La calle más fea de Monterrey es sin duda Félix U. Gómez. Esa vía que va desde los límites de San Nicolás hasta un lado del Río Santa Catarina, es una pasarela de suciedad, tráfico, cantinas, puentes en eterna reconstrucción, agentes de tránsito y pavimento. Gris, caluroso, pavimento.Paso todos los días por Félix U. Gómez. Es el camino más rápido a mi trabajo y aunque respiro con algo de alivio cuando llego a El Barrio Antiguo, puede que tenga síndrome de Estocolmo porque me ha llegado a gustar el trayecto: he visto un gatito negro corriendo en la orilla de un puente vehicular, mientras sus patas flacas se estremecían por el paso de un tráiler. He escuchado el rumor sobre un tránsito falso que se pone cerca de Nogalar. Entre las casitas de madera pintadas de colores que están junto a las vías del tren, miré un fara fara dándole serenata a una prostituta. Siento algo parecido a la atracción y repulsión cuando voy por esa calle.

Muy cerca de donde se acaba Félix U. Gómez, en la esquina de Constitución y Padre Mier, está otro punto neurálgico de la ciudad: el Punto Sierra, lugar donde periodistas, oficinistas, narcos y amas de casa entrecruzan sus caminos. En este número tenemos sus historias, así como la crónica de los periodistas del Ríodoce en Culiacán: personas que no temen hablar sobre una ciudad de sangre y balas. Finalmente, tenemos otro lugar de sangre, balas y silencio: la Frontera Chica por donde un vaquero cruza sin hablar.

CLC

buzon@elbarrioantiguo.com

Aquí recibimos sus crónicas, comentarios y quejas.

Comments

comments