Por Febe Martínez Martínez

Las crónicas que escribe Diego Osorno en este libro tratan sobre los familiares de personas asesinadas y desaparecidas durante la guerra contra el narcotráfico. Estas personas se fueron en caravana, pasando por varias ciudades de Estados Unidos, con el objetivo de parar la guerra, reunir familiares de los asesinados y desaparecidos y dar a conocer su dolor a los diseñadores de la guerra contra las drogas.

El autor escribe sobre los hechos dolorosos que hemos sufridos los mexicanos, hechos que nunca debieron sucederle a nuestros hermanos. También trata los encuentros, esperanzas, desesperanza y desilusiones de las personas que conformaron la Caravana por la Paz.

En su paso por Estados Unidos encontraron apoyo y solidaridad, en particular de las iglesias cristianas, pero también de personas exiliadas por la misma situación. Y también hubo quienes no entendieron su situación, quienes los insultaron.

La guerra contra las drogas de Estados Unidos es una farsa. No entiendo por qué sus ambiciones llegaron a castigar a otros. El narco y la guerra se entiende muy bien. Así como los partidos políticos, todos estos actos son puro disimulo. Contrario a lo que podría pensarse, hoy en día la droga se consume más en Estados Unidos. ¿De qué ha servido entonces esta guerra? El gobierno inventa cada sexenio cosas para distraer al pueblo y castigarlo. Un ejemplo son las reformas estructurales de Peña Nieto en la actualidad.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments