Por Jesús González

@proyectopuente

 

El sábado 16 de agosto recuperamos un legendario espacio de la Historia. La antes llamada Casa Museo del Dr. Margill fue reinaugurada ahora con el nombre de La Casa de Todas y Todos allá en Apodaca, en el Mezquital.

La Casa Museo del Dr. Margill fue uno de los lugares donde jóvenes hartos de la represión que les imponía la sociedad de Nuevo León en los 70, al ver que se cerraban las vías políticas para lograr un cambio pacífico, crearían un grupo que incluiría el uso de las armas para forzar un cambio social. El tiempo y la descomposición de la sociedad regia demostrarían que estos jóvenes tenían razón. Las Fuerzas de Liberación Nacional sobrevivirían a la represión de los gobiernos mexicanos y serían la semilla de lo que en los años 80, y tras pasar por un reajuste en sus teorías políticas producto de la convivencia con comunidades indígenas, sería el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional. El EZLN dirigiría un alzamiento histórico contra el gobierno mexicano el 1 de enero de 1994 que sobrevive hasta hoy y va cambiando la realidad de las comunidades indígenas en Chiapas. El alzamiento indígena de 1994 inició un proceso de toma de conciencia en todo México; tras 20 años podemos decir que ha influido en cambios como la derrota electoral del PRI en el DF en 1997 a manos de la izquierda, en la creación de más municipios autónomos indígenas en Chiapas y Oaxaca, en la creación de la (insuficiente) Ley de Derechos Indígenas en 2001, en fin son innumerables los cambios que ha generado el EZLN en México. Pero no solo ha sido a nivel nacional, en el mundo hay luchas que reconocen la influencia del EZLN; algunas amorfas como las históricas protestas de Seattle en 1999 que tomaron la ciudad e impidieron la reunión de la Organización Mundial de Comercio, otras muy específicas como el alzamiento indígena – obrero que tomo el poder en Bolivia a partir del 2005.

En el año 2006 durante la Caravana que inicio la llamada “Otra Campaña” del EZLN el recibimiento fue ahí en la Casa Museo del Dr. Margill, convivirían activistas con la comandancia del EZLN para mostrar la realidad de Nuevo León. Durante la Guerra contra el Narcotráfico de Felipe Calderón la casa fue atacada y vandalizada, pero no estaba destruida, en los últimos años se comenzó un proceso para renovarla y el sábado 16 abrió de nuevo sus puertas ahora ya como La Casa de Todas y Todos. En la reapertura Marijose y Carlos, historiadores originarios de Navarra en el estado español, entregaron un cofre con tierra del pueblo de Otano lugar de nacimiento de Francisco Javier Mina, héroe de la Independencia de México, entrega que simboliza la solidaridad histórica entre las luchas del Pueblo Vasco y el Mexicano. Estuvieron presentes también familiares de Fuerzas Unidas por nuestros Desaparecidos/as en Nuevo León que expresaron todo el apoyo a las actividades de la Casa. El evento cerro con un coloquio sobre “Memoria Histórica: Xavier Mina y Fray Servando Teresa de Mier”.

En un panorama de inestabilidad social como el que vivimos hoy en el Norte de México, de descomposición del tejido social, de deshumanización de las relaciones entre las personas, de imposición de intereses económicos por encima de todo; es una inyección de esperanza y de alegría que la Casa de Todas y Todos este activa nuevamente.

Las armas hoy son diferentes o no, pero es fundamental que se reproduzcan sin parar los lugares donde la gente puede ejercer una libertad de pensamiento, ejercer el pensamiento crítico y que todo eso que se construye en esos Santuarios deriven en acciones en la que se construya ese Otro mundo posible.

Santuarios como la Casa Comunitaria o la Casa del Árbol en el Centro de Monterrey; la Biblioteca El Portón Negro en la col. Industrial, la Biblioteca Casa del Colibrí en Guadalupe entre otros.

Otro Nuevo León es posible.

Otro mundo es posible.

Comments

comments