Después de unos meses paseando por el sur del mundo, llegué a extrañar los domingos regios. Aquellos días de manejo en la carretera nacional y paradas en la entrada a Villa de Santiago donde comienza el aroma a elote asado, mientras nuestros oídos se deleitan al ritmo de Intocable, Pesado o Duelo y se siente el calor de los asadores con pollo y carne del bufete de 40 pesos. ¿Y el shopping? Antes el lugar estaba repleto de discos piratas, artesanías y comida regional; ahora, varios locales han cerrado por la presión de la delincuencia organizada y otros se dedican a vender muebles de estilo contemporáneo. Ojalá vuelva el típico domingo regio de paseo por Los Cavazos. Y para quienes no se sienten tan regios: ¿qué me dicen de un domingo en la calle Mina? Entre colecciones de camiones miniatura de Bimbo, de esos que antes regalaban y ahora valen 150 pesos, o discos LP de los Beatles intercalados con pinturas y uno que otro artista trabajando en la sombra de los 37 grados ambientales. Lo mejor de este corredor del arte, además de una gran variedad de locales con artesanías, pinturas, esculturas y antigüedades, es disfrutar del violinista de la esquina mientras leemos El Barrio Antiguo.

Para quienes no gustan de estas propuestas también hay un espacio para skate, punks, metaleros, rastas, hipsters y aficionados a los tatuajes en el Mercado Fundadores. Durante la semana he paseado y platicado con locatarios legendarios mientras preparo mi primer trabajo para El Barrio Antiguo en este lugar que casi cumple 15 años de ir más allá del comercio, reuniendo distintas tribus urbanas.

Es interesante el contraste de tablas de skate, atuendos dark, artículos de rock ochentero y playeras de Bob Marley. Hablando del tema, recuerdo que en este número del periódico abordamos el diálogo sobre la legalización de la marihuana en Nuevo León.

Después de recorrer paisajes andinos, ahora camino bajo el cerro de La Silla con la sofocante canícula y puedo disfrutar de la variedad de shopping y atractivos de mi ciudad. Comienzo a ver que cada mercado, calle, rostro, oficio y esquina del centro regiomontano merece un espacio y El Barrio Antiguo abre sus páginas para plasmarlo.

GV

buzon@elbarrioantiguo.com

Aquí recibimos sus crónicas, comentarios y quejas.

Comments

comments