¿A qué sabe el olor de la noche?

 

Por Mariana Treviño & José Ignacio Hipólito

 

En el cruce de Cuauhtémoc e Hidalgo se puede ver un puesto de tacos que tienen “el sabor de la noche”, o al menos eso dice el letrero en la parte de arriba del carrito en el que se prepara trompo, carne asada, suadero, cuerito, gringas, campechanas, piratas, cebollitas, papas, entre otras delicias grasientas.

Dos taqueros son los que hacen emanar el olor de carne hasta las calles más transitadas del Centro: “El Tiburón”, que lleva más de 10 años preparando carne, y José Luis Suárez, hijo de “El Piojito” Ávalos, el dueño. Compañeros que bromean con los pasantes, que ofrecen una orden de cinco o sólo un taco. Y si uno se porta bien, hasta le pueden regalar una muestra gratis de suadero, carne no tan popular en el norte del país y que difícilmente se encuentra en otro lado.

A todos los que se dirigen a Plaza Morelos, a los que bajan o suben de los camiones y a los que cruzan Cuauhtémoc o vienen pasando por Hidalgo les llega el olor de la noche hasta cuando es mediodía.

El puesto está ubicado de tal manera que sea imposible evadir el antojo. Todo se puede ver, y a pesar de que se preparan al aire libre, tienen una pulcritud que ya quisieran muchas cadenas de comida rápida. La pila de tortillas por un lado, las cebollitas por otro, las papas en una bolsa bien cerrada lista para calentar, la carne y el trompo en su lugar correspondiente. En un puestito de no más cinco metros de largo y unos cuatro de altura se le sirve a las masas que frecuentan el centro de la ciudad.

La ubicación de los tacos está pensada específicamente para aquellos que no quieren ni Pizza Hut, que está sólo a unos pasos, ni tampoco hamburguesas del McDonald’s que está cruzando la calle. Son taquitos para los que necesitan de una tortilla para agarrarle el sabor a algo.

Hay de dos: echárselos parado (“para que entre más”) en una barra frente a los taqueros, para que el servicio sea más eficiente, o sentados en el local enfrente del puesto, que tiene unas 10 mesas rojas de plástico en las que tres meseras toman la orden.

Como su nombre lo dice, los tacos están abiertos hasta altas horas de la noche y son la única opción en las primeras de la madrugada. A las 3:00AM, siguen sirviendo a los veladores, a los guardias, a los trabajadores de McDonald’s que salen del turno de 24 horas, y los fines de semana a los que vienen a bajar sus cervezas para que no los pesque el tránsito. Su hora pico es de 8:00AM a 2:00AM. Preparar, cortar y enrollar. Cebolla y cilantro sin salsa. Dos de molleja, tres de trompo, uno de suadero y dos piratas. El sabor de la noche. Las 24 horas del día, todos los días, todo el año, excepto el 24 de diciembre y el 1 de enero.

Con más de 20 años de experiencia, los tacos de El sabor de la noche son únicos por su selección de carne, por el ambiente que logran crear con sus clientes y sobre todo por su ubicación. Si con algo se puede contar en vacaciones, en el fin de semana, saliendo del trabajo, después de que te dejó la novia, si te corrieron de la casa o tras de un paseo exhaustivo por el Centro, es con los tacos de El sabor de la noche.

Comments

comments