FILME: Retratos de una búsqueda

DIRECTOR: Alicia Calderón

PAÍS: México

AÑO: 2014

El teléfono timbra y, al concretarse la llamada, Natividad solicita nuevos informes sobre la desaparición de su hija, Dalia. Esta no es la primera vez que ella marque a este número, y muy seguramente tampoco será la última, no mientras aún guarde esperanza. Su rutina consiste en las tareas del hogar, así como cuidar de su nieto Diego, un niño que todavía desconoce el verdadero destino de sus padres. Natividad, además de enfrentar los conflictos de su búsqueda, debe lidiar con una sociedad que no entiende, ni mucho menos, es empática ante su delicada situación. Por otra parte, Guadalupe decide encarar al presidente de la república en un intento desesperado por pedir ayuda. Su hijo José Luis sigue desaparecido y su vida —así como la de su nuera, sus nietos y el resto de sus familiares— no ha vuelto a ser la misma desde entonces. La memoria y los recuerdos aun le pesan, quizás siempre lo harán…

Rumbo a Estados Unidos, a bordo de la Caravana por la Paz, la historia se repite nuevamente frente al caso de Margarita, una madre en busca de su hija Yahaira, secuestrada por un grupo de hombres armados. Al ser testigo de la impunidad e incompetencia de las autoridades —las cuales inventan rumores en vez de ponerse a investigar como es debido—, Margarita descubre una conexión entre los militares y la delincuencia organizada, misma razón por la que su vida empieza a correr peligro y por la que incluso llega a ser contactada bajo la supuesta información de haber encontrado el cuerpo de su hija. Un tanto escéptica, solicita apoyo al FBI para comprobarlo, pero la respuesta nunca llega…

Retratos de una búsqueda es el testimonio de tres madres de familia —víctimas de la guerra contra el narcotráfico— en su cruzada por incentivar un cambio en la sociedad, ya sea mediante iniciativas como la Caravana por la Paz, así como diversas manifestaciones y huelgas. Sus historias se entrelazan y comparten aquella misma incertidumbre respecto al paradero de sus hijos, además de la misma voluntad con la cual sobreviven semana tras semana, día tras día. Sus voces encuentran refugio en la realización de este documental, describiendo no solamente lo que hacen, sino también, sus más profundas inquietudes y fantasías.

Si bien el camino es difícil para cada una de ellas, Margarita es la única en recuperar el cuerpo de su hija; y del consuelo pronto vuelve la impotencia… Las espantosas cosas que le dijeron —con las que amenazaron su mente—; todos los rumores y anécdotas resultaron ser ciertos. Devastada y con lágrimas en sus ojos, reconoce que su búsqueda no terminó aquí; por el contrario, aun le falta exigir justicia por la muerte de su hija y en un país donde la gente se sigue esfumando; en donde las voces peligran y la impunidad reina, la justicia es una de las pocas causas por la que vale la pena seguir buscando.

Por Sergio Osvaldo Valdés Arriaga

Comments

comments