patio interior sopla un poco de brisa.

El precio de la cerveza se ha incrementado. Pasó de los 15 a 20 pesos. Es que estamos ya fuera del horario de venta, justificaron.

Lo underground, de moda. Y por ello pasamos de la hora feliz al gasolinazo cervecero simbólico.

Deambular, barco en franca decadencia. La comunicad LGBT no busca redención, ni aceptación. Solo respeto.

RESPETO, con mayúscula. A doble espacio y con tipografía en negritas. Causa admiración la lengua del ausente.

[…] Cuerpos heteronormativos, conductas heteronormativas, el pienso perverso de la población mayoritaria. Convertir, a través de una cámara, en algo cotidiano y mecánico el cuerpo destripado de cualquier persona (generalmente alejada del civilizado occidente) es igual de perverso que el metesaca compulsivo, el cumshot, la omisión del clítoris/próstata y las uñas de porcelana en los dúos lésbicos. Es obsceno y pornográfico, pero la sociedad lo asume como forma de agilipollamiento y como negocio. Nuestras prácticas sexuales, nuestros cuerpos, nuestras sensibilidades no encajan en la estructura y eso nos convierte automáticamente en el ENEMIGO.[…]

Los rudos vs los rudos.

Tendido el varón que ha soltado la piel escama plastificada. Sobre la tarima, colocados en los extremos, maderos burdos, con los filos encendidos.

El símbolo de poder, de la ciudad industrial, es el mazo y el taladro. Taladro en mano, ella acomoda al cordero propiciatorio que no brama y ha desestimado escapar.

Coloca el taladro en el culo, el vals de la monotonía circunscrito a la broca que perfora la madera.

El gime debajo de la máscara antigás. Ella sonríe y toma otro madero, mientras deja caer el ya usado.

La multitud se reúne, como lo hicieron para observar el milagro de la transformación de roles. La presa dispara al cazador, da en su blanco móvil. Del happening al sexo grupal, orgiástico, falta un buen trecho.

Invitados a usar el taladro, las/los valientes, responden a la oferta ofrenda. Vaya público educado, carente de expresiones. Los ah y los oh, de susto o gusto, despoblaron el paraje sentimental.

[…] Eso es lo que somos, EL ENEMIGO. Y como tal tenemos que comportarnos. Mi trabajo es un intento de asumir a través del arte ese papel que la sociedad nos asigna y que no sólo no hemos de despreciar sino que ha de orgullecernos. Somos monstruas, sólo nos falta ser también peligrosas, hacer que se tambalee, aunque sea sólo un poquito, el pilar de sus creencias más firmes.

YO MANIFIESTO que su forma de aterrorizarnos no sólo no me asusta sino que me pone caliente y con ese calentón armo granadas de mano que lanzo a discreción sobre los tejados de sus mansiones, sus templos, sus hospitales, sus colegios, sus cárceles, sus factorías de autómatas al servicio de esa autoridad “competente” que con tantas ganas deseo follarme por el culo.[…]

De tantos recuerdos, estas rudas caras, reverdecen invulnerables a los años. En el camerino se felicitan. Han completado la feroz hazaña.

No han venido inspectores de alcoholes o espectáculos.

En los años setenta, de los centros nocturnos o cabarets, se sorprendía participando en la ducha de la vedette, en la gigantesca copa de cristal, que les invitaba a beber los restos espumosos, del champagne y su cuerpo.

Los parroquianos, concentrados, enloquecían, prodigando regalos extraordinarios a las proyectos del free, la amante en turno o de la casa chica.

Pues algo que Monterrey ha construido con sus castas privilegiadas, es su liberalidad al premiar.

En el otro extremo del círculo, el de los vicios privados, registro alterno, cuarenta años después, el discurso es otro.

Al auto toque de queda, algunos, los muy pocos, sin soltar la cerveza, continúan bebiendo y celebrando. Abrazados, sonriendo, en franco alivio.

La Generación marcada por el despojos de la plata y el plomo.

Su diversidad sexual ilimitada, en la ciudad cadáver, del cementerio que se ha convertido el estado, rompe el postrer eslabón de la cadena, la del fanatismo y la oposición.

[…] YO MANIFIESTO mi deseo de atacarles desde donde parece que no hiere, como ellxs hacen. Meterme en sus bragas y lubricarlas con la imagen de un niño muerto, meterme en sus calzones y empalmársela a golpe de endecasílabo con sangre. Hacerles un fisting y estrujarles la próstata hasta que eyaculen todo el odio, toda rabia y toda la represión acumuladas. Hacer que se corran sin descanso hasta que tengan que reconocer que, finalmente, la experiencia de sentir ha sido inolvidable.[…]

*En letras cursivas Manifiesto Pornoterrorista de Diana J. Torres, disponible en http://pornoterrorismo.com/2008/09/24/manifiesto-pornoterrorista-short-version/

**Las definiciones de las palabras pertenecen a la R.A.E.

*** Poema de Diana J. Torres extraído de http://pornoterrorismo.com/manifiesto-transfeminista/poemas/

(Agradecemos el apoyo de Diana J. Torres en la edición de este texto)

 

Comments

comments