Por Emiliano Sánchez

Soñarás, no te preocupes. Lo que no tendrás qué hacer es molestarte en concebir el sueño. Sólo ajusta el tiempo, presiona el botón y listo. Ahora, puedes elegir entre dos modalidades: “instantánea” e “hibernación”, siendo la principal diferencia cómo te sentirás al despertar; si tienes algo excitante que hacer al día siguiente, sólo configúrala en “instantáneo”, presiona el botón y en un segundo estarás comenzando ese nuevo día. Si, por otro lado, estás tan cansado de tu vida que sólo quieres olvidar que todo comenzará de nuevo al día siguiente, configúrala en modo “hibernación” y al despertar te sentirás como si hubieras dormido por un mes; tan descansado y lleno de energía, que la miseria que es tu vida de pronto será irrelevante. —Lo que el hombre no sabía es que el panel en su muñeca no era el único lugar desde donde el dispositivo podía ser controlado.—

Así que, ¿lo tomas? Sólo póntelo… pruébalo…

Comments

comments