Por Omar Hernán Matus Mendoza

En este libro, el autor nos relata a manera de crónica las dolencias más profundas de los acontecimientos que ha dejado la lucha contra el narcotráfico en México a través de un viaje que ha realizado la Caravana por la Paz que dirige el poeta Javier Sicilia, cruzando de costa a costa al país más poderoso de América, con un recorrido de más de 11 mil kilómetros de distancia, de esperanza y de dolor.

Hace más de 40 años, el presidente de Estados Unidos Richard Nixon implementó un operativo para controlar y oprimir a la gente de color (afroamericanos), que denominó “la guerra contra las drogas”. La justificación ante semejante guerra se debió a que con certeza la elite Norteamericana afirmaba que el problema de ese país eran los negros. Después de haber hecho esta afirmación, lo primero que se hizo fue cerrar las fronteras de México y obligar a su gobierno a combatir la producción droga en nuestro país. Ante semejante situación ejecutada por la nación vecina, se evidenciaba y humillaba al Estado mexicano.

Pero esto no terminaría así. El gobierno de los Estados Unidos, mediante su guerra contra las drogas, logró sacar provecho, creando escenarios para poder encarcelar a la gente afroamericana por el consumo y venta de drogas. Por otra parte, la venta de armas fue un negocio muy jugoso para este país. Y para colmo, el soborno de esta actividad ilegal, conjuntamente con el tráfico de indocumentados, llevaron a extender este problema que ha tocado a los rincones más pobres de la sociedad mexicana y estadunidense.

Ante tal situación, el gobierno mexicano no se podía quedar así. Éste también ha implementado diversas acciones que, según el Estado, minimizan el problema de la producción de droga en México. Todavía hoy, el negocio de la droga en nuestro país deja muy buenas ganancias, y eso hace que exista competencia en el mercado, creando guerras internas (entre cárteles) por el control de las plazas. El soborno de la justicia mexicana es también una buena fuente de ingresos para los que la combaten.

Un negocio binacional que está afectando a nuestro país desde sus entrañas, la guerra contra el narco en México no ejecuta a los jefes de la mafia; es una guerra que tiene un trasfondo político. Ambos países justifican su estrategia matando gente pobre que se refugia en el narcotráfico por no tener oportunidades de sobrevivir, y encima de esto queda la muerte de gente inocente que muchas veces no tiene nada que ver con este problema. Porque esta lucha de estado ha generado también células criminales que extorsionan, secuestran y ejecutan a hombres y mujeres, niños y niñas, estudiantes y trabajadores de nuestro país.

Ante este escenario binacional nace el movimiento por la paz en México, personas que, como cualquiera de nosotros, son unidas por algo tan cruel. Ese algo es el dolor por la muerte y la desaparición de un hijo, hija, padre, madre, hermano, hermana. El movimiento lo lidera el poeta Javier Sicilia, víctima de esta guerra; figura emblemática del movimiento y de la caravana, que hizo posible gritar y dar a conocer el dolor profundo de tener a un familiar muerto o desaparecido, esta caravana que ha recorrido más de 11 mil kilómetros, para decirle a la gente muchas veces ajenas al dolor humano, para exigirle al gobierno de los Estados Unidos un alto a la guerra que está matando gente inocente.

Diego Osorno relata en este libro los pasajes que han llevado a este movimiento recorrer varias ciudades de los Estados Unidos, de costa a costa, mediante crónicas desamparadas de algunos de los personajes víctimas de esta guerra diseñada en este país; crónicas que nos hablan del dolor, del sufrimiento y de la fuerza que los ha levantado para poder hacer este recorrido nunca antes hecho. La fuerza y fe que identifica y une a esta caravana le ha llevado más lejos de lo que se tenía pensado. La búsqueda de la justicia, la esperanza por ser escuchados y su ambición por querer cambiar las cosas de fondo son un conjunto de sentimientos que fortalece este grupo. Mediante marchas, charlas, pancartas y conferencias han contagiado el ánimo de justicia a gran parte de la sociedad norteamericana.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments