Por Antonio Hernández 

“… desde el cielo sagrado, ningún rayo desciende en la negra noche de esa ciudad»…”

Edgar Allan Poe.

Uno de los beneficios definidos a partir de la cesión de un terreno propiedad del gobierno estatal para la edificación del estadio del club de fútbol Rayados de Monterrey, fue la construcción de un parque lineal, a lo largo de las riberas del río La Silla, por la zona de La Pastora (Guadalupe, Nuevo León).

Una parte mayoritaria de ese proyecto, se ubica dentro de un área natural protegida estatal. Se trata del “Nuevo Parque Ecológico La Pastora”, bajo la administración del gobierno de Nuevo León. Pero ya son más de dos meses que las obras del parque han transcurrido de manera constante. No tendrían nada inconveniente esos avances, de no ser porque los mismos no cuentan con la autorización pertinente, correspondiente al permiso de impacto ambiental.

En la página en línea de la Secretaría de Medio Ambiente, es posible consultar el avance del trámite necesario. La Secretaría de Desarrollo Sustentable, hace unos meses solicitó la autorización de la manifestación de impacto ambiental del Parque Lineal, pero la misma se encuentra aún bajo evaluación. Es decir, aún no ha sido autorizada.

A pesar de ello, la misma Secretaría de Desarrollo Sustentable, o FEMSA, quien tiene la responsabilidad legal de habilitar la obra (como se describe en el Programa de Manejo del Nuevo Parque Ecológico La Pastora), en desobediencia consciente a la Ley General del Equilibrio Ecológico, han iniciado las obras en campo. Ahora es posible observar la habilitación de caminos de cemento, remoción de vegetación, y creación de brechas. Todo sin tener la autorización ambiental requerida.

Esto ya no sorprende. Recordemos como el inicio de obras para el estadio de fútbol en La Pastora, igualmente, fue sin contar con las autorizaciones ambientales necesarias. Implementar los trabajos del parque lineal sin tener los requerimientos totales para ello, es solamente la continuación de una tendencia, en la cual el aspecto ambiental ha sido marginal o secundario.

Las expectativas corresponden a las siguientes. Por un lado, la evaluación del trámite de impacto ambiental debiera ser suspendido ¿Para qué solicitar la autorización, si se han iniciado las obras antes del permiso? Enseguida, la Profepa en Nuevo León debe suspender también las obras, por las razones referidas (no tienen permiso).

Sobre la expedición filosófica al río La Silla.

Yo quiero ir por el río

Como tantas veces por el terroso espejo,

Tocando con las uñas el agua poderosa:

Quiero ir hacia las matrices, hacia la contextura

De sus originales ramajes de cristal:

Ir, mojarme la frente, hundir en la secreta

Confusión del rocío

La piel, la sed, el sueño.

Pablo Neruda.

Comments

comments