FILME: Agnus Dei: Cordero de Dios

DIRECTORA: Alejandra Sánchez

PAÍS: México

AÑO: 2011

Como muchos otros monaguillos, Jesús Romero Colín soñaba con ser sacerdote. Gracias a su madre formó parte de la comunidad católica, ejerciendo una íntima relación con el párroco de la iglesia, Carlos López Valdés, a quien Jesús veía como una figura paterna. El miedo y la vergüenza orillaron a Jesús a preferir el silencio, omitiendo un crimen severo del cual no fue la única víctima. Años después, Jesús está en la búsqueda del sacerdote que abusó de su confianza, inocencia y juventud.


Agnus Dei es el testimonio de un hombre que se ha reconstruido pero que aún necesita respuestas, que está en espera de que se haga justicia para prevenir más casos como el suyo. A lo largo del documental, se presentan anécdotas y entrevistas en donde se exponen las heridas de la pederastia en la Iglesia, al igual que la impunidad con las que son manejadas.


Mediante dibujos (posteriormente animados) en los que Jesús recuenta sueños de su adolescencia, vislumbramos la culpa e incertidumbre por las que tuvo que pasar, entretejiendo una realidad denegada por los altos rangos eclesiásticos. Al mismo tiempo, ocurren breves intervenciones en las que conocemos a un joven cuyo objetivo es, precisamente, el sacerdocio, consciente de los sacrificios que este cargo conlleva.


¿Podrá ser que la historia de Jesús esté condenada a repetirse? O peor aun, ¿la soledad no hará más que pervertir la castidad de aquel otro muchacho?


En sus momentos finales, la película alcanza un interesante clímax: Jesús por fin llega a confrontar al padre Carlos, reclamándole lo que antes no pudo expresar.

Encaminado a una mejor vida, Jesús lucha por ser la voz que aquellos niños tanto necesitan. Sirve también como ejemplo al haber superado sus traumas y demonios del pasado.


Actualmente sigue luchando por justicia. Y, para él, Dios es tan sólo otro concepto lejano.

Por Sergio Osvaldo Valdés Arriaga

Comments

comments