Cuando nos imaginamos que la atrocidad más grande ya ha pasado; cuando nuestra capacidad de asimilación y compresión no encuentra entendimiento a lo que nuestros ojos observan, es señal de que seguimos siendo seres humanos que aun sentimos dolor y nos duele lo que acontece en nuestra patria en nuestro país.

El dolor tienen colores, tiene olores, tiene formas; tiene días, horas, nombres, rostros y familia. Cuando el dolor se instala, no se puede decir cuándo se irá o tal vez nunca se va se queda para siempre. Cada ser humano lleva siempre su dolor, lo grita lo lleva acuestas, pero nadie lo siente como el doliente.

México duele cada día más y más. Duele más porque tenemos políticos de hielo sin sentimientos, un presidente con las manos llenas de sangre indolente, insensible, incapaz de expresar dolor por su pueblo, por lo contrario justifica los hechos que causan dolor.

Dolerse, una colección de ensayos de Cristina Rivera Garza, recopila historias de dolor de nuestros país, de familias que no encuentran justicia en las instituciones de nuestra patria, de políticos insensibles ante su pueblo, de hechos que las mismas instituciones encargadas de resguarda y cuidar perpetuaron encontrar del pueblo hechos cada vez más frecuentes y comunes.

En Dolerse se nos narra el dolor de muchos y el dolor de todos: el dolor de la carne, de la piel, de las entrañas de todo el cuerpo. Nos hace reflexionar sobre dolor que nos angustia cada día, que para algunos es pasajero y para otros se instala permanentemente.

Por Jesús Fidel Chávez Olivera

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments