¿Qué papel pueden jugar la narrativa y la poseía ante la tragedia que genera la guerra? 

Por Guillermo Misael Vásquez Romero

Diego Osorno presenta en este libro el lugar que tienen la esperanza y la heroicidad de unos cuantos, de unos pocos que encierran dentro de sí la dignidad de muchos. La narrativa de Osorno se inserta en la Caravana por la Paz impulsada por el poeta Javier Sicilia. Este movimiento buscó sensibilizar principalmente a la población estadounidense acerca de la problemática generada por la guerra y el narcotráfico en México. Dos caras de una misma moneda: los intereses de la clase transnacional dueña del poder financiero y político. Para dicha clase sólo importan las leyes del mercado que generan riqueza para sí aunque para ello tenga que pasarse por sobre el valor de la vida humana de los que menos tienen.

En los testimonios de los familiares de muertos y desaparecidos como consecuencia de la llamada guerra contra el narcotráfico durante el periodo del presidente Felipe Calderón en México, la cual es auspiciada por los fabricantes de armas de los Estados Unidos y de la política proteccionista del gobierno de ese país, se expresa un dolor causado tanto por la pérdida del ser querido como por la frustración ante la injusticia que toda guerra genera. Osorno los recoge y con ello se incorpora a la función ética del escritor al provocar una sacudida a la consciencia y, así, aportar al despertar de la sensibilidad humana y la construcción de la conciencia social.

El libro logra ese objetivo, pero adolece de un defecto: la apología. En los párrafos finales de su introducción, Osorno sobredimensiona los logros del movimiento. En algún párrafo afirma que “Sin la desmesura de los caravaneros…quizá la mesura se hubiera tardado más tiempo en llegar a los hombres del poder…”. Si eso fuera cierto, la barbarie expresada en los hechos ocurridos en Tlatlaya y Ayotzinapa no existiría.

 *Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE

Comments

comments