Por Sergio Osvaldo Valdés Arriaga

Los grandes cambios nunca son fáciles. Son prolongados, duros e involucran gente. A veces son efímeros y otras veces accidentales; peor aun, algunos jamás llegan a concretarse…


Entre los grandes cambios se encuentran las revoluciones. Para incitar una revolución se necesitan de líderes y activistas (para demostrar su valentía y exigir sus derechos); de soñadores, artistas y poetas (para guardar y esparcir la esperanza entre la comunidad); de periodistas y cineastas (para emitir un mensaje ante el resto del mundo); y, en su nivel más básico, de héroes (para lograr los sacrificios que nadie más puede).


Pertenecer a una revolución es aun más complicado. Según lo que he aprendido con el paso del tiempo (y de estos documentales), es muy sencillo que los lideres se corrompan o que el mismo movimiento se desintegre o pierda sus ideales, y todo esto porque no existe un control y porque es imposible dirigir masas enormes, entre las cuales destacan civiles en estados de shock, enojo o impotencia.


Sin embargo, The Square (2013) parece dejarnos con serios aires de esperanza. Su nombre refiere la Plaza Tahrir, lugar en donde se originó la revolución egipcia del 2011, periodo en el cual nos sitúa el documental. Durante ese año, los egipcios lograron sorprender al mundo cuando sus múltiples manifestaciones consiguieron la destitución de su entonces presidente Hosni Murabak.


Tristemente, la historia no terminó ahí. El conflicto por el que pasaron los egipcios fue que si bien Murabak ya no estaba en el poder, esto no significaba que su régimen corrupto y opresor hubiera terminado.

 

Peor aun para los paisanos, el ejercito tomó el mando de la nación, hasta que llegaron las elecciones parlamentarias y, posteriormente, las presidenciales.


Presentado enteramente desde la perspectiva de los revolucionarios, en esta cinta conocemos el contexto por el cual surge su causa, así como los obstáculos que fueron enfrentando año con año, siendo los hechos más recientes los del año 2013, en donde Mohamed Morsi fue proclamado como el nuevo presidente de Egipto.


El triunfo de Morsi se debe gracias a la organización islámica conocida como los Hermanos Musulmanes, la cual, según nuestros protagonistas, “traicionó” la revolución al unirse con el ejército, representante del régimen contra el cual peleaban en primer lugar.


Con un final un tanto agridulce, The Square se mantiene como un documental excepcional cuya narración no deja de atrapar la atención del espectador. Y lo mejor de todo es que se mantiene como un caso de la vida real; como un ejemplo de que la verdad supera nuevamente a la ficción y, a su vez, como un mensaje de que si el pueblo entero persiste, exige y reclama, entonces la ciudadanía en verdad puede triunfar.


Claro, las cosas no serán fáciles. Pero nadie nunca dijo que así serían.

Comments

comments