Desde del penal de Miahuatlán,
César León Mendoza

Ilustración de la serie: ‘Espacios Contemporáneos’ Por La Curtiduría

 

A las organizaciones sociales
A los medios libres, de abajo, de comunicación

 

El estado de Oaxaca vive en los últimos días las consecuencias políticas de querer imponer a sangre y fuego las “Reformas estructurales” mandadas desde el gobierno de la República.

 

Una de ellas, y la que más rechazo ha tenido, es la llamada “Reforma educativa”; miles de maestros se han manifestado en contra de esta aberración.


En Oaxaca, desde el 2013, maestros, organizaciones sociales, sindicatos y estudiantes se unieron para iniciar una jornada de movilizaciones para frenar la implantación de la Reforma educativa; la solidaridad con el magisterio se estaba formando.


Es en este contexto cuando decidí comenzar a documentar cada una de las movilizaciones que se llevan a cabo en la ciudad. Al ser parte del área de comunicación de la Unión Campesina Indígena de Oaxaca-Emiliano Zapata (UCIO-EZ), comencé a asistir a algunos talleres de periodismo y compré un equipo fotográfico.


Así inicié a informar a través de lo que llamamos medios libres en el blog de mi creación La Otra Oaxaca TV, donde subía notas, fotografías y vídeos; es por ello que cuento con un gran archivo fotográfico propio, testigo de mi labor dentro de los medios libres.


En el 2014 las movilizaciones eran más constantes, y ya no solo el magisterio se movilizó.

 

Empecé a interesarme por tener una idea más clara del por qué de las movilizaciones contra un gobierno estatal en decadencia. Asistí no sólo a marchas y movilizaciones de profesores, sino también a las que realizaban otras organizaciones, como por ejemplo el Concejo de Organizaciones Oaxaqueñas Autónomas (COOA), un bloque de organizaciones campesinas del cual forma parte la UCIO-EZ. Siempre cumplí con mi trabajo dentro de la misma, siguiendo de cerca cada movilización.


Es en el 2015 cuando se agudizó el conflicto magisterial y estalló la represión selectiva. Se decretó la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, se encarceló a líderes magisteriales, de organizaciones sociales; en fin, la movilización y organización social se volvió un delito. El terror psicológico comenzó a desatarse en contra de quien intente solidarizarse con el magisterio democrático.


El día 20 de noviembre, aproximadamente a las dos de la tarde, cuando me dirigía a mi casa a bordo de mi motocicleta, fui interceptado por dos motocicletas tipo cross y un automóvil de policías. Fui subido con violencia a otro automóvil color negro que llegó momentos después de los primeros y fui trasladado a las oficinas de la Agencia Estatal de Investigaciones, ubicada en la colonia Experimental.


Durante el trayecto pregunté en varias ocasiones cuál era el motivo de mi detención y no me dieron respuesta. Me sacaron fotografías en una camioneta y (ahora lo sé) las enviaron a diferentes medios de comunicación, montando un show mediático en torno a mi detención.

 

En sólo dos horas fui trasladado al Penal de Miahuatlán, donde finalmente supe el motivo de mi detención: acusado por el gobierno del estado.


Con mi reclusión injusta no sólo violan mis derechos humanos, también terminan con los sueños e ilusiones de una familia de la cual soy el pilar: padre de tres hijos y una compañera que ahora entrega sus desvelos a la preocupación.


¡No soy culpable! No soy culpable de lo que se me acusa; jamás he participado en movilizaciones cubriéndome el rostro, aunque entiendo a quienes lo hacen. Mi delito, si es que lo hay, es llevar la verdad a la ciudadanía; documentar lo que pasa es mi trabajo, y muchos compañeros de medios libres y comerciales lo afirman. Mi reclusión es injusta y no lo digo yo, lo dicen los hechos.

 

Desde del penal de Miahuatlán,
César León Mendoza

 

¡No odies los medios, siémbralos libres!


¡Oaxaca no es cuartel, fuera ejército de él!


¡Abajo las reformas estructurales!


¡No a la evaluación punitiva!


Presos políticos libertad!

 

Para solidarizarse con la familia del compañero César, se puede depositar al número de cuenta 4766840321305299 de Banamex a nombre de Victoria Tenopala Juárez

Comments

comments