Ilustraciones de la serie ‘Colores urbanos’ por Dose 

Este viernes 20 de mayo de 2016 se estrenó en Estados Unidos y México Angry Birds: La película, el último intento de la finlandesa Rovio Entertainment para apuntalar sus resultados.

Y es que los últimos ejercicios fiscales de la firma escandinava no han sido como los de su inicio. De hecho, en 2015 presentó ingresos por 142 millones de euros, lo que representó una baja anual de 10 por ciento.

Estas cifras, las cuales ya estaban pronosticadas, provocaron que en octubre del año pasado la empresa anunciara el despido de 213 empleados, es decir, una disminución de 32 por ciento de su fuerza laboral.

Rovio tiene sus orígenes en 2003, cuando Niklas Hed, Jarno Väkeväinen y Kim Dikert, estudiantes de la Universidad Tecnológica de Helsinki, participaron en una competencia realizada por la finlandesa Nokia y la estadounidense HP, la cual tenía como finalidad crear videojuegos para dispositivos móviles.

En aquel entonces, los tres jóvenes ganaron con el título King of the Cabbage World, el cual vendieron posteriormente a Sumea.

Fue en 2009, después de recibir inversiones, cuando la corporación con sede en Espoo, Finlandia, lanzó Angry Birds, un videojuego de lógica que ha sido descargado más de 3 mil millones de veces.

Una vez que los pájaros volaron a la fama, sus creadores tenían una idea muy clara: los “sacarían” de los teléfonos inteligentes y tabletas para hacer figuras de acción, peluches, caricaturas y todo tipo de mercancía.

Inclusive, una de sus apuestas más ambiciosa fue la construcción de parques temáticos de Angry Birds ubicados en Finlandia, Reino Unido, España y China. Se espera que próximamente abran otras locaciones.

Sin embargo, en los últimos años, la compañía nórdica ha perdido su “efervescencia”, por lo cual inició un proceso de reestructuración.

Como parte de este plan, a partir de 2016, Pekka Rantala fue sustituido por Kati Levoranta en la posición de CEO.

Otro cambio a subrayar fue la separación de su división de educación para enfocarse en sus negocios principales.

Uno de los principales retos de Levoranta será que la película de Angry Birds —desarrollada de la mano de Sony Pictures Imageworks, con un costo de 155 millones de euros— regrese los números negros a los estados financieros de Rovio. ¿Lo logrará?

Por José Sánchez Perales

Comments

comments