Dejo con dolor los Condominios Constitución, luego de muchos robos de la batería de mi automóvil y los asientos de mi bicicleta. Aunque decidí no salirme del código postal #6400; no estoy dispuesta a dejar el centro. Renunciamos a algunas cosas pero a otras no. Así pasa con la gente que convive a largo plazo, por elección, en una familia, por casualidad en el trabajo, o por mera coincidencia en un camión o en espacios de esparcimiento. Los problemas que las ciudades tienen, se ven proyectados en cada individuo y viceversa.

Reflejo: martes pasado, unas personas decidieron ir a relajarse un rato en el cine y terminaron huyendo del lugar en estampida. ¿El motivo? Una movilización policiaca que trató de desarticular una banda que decidió poner su tianguis de armas en el estacionamiento del centro comercial en el que se encontraban.

Vivimos con miedos que son incomprensibles en otras partes del mundo, pero además cargamos con las crisis cotidianas que cada comunidad desarrolla en su paso. La forma de hacernos cargo de ellos y buscar respuestas llegando a acuerdos, es precisamente donde radica la maduración comunitaria. En esta edición, nos dimos cuenta de que los grupos que han sido más afectados son los que suelen mostrar una mayor cohesión social, como el de familiares de desaparecidos que la hermana Consuelo Morales recibe y acompaña en su imparable búsqueda de sus hijos. De igual manera en Saltillo, el encuentro que se ha generado entre migrantes por iniciativa del Padre Pantoja que se ha ocupado de dar asilo y aliento en su transitar a quienes deciden dejar sus raíces y buscar nuevos horizontes es otra forma de convivencia profunda.

Hay quienes se encuentran en el camino a partir de una lucha de muchos años, como los ex braceros, mientras que otros grupos deciden festejar su setenta aniversario buscando romper un récord, es el caso de la universidad adventista de Montemorelos.

Nosotros nos unimos para contar lo que está pasando, a sabiendas de estar dentro de la misma crisis colectiva.

DAG

buzon@elbarrioantiguo.com

Aquí recibimos sus crónicas, comentarios y quejas.

Comments

comments