El ERPI, las Milicias Populares y las Fuerzas Armadas Revolucionarias reaccionan ante la muerte y desaparición de estudiantes normalistas de Guerrero

Por Staff

Ilustración por Haydeé Villarreal

I

Al Pueblo de México:

Hoy nos vemos obligados a romper el silencio por los acontecimientos que se dieron en el estado de Guerrero.

Comunicado Estatal Nº 21

Al pueblo en general:

Con todo el dolor ante la detención-desaparición de los compañeros normalistas y el vil asesinato de otros civiles el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, declaramos:

1. Se convoca al interior de nuestras filas y al pueblo en general a la conformación de la Brigada Popular de Ajusticiamiento 26 de Septiembre, expresamente fundada para enfrentar en aspectos político-militares esta nueva afrenta del narcoestado mexicano y, particularmente, al cártel de sicarios del Estado, mal llamado “Guerreros Unidos”.

2. Recábese toda información sobre elementos, propiedades e intereses de dicho cártel y póngase a disposición de nuestro ERPI por cualquier vía, pública o secreta.

3. Declaramos a la Corriente Nueva Izquierda del PRD como cómplice de los hechos del 26 de septiembre del 2014.

Atentamente.

Con el poder popular, el pueblo unido vencerá.

Comité Estatal de Guerrero

Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI)

Estado de Guerrero, a 6 de octubre de 2014.

________________________________________________________________________________


II

6 de octubre de 2014

A todo México:

Ante la violencia del brutal neoliberalismo que en México se mantiene mediante el narcogobierno, hoy, más que nunca, necesitamos responder con todas las formas de lucha, violentas y pacíficas, legales e ilegales.

Después de Tlatlaya e Iguala, el coro televisivo a dúo con los partidos intenta convencernos de que son casos de corrupción aislados. Unos soldados desobedientes, un presidente municipal y sus policías cooptados por el narco. Nada que no se pueda arreglar con una comisión investigadora o, mejor aún, con un comité anticorrupción.

No es así. Esta barbarie que vivimos es precisamente la que necesitan los saqueadores multimillonarios para seguir manteniendo el control. Ya se veía venir desde Aguas Blancas, El Charco y Atenco. Siguieron los asesinatos, encarcelamientos o cooptación de diferentes luchadores sociales, dirigentes de autodefensas y periodistas; Regina Martínez, René Cardona entre tantos. Los asesinatos masivos de migrantes; la cotidiana trata de personas, tanto para la explotación sexual como para el neo-esclavismo.

Luego Tlatlaya, ordenado y encubierto desde arriba, y que apenas es un asomo del actuar del ejército y marina, instituciones que hoy están en la ilegalidad, porque no resguardan la seguridad nacional, como es el mandato constitucional, sino que sirven a los intereses de las grandes empresas, principalmente de las mineras y del narcotráfico. Michoacán es un ejemplo.

Hoy el asesinato de los estudiantes de Ayotzinapa, que se parece mucho a Tlatelolco, en medio de un discurso oficial conciliador, la masacre como advertencia y escarmiento que intenta frenar la inconformidad de los de abajo.

Y claro, se culpará al crimen organizado. Posiblemente encarcelarán a un Chucky; hasta podrían sacrificar al camaleónico gobernador Aguirre para simular que el crimen organizado actuó por la libre. La detención del último de los Beltrán Leyva como respuesta inmediata después de los asesinatos y desaparición de estudiantes nos muestra que el gobierno ya sabía dónde localizarlo y lo agarró en el momento en que les estorbó, cuando ya no les sirvió para mantener el control del estado de Guerrero. Y sí, los sicarios son los asesinos materiales, pero el crimen es de Estado.

Hay otra violencia que legalizaron con las reformas. Ahora el despojo es legal y tienen prioridad las empresas petroleras, mineras, eléctricas, envasadoras de agua.

Esa fórmula de someter los intereses del pueblo mexicano a los de las compañías extranjeras prometiéndonos un México moderno y utilizando el pistolerismo para matar a los inconformes ya se vivió en el porfiriato.

Un ejemplo de esa violencia intrínseca al modelo neoliberal exportador de materias primas, mano de obra barata y cumplido pagador de los intereses de la deuda externa es la cancelación del proyecto de construir una petroquímica en Hidalgo para seguir comprando los derivados del petróleo a las empresas estadunidenses. Se nos viola el derecho constitucional al empleo, al salario digno. Se nos condena al desempleo, la migración o el sub empleo.

¿Pero cómo hemos llegado a esto? Ha sido un proceso que combina la represión con el lavado de cerebro que a través de la televisión nos hacen diariamente, y a eso se agregan las limosnas como Oportunidades y las tarjetas de Monex y Soriana que compran el conformismo de una parte del pueblo.

Se ha criminalizado la protesta social. Hacer pintas es ahora violencia. Manifestarse, tomar casetas o cerrar calles es terrorismo, y se vocifera contra quienes protestan, pero se calla ante el robo, el saqueo y los crímenes del narco gobierno.

Otra forma, revitalizada por la administración peñanietista, es infiltrar los movimientos populares, cooptar a algunos dirigentes en el intento por domesticar la protesta y asesinar o encarcelar a los no cooptables. Ejemplos: las autodefensas y el movimiento estudiantil del politécnico nacional.

Los partidos políticos se prestan al teatro de la supuesta democracia donde las siglas pueden cambiar mientras se mantenga la sumisión a los intereses corporativos.

Una verdadera democracia popular se construye desde abajo, con el pueblo, y desde luego implica cambiar el modelo económico saqueador para priorizar el desarrollo de la industria y agricultura nacional, la economía auto sustentable, la conservación del ecosistema, la creación de empleos, la investigación científica.

Por eso, hoy más que nunca necesitamos responder con todas las formas de lucha, violentas y pacíficas, legales o fuera de esta legalidad sin ética que intentan imponernos los de arriba. Al fin que ellos son los primeros en violar la legalidad, en utilizar los métodos mafiosos para enriquecerse y saquearnos aún más.

Que nuestro dolor, nuestra rabia e indignación se transformen en aliento para organizarnos porque solamente así podremos quitar del poder a la mafia neoliberal.

Desde el México de abajo, hoy unimos nuestra voz y nuestro esfuerzo al de millones de mexicanos que ya nos cansamos de este sistema explotador y de la política delincuencial que hoy está en el poder. ¡Basta ya!

Milicias Populares ¡Basta ya!

Estado de Guerrero, Mexico.

III

COMUNICADO DE LAS FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS-LIBERACIÓN DEL PUEBLO (FAR-LP).

Hermanos:

Hermanas:

Desde el lugar donde los hechos nos ponen a pensar, ¿cuánto tiempo más vamos a soportar que este gobierno nos ponga el pie en el cuello? Estamos callados, esperando la respuesta de todos los actores políticos.

Sabíamos que esto iba a pasar, sólo que nos ganó en el tiempo de acción. José Luis Abarca Velásquez es un ser despreciable e inhumano. Si se le pudiera catalogar como miembro de una especie, su nombre real sería chacal. Su arribo al poder lo logró a base de la compra de conciencias con dinero proveniente del narcotráfico. Es un secreto a voces que forma parte del cártel de “Guerreros Unidos”, a quienes sirve y lava dinero junto con su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, de negro historial en el bajo mundo, ambos responsables de la tortura y asesinato de los dirigentes sociales Arturo Hernández Cardona, Rafael Balderas y Ángel Román, de la Unidad Popular de Iguala, así como de Justino Carvajal Salgado, primer síndico procurador de Iguala.

Pueblo de Guerrero, no esperemos justicia de quienes la administran actualmente. Recordemos todos los crímenes de lesa humanidad que se han cometido contra el pueblo y nunca han recibido castigo (Aguas Blancas, El Charco, Acteal). Siempre hay justificación. Hoy los normalistas de Ayotzinapa tiraron piedras. Y los futbolistas, ¿qué les tiraron?

Se siente gran pena que el pueblo en general este callado. ¿Pero qué podemos esperar de un pueblo atemorizado por la acción del gobierno estatal coludido con la delincuencia organizada?, donde los cuerpos de seguridad encargados de garantizar la seguridad de los ciudadanos han sido reclutados y actúan al servicio de los criminales a la vista de todos. Sin embargo, los pueblos que siempre hemos luchado debemos sacar a relucir nuestra forma de pensar y defendernos. Si es con las armas, adelante, puesto que es la única vía que se le está dejado al pueblo indefenso.

Dejemos de pensar en justicia, porque sabemos que cuando proviene de ellos, es nula; ejerzamos nuestro derecho a la justicia popular, que cuando para nosotros es ciega tenemos que darle luz, no podemos esperar a ver. ¿Quién sigue?

A las familias que resultaron afectadas por la pérdida de un ser querido durante la brutal agresión de los policías preventivos de Iguala, desde nuestra trinchera les mandamos nuestro más ferviente apoyo y el más sincero pésame. Lo que pasó es algo que nos ofende a todos.

A todos nuestros hermanos de lucha, preparémonos para pasar de la defensiva estratégica a la ofensiva generalizada contra el Estado; saben cuáles son los medios para ponernos de acuerdo; no dejemos pasar esto, nuestros hermanos muertos no se lo merecen. Es hora de poner en práctica la máxima de Patria o Muerte.

Al pueblo que nos apoya en nuestro andar y en nuestro accionar, queremos decirle que todo lo que hacemos es por ellos y más tarde que nunca lograremos derrocar a este gobierno espurio.

Exigimos la renuncia de Ángel Heladio Aguirre Rivero, quien vuelve a ensangrentar sus manos en su administración. Le quedó grande Guerrero, traicionó al pueblo que lo eligió, se doblegó a los intereses y ambiciones de poder, su alianza con la delincuencia organizada y el pago de favores a los amigos que lo llevaron al poder.

Pronto sabrán de nosotros.

Por nuestros muertos, no un minuto de silencio, sino toda una vida de lucha.

Ya basta de esperar, es hora de tomar lo que nos pertenece.

Fuerzas Armadas Revolucionarias-Liberación del Pueblo (FAR-LP)

Comandancia General

Emilio, Tlacaélel, Esperanza, Camilo

República mexicana, a 1 de octubre de 2014.

Comments

comments