Por Isidro Germán Gómez Martínez

La guerra contra las drogas” es un plan estadounidense diseñado y desarrollado en 1971 durante la administración de Richard Nixon, siendo una de sus finalidades la de oprimir y controlar a las comunidades afroamericanas de Estados Unidos sin evidenciar la lógica de sus acciones.

Los estrategas de la guerra la presentan y defienden como un esfuerzo para desarticular el mercado, producción, traslado, distribución, venta y consumo de las drogas ilegales. La guerra en sí es un mercado también: de presupuestos, salarios, armamento y capital político. El motor principal, la sede del poder financiero y político del mercado de la guerra contra las drogas se ubica en Estados Unidos.

En México, una las primeras acciones, producto de esta guerra anti-narcótica llevada a cabo por Nixon, fue el cierre de la frontera con México y forzar el combate de la producción de marihuana y amapola en México.

Contra Estados Unidos. Crónicas desamparadas es una obra que reúne experiencias de más de un centenar de mexicanos que se realizan una viaje entre el 12 agosto y 12 septiembre de 2012 cuya finalidad es recorrer en caravana y cruzar de costa a costa los Estados Unidos para exigirle al gobierno del país más poderoso del mundo que termine con una política anti-drogas que ha dejado a los latinoamericanos, y en especial a los mexicanos, sólo masacres, corrupción y dolor. El motor principal de la producción de la muerte se encuentra en México.

Diego Osorno formó parte de la Caravana por la Paz para escribir en tiempo real un testimonio de esta acción y en el que al mismo tiempo describe al líder del movimiento, el poeta Javier Sicilia, deudo él mismo de la guerra, tras el asesinato de su hijo Juan Francisco.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments