Acidos gástricos me carcomen las entrañas desde hace varios días. Intentaré describir lo que me pasa.

Vivo desde hace un par de años en una burbuja de confort, intentando sanarme y contemplando el mundo en su desmoronamiento general.

* * *

Hace 11 días fue la conmemoración de nuestro aniversario de ‘mariage pour tous’ MATRIMONIO, esa palabra que tanto disgusta que usemos a mucha gente, a unxs porque opinan que no nos corresponde pues ‘somos dos mujeres’, a otrxs porque nos piensan cómplices y reproductoras del sistema.

IMG_8307

Decidimos festejarlo de dos maneras contrastantes pues así es la vida para nosotras, la primera: pasamos un día con un gran militante que hizo la revolución Cubana al lado del ‘Che’ y que durante decenas de años ha participado en muchas luchas sociales por toda Sudamérica. Todo un internacionalista y utopista que nos hizo conectarnos directamente con nuestros propios sueños, nos llenó el espíritu pues por acá no es fácil poder compartir ese amor-vida que tenemos por ‘Nuestra America’.

IMG_8116

La segunda parte del festejo, nos hospedamos en un viejo castillo medieval de lujo con bufete y cinema incluidos. (Esto gracias a una lucha del comité de empresa sindicalizado con la CGT, en la que se ganaron algunos privilegios para los empleados más precarios: ‘les saisonniers’, teniendo acceso a lugares de lujo pagando solo un pequeño porcentaje de acuerdo a su coeficiente salarial).

De qué carajos hablo? de que por 20€ y unos hongos sabios, pasamos un maravilloso fin de semana desconectadas del mundo virtual y conectadas con el lugar paradisiaco natural y arquitectónicamente en el que nos encontrábamos, pues ciertamente la burguesía jamas elige lugares feos para gozar.

13523820_10154253019041064_95588472_o

Fue maravilloso, lo complicado fue el bajón, el aterrizaje forzoso. La inminente caída libre.

* * *

El lunes después del amanecer dejamos el castillo para llegar casi en vela al trabajo de Emilie, al prender la radio lo primero que escuchamos nos afectó muy fuerte:

Un Marsellés enfadado que cuestionaba abiertamente al Estado, que si sabían que había peligro por qué no hicieron nada para prevenir el desastre.

Hacía referencia a los enfrentamientos entre ‘hooligans’ ingleses y rusos que llegaron al inicio de la Eurocopa para el partido entre sus equipos favoritos. En las redes sociales comenzaron las provocaciones y más de trescientos Rusos entrenados paramilitarmente llegaron al sur de Francia con la intención de ‘acabar’ con las centenas de ingleses. ‘Venimos a mostrarles quienes tiene las pelotas más grandes’ traduciendo una declaración de un Ruso. Su acción fue ampliamente festejada y respaldada en su país de origen incluso por representantes gubernamentales.

Durante tres días estos enfrentamientos se dieron en diferentes puntos de Marsella, el más fuerte fue en el viejo puerto, que parecía zona de guerra.

dep-eurocopa-marsella-pelea

Una demostración de ‘virilidad’ para ellos, machismo en su presentación brutal y estúpida para mi.

Sin embargo, el rasgo más peligroso a mi parecer de todo esto son los pensamientos fachas de estos grupos, en los que en cierto momento algunos miembros de cada grupo ‘hicieron la paz entre ellos’ para hacer un frente común que decidió ir a golpear árabes de Marsella. Por qué? Porque son grupos extremistas que simpatizan con los neonazis.

El saldo? 35 hospitalizados, un ingles con muerte cerebral.

n-ANGLETERRE-RUSSIE-large570

Marsella es mi ciudad adoptiva en este país, nunca he vivido en ella pero siempre cerca, sentí mucha rabia e indignación por semejante invasión de centenas de pendejos que vienen a continuar su ‘videojuego’ en la vida real. Recordé mucho a mi amiga Bushra que es originaria de Alep, Syria cuando me hablaba de su incomprensión e indignación cuando veía llegar extranjeros de todas las latitudes del mundo, incluso de Suramérica y Asia pero sobre todo de Europa a hacer ‘la guerra santa’ (yihad) en su país.

* * *

Minutos después de escuchar ‘el desmadre en Marsella’ nos enteramos a fondo por redes sociales de la masacre de Orlando.

Crímenes de odio con una enorme campaña desplegada por los medios convencionales, utilizando esta masacre como pretexto para justificar sus guerras en contra de medio Oriente y omitiendo discursivamente las graves consecuencias de la homofobia y la lesbofobia. Como vimos a Donald Trump y Marine Le Pen apropiarse de la tragedia y expresar su pésame en una de las hipocresías más asquerosas que los medios nos intentan recetar.

Respecto a esto, en México circuló mucho por las redes la crítica a la difusión mediática sobre lo de Orlando en comparación a la casi nula difusión que existió sobre una también terrible masacre sucedida meses antes en un bar ‘gay’ en Veracruz. Una buena oportunidad para visivilizar (más) la violencia en México, pero sin darse cuenta, de nuevo se estaba invisibilizando el carácter de crimen de odio (lesbofobia y homofobia).

No es lo mismo una masacre por odio, que grupos criminales peleando una plaza, aunque el resultado sea igual de catastrófico.

Como broche de oro esa mañana del lunes 13 de junio otro acontecimiento nos afectó mucho más que los dos anteriores. En la reunión de trabajo de Emilie una de sus compañeras ‘le saltó al cuello’, de manera humillante y frente a todo el equipo, la atacó verbalmente. Una actitud injustificada en el que demandaba que desocupáramos inmediatamente nuestro alojamiento, pues lo había rentado a otras personas. Esta fue la gota que derramo el vaso, pues desde hace ya algunos meses había intentado que nos sacaran de allí.

* * *

El discurso de esta señora disfrazado de ‘asuntos laborales’ no es otra cosa que ‘homofobia’ (porque claro en Francia la lesbofobia ni siquiera existe en el consciente colectivo). Lo complicado para levantar una denuncia sobre esto es que muy inteligentemente jamás se expresa con palabras peyorativas, sin embargo cuando vives el desprecio y el odio lo sientes directamente en el cuerpo, te afecta el apetito, te quita el sueño, tienes los nervios ‘reventados’ y sientes la persecución y sabes que te quisieran muerta, después cuando logras digerir lo que pasa logras también nombrarlo, es discriminación cargada de odio. De este paso a lograr probarlo jurídicamente hay un universo de por medio.

Lo que si podemos probar es que esa empleada con todos sus ataques muy cuidados está acosando laboralmente a Emilie, se llama acoso moral y estamos ya en vías de denunciarlo integrando un expediente y reuniendo testimonios de algunos responsables y companierxs a quienes ha dicho que nunca nos dejará en paz. Lo difícil del asunto con la señora atacante es que se siente y presume intocable por las influencias que tiene, pues acá el nepotismo también está a la orden del día.

* * *

Algo que en estos años he podido constatar estando acá, es que en algunos lugares el odio y las tensiones raciales, religiosidades extremas y las ultra derechas; con regularidad se perciben en la calle y se siente mucha inseguridad.

Dos escenarios diferentes:

-La sensación de estar en un puesto de tacos en Monterrey y ver que llega un vehículo con hombres muy armados, acompañados de guapas chicas con muy poca ropa, los dejas pasar adelante o te vas, volteas a ver si no hay otras grandes camionetas que se acercan a atacarles, sientes el miedo muy fuerte pero no sientes odio en contra de ti.

-Cuando vas caminando por la calle con tu pareja y un hombre de barba larga, ‘vestido’ largo y una gran marca en su frente* te mira con odio. Son miradas que aniquilan, sientes que la sangre se te congela y puedes tener la certeza que si ese hombre estuviera respaldado legal y socialmente, te dispararía con gusto. Puse el ejemplo de uno de tantos extremistas religiosos que andan por la calle pero igual se puede quitar este personaje del ejemplo y poner a un blanco neonazi ultra nacionalista.

Ambas situaciones te hacen pasar un trago amargo, pero en una tengo la sensación de que tengo más probabilidades de sobrevivir que en la otra.No es lo mismo estar en la mirilla del objetivo del arma que una bala perdida.

Todos esos diferentes extremismos van extendiéndose y sus militantes, practicantes y creyentes no dudan en expresar sus ideologías cada vez más abiertamente,más elevan la voz conforme tienen más respaldo del estado y del sistema mundial, por eso es importante que nosotras no nos quedemos calladas. Los dichos populares de: ‘Poner la otra mejilla’, ‘Dejad que los perros ladren’ o ‘Cuando la gata ataca, la leona ni se da la vuelta’ me parece ya no nos funcionan en estas configuraciones sociales.

Es así como se vio vulnerada mi burbuja de confort en el rincón al fin del mundo en el que me refugio, literalmente enfrente de una isla. Sentir la hostilidad del mundo llegar hasta los lugares más remotos nos recuerda desafortunadamente que nunca podemos dejar de luchar.

 

*Los hombres musulmanes muy practicantes rezan 5 veces al día hincados con la frente en el suelo, luego de anios de hacerlo se desarrolla una gran marca muy reconocible en la frente.

 

 

 

 

Comments

comments