Por Kaizar Cantú

Foto de Subversiones

Hay tantas historias que cuentan viajes. Espaciales, espirituales, psicológicos, psicodélicos. Nuestra imaginación está llena de caminantes, todos ellos valientes y con fuego en el alma; todos ellos cansados, malheridos, tristes.

Nos gusta recordar viajeros. Conservamos cada uno de sus pasos y paisajes, tejidos en la palabra escrita u otras sombras que nos figuramos del mundo. Los guardamos cerca del espíritu porque algo hay en ellos que ha valido la pena mantener por milenios, que valdrá la pena mantener por otros cuantos más.

Tal vez sea su hazaña. O su éxtasis. O su miedo. Tal vez sea ese momento de tierna melancolía en el que recuerdan el leve cambio en los aires al atravesar su pórtico. Tal vez no sea nada, sólo su figura sobre una barca a merced de los mares y los monstruos que cobija, una silueta que pierde el nombre y gana la identidad que todas las demás comparten en el flujo de las eras.

Quizá sea su búsqueda. Poco nos mortifica más que un ser que busca, que se siente incompleto y vaga, que hasta cada palabra se le nota salida de un pozo. El que busca es famélico y a su vez vigoroso. Le brilla en la mirada el vapor de su fantasía; lo que busca nunca lo pierde de vista, ni aun entre el sueño y sus torbellinos.

Lo que sí queda claro es que su añoranza nos impregna y a veces nos estruja hasta el desvelo. La hablamos para que no muera, ni con el fin del camino ni con el de nuestro aliento. Le damos una vida como de signo arcaico, de espectro ancestral. Todos añoramos, a solas y con las generaciones.

Pienso en los que han viajado. No sé lo que fue de ellos, si lograron empujar cuerpo y espíritu de un mundo al otro o se dejaron caer sobre el polvo siempre hambriento. Ojalá hayan tomado la precaución de legar su historia sentados a la mesa o de cuclillas bajo un puente y una luna, y ojalá que se hable con cierto misterio que le permita propagarse por el recuerdo.

Los pienso a todos ellos en camino. Les deseo un buen viaje y una excelente relato. 

Comments

comments