Por Fernando Ayala Cuellar y los alumnos de la Academia de Artes en Cuauhtémoc, Chih.

Comments

comments