En foro de Katakrak

Foto por Victor Hugo Valdivia “El coctel de camarones más grande del mundo”

Quiero iniciar éste diálogo entre hermanos, haciendo un rápido recorrido por la historia de mi Patria: México; y su relación con ustedes pueblo de Euskal Herria que me escucha.

MEXICO INSURGENTE
A principios del siglo XIX mi pueblo, (hoy, México), era una colonia del imperio español. Estaba compuesto mayoritariamente por indígenas y mestizos, teníamos territorio ancestral, historia común, identidad compartida, amores, dolor y esperanzas que integraban un rico imaginario colectivo. Pero no teníamos nombre, ni el derecho a decirnos mexicanos, ni a conocer o recordar nuestras raíces históricas milenarias indígenas, ni a usar la lengua que nuestras madres indígenas, las más antiguas nos repetían en voz baja, a veces en náhuatl, en otras en maya o en purépecha, o en cualquier otro idioma indígena para que los conquistadores españoles no las escucharan. Hoy, 200 años después, gracias a ellas, al escribir la palabra “México” lo hacemos colocando una “X” en lugar de una “J” para aparentar el sonido en “náhuatl”, la lengua de pueblo mexica, nuestro idioma madre, no el español, el primer pueblo en luchar contra los conquistadores españoles fueron ellas y ellos. Así, las madres indígenas iniciaron 300 años de resistencia y triunfaron. México, existe.
El inicio del siglo XIX fue también el del nacimiento del sistema económico que hoy llamamos capitalismo, o imperialismo, cuando invade y somete a otros pueblos, que nació “rezumando sangre”, palabras textuales para decirlo en términos de historiadores y economistas honestos. En ese contexto en México se inicia la lucha por culminar la resistencia de 300 años de ser colonia española, resistencia que nunca se había abandonado. En 1810 un pequeño grupo de “criollos”, así llamados por ser nacidos en la Nueva España, aunque fuesen hijos de españoles. Pero ellos se sentían ya mexicanos y no “criollos”, un adjetivo despectivo que implicaba un demérito social. Ese pequeño grupo, clandestino, que hacia escuela de las materias prohibidas por la corona española, y de la historia indígena negada, ellos que escondían los libros que se consideraban subversivos, hacían planes de libertad, “la hoy llamada guerra de independencia”, que formalmente se inicia en Septiembre de 1810, fue apoyada por el pueblo en masa. A quienes lucharon por la “Patria negada” los denominaron “insurgentes”, esa palabra en México implica hoy: luchar por la Patria y es motivo de orgullo de todos los mexicanos bien nacidos.
Episodios heroicos de esos 10 años de lucha armada hay muchos. Podría dar nombres de mujeres, niños y hombres que lucharon por nuestra independencia de la corona española, pero quiero mencionar aquí, hoy, en éste suelo, la vida y el sacrificio de 2 hombres libres, uno nacido en Monterrey, México, la ciudad donde se ubica la “Casa de todas y todos” cuyo esfuerzo me trajo hasta aquí. El uno de oficio religioso, pero insurgente de vocación que había sido condenado al destierro en cárceles religiosas en España. Su nombre: Servando Teresa de Mier y el otro, hombre joven y libre, nacido en éstas hermosas tierras, luchador por la independencia de su patria, que había sido condenado también al destierro. Ellos se conocen en su peregrinar en Europa y deciden formar un ejército y partir hacia Nueva España, que no era México aún, salieron, hermanados en ideales para luchar y darnos nombre y libertad a los mexicanos.
Ellos fueron la llama que dio aliento a esa hoguera que estaba a punto de extinguirse, el religioso, pagó con la cárcel su osadía. El otro, el guerrero, el insurgente, pagó con la vida su rebeldía. Ese insurgente, el Navarro, Mina “el Mozo”, descansa en el más digno sitio de honor a los héroes que nos dieron patria y libertad, cuyo recuerdo y sacrificio aquí y ahora nos hermanan una vez más en un abrazo fraterno, de pueblo a pueblo, y me hace sentir y decir desde lo más profundo de mi corazón:
¡Viva Euskal Herria!
¡Viva Mina!
¡Viva México!.
La lucha formal por la independencia de México, concluyó en 1821. Es el inicio del México independiente, con muchos problemas, pero éramos ya: México.

Comments

comments