Por Francia López Águila

El tedio de Hermógenes es un libro de tiempo, ficción, nostalgia, historia, leyendas, encuentros y coincidencias.

Hermógenes es el personaje principal a través del cual se unen diferentes circunstancias, visiones y percepciones de otros personajes que han pisado la misma tierra: Oaxaca. 

El libro presume de una gran investigación y recopilación de datos que dan origen a una mezcla de personajes y sucesos, tanto históricos como ficticios. 

A través de Hermógenes, su amada Catalina, y su amigo Zárate, el autor es un repartidor express, el ingeniero de una máquina del tiempo; sumerge al lector en un ajetreo literario sublime enel cual le reparte vorazmente las cartas de información. Se revela capaz de crear una escenografía de un Oaxaca de Hermógenes en su Nuevo Mundo para luego arremeter con un Oaxaca de la preconquista. 

La caridad del autor yace en el lector, al otorgarle tanto historia como cultura. Así también con sus personajes, pues a cada uno le da su tiempo y protagonismo específicos en los cuales les permite libremente ser: Odiar Oaxaca, anhelar Oaxaca, extrañar otro Oaxaca, huir de Oaxaca. 

Es así como logra incitar al lector tanto a una búsqueda más amplia de la información dada , debido a tan perfecto ensamble de los hechos. Del mismo modo, lo empuja a ser un personaje más, es decir: Crear libremente su propia percepción, identificarse en alguien más. A nosotros los lectores nos gusta el acto de identificarse, a los personajes de «El tedio de Hermógenes» también.

Comments

comments