Por Ofelia Díaz Gómez

Las crónicas desamparadas contenidas en el libro narran historias de dolor, sufrimiento y sobre todo injusticia.

Actualmente en nuestro país se ha desarrollado una de las peores guerras de la humanidad: la guerra contra las drogas. Pero a lo largo de ésta, nos damos cuenta que no es sino una táctica más del gobierno estadunidense para generar negocios lucrativos a costa de vidas humanas e inocentes. Dicha guerra tiene sus orígenes en el mandato del presidente Nixon, y en México se agravó la situación con Felipe Calderón.

El libro nos relata múltiples historias que tienen como denominador común el sufrimiento por la pérdida de algún familiar (o varios) a causa de la guerra contra las drogas. Es en este sentido que nos queda como reflexión la problemática de las drogas que nos debe interesar a todos y que hace un llamado a la solidaridad, la justicia y sobretodo al amor la paz y la empatía con los otros.

Por dichas circunstancias que en México se han resentido de una forma cruel e inhumana es que se lleva a cabo la Caravana por la Paz. Encabezada por el poeta Javier Sicilia y personas que también perdieron a sus familiares en esta guerra, la caravana realizó un recorrido por algunas ciudades de Estados Unidos, donde nos podemos dar cuenta en voz de los participantes que se encontraron con personas que comprendieron su dolor, se sorprendieron de la situación de violencia y criminalización en México y otros más que se mostraron indiferentes. Sin embargo, el libro narra con los detalles necesarios las circunstancias en las que se vieron envueltos las personas de esta caravana, desde la forma en la que los recibían, el hospedaje que les ofrecían y las manifestaciones que realizaron con la finalidad de clamar por justicia, ya que en México no se les hace caso.

Asimismo, podemos percatarnos que así como los gobernantes y los grandes magnates que se hacen ricos a costa de la sangre de personas inocentes ignoran el clamor de justicia por parte de las víctimas, existen personas que están indignadas por este fenómeno y se unen a la causa, que protestan también por las grandes injusticias cometidas y se solidarizan con el pueblo de México.

Por último, creo importante leer este libro, pues es una memoria imprescindible para todos los mexicanos, ya que no nos encontramos lejos de sufrir estas situaciones de desapariciones forzadas. De igual manera, es lo mínimo que como seres humanos podemos hacer como un acto de solidaridad con las víctimas.

Solamente con la empatía, la justicia, la paz y el amor para con los otros es que verdaderamente se podrá cambiar la situación. Sin embargo es muy difícil combatir el narcotráfico, pero en la medida que se logre estar informado, probablemente puedan surgir acciones contundentes. El primer paso es la concientización y humanización de la población. Es así que esta caravana por la paz tiene un papel relevante en la sensibilización del pueblo mexicano y también de la sociedad estadunidense, que son los otros afectados.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE. 

Comments

comments