Por Guadalupe Padrón Olivares

Basado en el peregrinar de más de un centenar de mexicanos en un país que no es el suyo, con nada más que la esperanza de Paz, orillados por el desamparado de una guerra que ha dejado tantas víctimas…Así es como se gesta este libro de crónicas, recopiladas por el periodista Diego Osorno, en el que muestra una porción de esa realidad tan cruda que quizás muchos desconocíamos o cuyo impacto éramos capaces de dimensionar.

En este libro, además de los acontecimientos que van viviendo día a día los integrantes de esta Caravana por la Paz, el periodista nos va contado las historias de algunos de ellos y los motivos que los hicieron comenzar este recorrido en busca de esperanza, de aliento o de desahogo, que pareciera va disminuyendo su dolor. Hechos tan crueles que parecieran sacados de un libro de ficción son los que se recuperan en cada una de las crónicas, donde se presenta un escenario abrumador y que sin embargo va abanderado por la Paz…

Diego Osorno es un periodista, escritor, director y guionista nacido en la ciudad de Monterrey en el año 1980, autor de cinco libros de crónicas sobre el México contemporáneo, entre las que podríamos mencionar Oaxaca sitiada. La primera insurrección del siglo xxi (2007), en la que se expuso el conflicto que vivió nuestra entidad en el año 2006. Algunos de sus textos han sido incluidos en antologías de países como Cuba, Estados Unidos, México, España y Venezuela, siendo traducido a varios idiomas. Publicó y publica en diversas revistas y periódicos reconocidos. Es director y guionista de algunos documentales. Ha recibido el Premio Latinoamericano de Periodismo sobre Drogas y el Premio Internacional de Periodismo de la revista Proceso.

Dada la temática que ha planteado en sus obras, resulta interesante su lectura. Para el caso de esta última, un punto que ha de llamar la atención: aunque presenta algunos casos, no son retomados de manera descriptiva, sino que resalta la lucha que cada una de las víctimas de esos hechos ha tenido que llevar y que ha cambiado sus vidas. Esta caravana marca un precedente donde ya no existen los límites, ni las fronteras, que no hagan que se exija justicia en un país, que ha venido intervenido en la política mexicana. El que se presentaran en Estados Unidos resulta tan revelador, pues al ir a exigir la paz, que en su propio país no encuentran y que de alguna manera es propiciada por este otro actor, nos plantea una nueva visión de lo que resulta este proceso de globalización en el que actualmente vivimos.

Otro de los puntos centrales es el presentar a un líder de paz que tiene rostro y es parte de estas víctimas: Javier Sicilia. Un poeta que ha sufrido en carne propia esta supuesta guerra contra el narcotráfico que ha dejado más víctimas inocentes que cualquier otra. Este personaje nos va dejando entrar en sus pensamientos, mostrándonos su lado humano y esa necesidad de buscar consuelo en la ayuda de otras personas que, como él, viven en el desamparo desde que les fue arrancado de sus vidas un ser querido. Sicilia hace planteamientos tan interesantes como el concepto de lo que es la Paz… La distinción entre una paz imperial, una paz económica del despojo y la paz que no se ha encontrado.

Las crónicas de Diego Enrique Osorno nos comparten un poco de esa búsqueda y de la esperanza de quienes han sufrido en carne propia, dejando un rastro de indignación, pero también de aliento, que puede contribuir a tomar parte en esta guerra… de manera crítica, en la lógica de construcción, no de destrucción.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments