Como había mencionado en otro artículo, el gobierno mexicano produce cantidades abrumadoras de información, mucha de ella accesible a través de bases de datos abiertas, portales de gobierno y publicaciones oficiales que circulan en físico y digital. A esta información puede accederse en cualquier momento; está ahí para que el público la consulte a su antojo. Sin embargo, existe información que el Estado conserva en sus oficinas, bodegas y discos duros. A pesar de estar guardada, esta información también es pública, y es posible acceder a ella si se sabe cómo y a quién pedirla.

La manera más común de obtener estos datos es a través de solicitudes de información. El gobierno mexicano está obligado (con contadas excepciones) a proporcionar información de interés público cuando se le solicite. Esto es lo que se conoce como transparencia, un mecanismo que permite a la ciudadanía conocer mejor el funcionamiento del Estado y obligarlo a rendir cuentas sobre lo que hace con recursos públicos.

La herramienta por excelencia para elaborar solicitudes de información es la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI). En la PNT pueden generarse solicitudes vía electrónica, además de contar con un registro y dar seguimiento a las solicitudes elaboradas.

También es posible hacer solicitudes acudiendo personalmente a la Unidad de Transparencia designada por cada sujeto obligado, o por mensajería (correo, e-mail, telégrafo, etc.) dirigida también a la Unidad de Transparencia designada.

La utilidad de la PNT y las solicitudes de información en general es que ayudan a resolver dudas específicas. Además, la respuesta a la solicitud puede incluir más información de interés.

Si solicito saber cuántos contratos celebró Microsoft con dependencias de gobierno en 2011, puede que se me envíe una tabla que registra cada una de las dependencias que contrataron los servicios de Microsoft ese año. Si luego solicito un contrato que celebró Microsoft con la SAGARPA, recibiré una copia del contrato donde se detallan datos como nombres de representantes, funcionarios, directores, fechas, etc.

Aunque existen otras maneras de enviar solicitudes de información, nos concentraremos sólo en cómo hacer una a través de la PNT.

Para utilizarla, es necesario crear una cuenta registrándose con correo electrónico. Una vez dentro, la plataforma da la opción de crear una solicitud, hacer una búsqueda en el registro de las hechas por el usuario y dar seguimiento a las que resultaron en respuestas tardadas o insuficientes.

Para crear solicitudes, hay que hacer lo siguiente:

 

  • En la página de inicio de la plataforma aparece un recuadro de colores con varias opciones. La que dice “Sistema de Solicitud de Acceso a la información” es la que buscamos. También podemos dar click en la pestaña que dice “Crear solicitud” ubicada en la parte superior de la página.

 

  • Hecho esto se abrirá otra página donde se presentan dos opciones de solicitud: de información pública o de datos personales. Elijamos información pública.

 

  • Llegaremos a una página con el formulario de solicitud de información. Se nos preguntará qué tipo de información queremos hacer (las dos opciones presentadas anteriormente) y qué tipo de persona somos (física o moral). Dejemos las opciones como están (información pública y persona física).

 

  • El formulario pedirá nombre completo o, de así desearlo, un pseudónimo. No estamos obligados a proporcionar ninguno de los dos; es información opcional.

 

  • Lo siguiente es especificar el sujeto obligado al que va dirigida la solicitud. Primero hay que indicar si el sujeto opera a nivel federal o dentro de uno de los estados de la república. Luego hay que elegir de entre un listado de secretarías, consejos, comisiones, sindicatos, fideicomisos, instituciones educativas, etc. Elegido el sujeto, lo agregamos a la lista de recipientes de la solicitud. Una solicitud puede enviarse a hasta 33 sujetos obligados a la vez.

 

  • El siguiente paso es redactar la solicitud, que puede ser una pregunta o una petición. Debemos ser claros, concisos y específicos. Los sujetos obligados tienen que buscar la información que se les pide; querremos facilitar su labor tanto como podamos. Hay que tomar en cuenta que los sujetos obligados no tienen el deber de producir información inexistente o que no resguardan. Si solicito a la SEMARNAT la cantidad de árboles que hay en el Bosque de Chapultepec, podrán proporcionarme el dato sólo si ya existe en algún rincón de sus archivos. Puede que el dato exista, pero no en manos de la SEMARNAT. De ser así, tendré que hacer otra solicitud dirigida al sujeto pertinente. Hay que pensar muy bien qué información se va a pedir, cómo va a pedirse y a quién se le pedirá.

 

  • Hay que especificar el medio por el que se nos hará llegar cualquier notificación en relación a la solicitud (correo postal, e-mail, mediante la PNT, etc.). Luego hay que indicar el medio por el que se recibirá la respuesta a la solicitud. Lo más común y conveniente es elegir la opción electrónica, pero puede optarse por recibir la respuesta por correo o ir a recogerla en persona.

 

  • El formulario proporciona opciones de accesibilidad para hablantes de lenguas indígenas y personas con discapacidad, en caso de que estas últimas prefieran obtener su respuesta en persona.

 

  • Hecho todo lo anterior, sólo hay que aceptar los términos de servicio y dar click en “Enviar solicitud”.

 

  • La plataforma proporcionará un número de folio y un archivo descargable que sirve como constancia. Lo más recomendable es descargar el archivo y anotar el número de folio. Aunque la plataforma conserva su propio registro, tener el folio a la mano facilita hacer búsquedas en la plataforma.

Lo que procede es esperar. Oficialmente, los sujetos obligados tienen 20 días hábiles a partir de que recibieron la solicitud para proporcionar una respuesta. El plazo puede extenderse un máximo de 10 días hábiles en caso de que la información solicitada así lo requiera.

Si la respuesta es insatisfactoria, el solicitante puede ejercer un recurso de revisión: un reclamo en contra del sujeto obligado por no haber dado una respuesta satisfactoria. El recurso de revisión puede ejercerse hasta 15 días después de haber recibido la notificación de respuesta, y el INAI tiene 40 días a partir de que admitió el recurso para emitir una resolución al reclamo. Este plazo puede extenderse sólo una vez por 20 días más.

 

El tiempo de respuesta del INAI y otras dependencias no es siempre el más adecuado para periodistas y otros investigadores. Si urge obtener la información, lo mejor es enviar la solicitud tan pronto como sea posible, redactándola de un modo que no se preste a confusiones o respuestas incompletas.

 

A pesar de que los sujetos obligados tienen el deber de dar acceso a información pública, pueden abstenerse o proporcionar información incompleta en caso de que la ley se los exija. Si la respuesta a la solicitud requiere compartir información delicada, el sujeto obligado lo hará saber.

 

Puede ejercerse un recurso de revisión, pero eso no garantiza que el INAI vaya a dar la razón al solicitante. Para evitar situaciones de este tipo, lo mejor es familiarizarse con lo que la ley considera información reservada y confidencial.

 

La PNT es una herramienta muy útil para cualquier curioso o investigador, pero si uno no sabe cómo usarla, puede que nunca obtenga la información que busca, o si la recibe, tal vez tarde mucho más de lo necesario.

 

Aquí van unos tips para sacarle más provecho:

 

  • Ser claro y conciso al redactar la solicitud.

 

  • Familiarizarse con las labores y el tipo de información que manejan los sujetos obligados.

 

  • Considerar qué tipos de documentos pueden contener la información buscada.

  • Especificar períodos de tiempo de ser posible y si la información se presta a ello.

 

  • Si la información es demasiada, segmentarla en varias solicitudes, ya sea desde una misma cuenta o desde varias. Puede que los sujetos obligados se nieguen a dar la información o la presenten incompleta si les resulta imposible atender la solicitud en el tiempo asignado.

 

  • Pedir la información en todos los formatos disponibles. Si se solicita la información en un formato específico, es posible que el sujeto obligado la tenga pero en otro formato, dando pie a una negativa. Pedir todos los formatos disponibles puede resultar abrumador si la información se conserva en muchos soportes (PDFs, hojas de cálculo, documentos de Word, fotocopias, PDFs impresos, PDFs de una fotocopia, etc.), pero es lo más seguro si uno no conoce en qué formatos existe lo que busca.

 

  • Mantener un registro propio de solicitudes. Una tabla u hoja de cálculo con solicitudes, números de folio, recursos de revisión, fechas de emisión de la solicitud y fechas aproximadas de respuesta es lo más recomendable.

 

 

Por César A. Cantú

Comments

comments