1230038_10151809650762043_1134165967_n

Por Ese Chamuko

El espacio del performance generalmente se le ubica en los lindes de las practicas disciplinarias acotadas y ubicadas; no solo académicas y artísticas sino en nuestros rituales cotidianos como lo son el fútbol, festejos de XV años, la misa dominical, la carne asada de los domingos, los rituales de cortejo. El performance antes que tener un definición (Del lat. definitĭo, -ōnis) tiene múltiples interpretaciones dependiendo desde donde sea visto, leído, vivido. Como dice el artista de performance Guillermo Gomez Peña: «el performance puede ser un lente epistémico para analizar la realidad». Antes que ser un concepto cerrado mas bien se podría plantear como un espacio de encuentro entre viajeros y exploradores que cruzaron los limites de sus campos de acción y que habitan este lugar sin fronteras marcadas, mas bien borrosas o móviles espacio de dialogo y acción con los mas diversos orígenes y fines. El performance como territorio de difícil ubicación (como las fronteras entre naciones) lo hace terreno fértil de propuestas marginales, disidentes o sin un lugar oficial para su enunciación por la radicalidad la extrañeza de si misma. La practica del performance tiende lazos con lo cotidiano, lo tabú, el activismo, la disidencia sexual, la política, lo religioso, lo mass mediático, sin la preocupación de detenerse a justificar sus identidades múltiples y contradictorias, su color camaleónico o su pureza; características que resultan incomodas en un medio moral e institucional que exige certezas y limites.

Dentro del 4to encuentro de creadores 2013. Con la participación de:

Arturo Tierra «Despliegues»
Alix Patiño «Panochaz Chichimekaz»
Abrham Salvador «Transfiguración»
ese Chamuko «Guadalupanum festum»

+18 Amplio criterio

Comments

comments