En Ten (1991), álbum debut del grupo Pearl Jam, hay una canción que se llama “Jeremy”. La canción está inspirada en la tragedia real de Jeremy Wade Delle, un jovencito que se suicidó frente a sus compañeros de clase.

Solitario, tímido y con problemas de depresión. Así era Jeremy, un chavo  de 16 años que vivía en Richardson, Texas. El 8 de enero de 1991, Jeremy entró a su salón con la intención de tomar clases. A las 9:45AM, Jeremy dijo “He encontrado lo que buscaba”. Tomó un revólver, lo introdujo en su boca y apretó el gatillo ahí mismo, delante de todos sus compañeros.

Al día siguiente, el vocalista de Pearl Jam Eddie Vedder se topó con la noticia en el periódico. “Me pregunté por qué sucedió, por qué lo hizo. Me parecía que Richardson tenía apariencia de una persona bien, de clase media o incluso alta”. Después de leer y repasar una y otra vez la historia, hizo bolita el periódico y lo arrojó a la basura. De inmediato se puso a mover la pluma.

Con “Jeremy”, Vedder intentaba encontrar una respuesta a las pregunntas que él mismo se había planteado al leer el suceso. Consideraba cómo el abandono, falta de cuidado de los padres y el abuso escolar por parte de sus compañeros pueden afectar el carácter de un adolescente atormentado. Pero la reflexión de Eddie Vedder iba un poco más allá: “Lo saqué de un pequeño párrafo en un periódico, lo que quiere decir que te suicidas y haces un gran sacrificio para intentar obtener una venganza y lo único que consigues es un párrafo en un periódico”. La canción, al mismo tiempo, servía para que el vocalista mostrara su opinión sobre el suicidio: “Nada ha cambiado. El mundo sigue y tú te has ido. La mejor venganza es seguir viviendo y probarte a ti mismo. Ser más fuerte que esa gente”.

En un principio la disquera no tenía intenciones de lanzarla como sencillo, así que el director de videos Chris Cuffaro decidió financiar el video, el cual mostraba a la banda en una plataforma giratoria simulando tocar en vivo e intercalando imágenes de un actor interpretando a Jeremy, todo en blanco y negro. El segundo clip ya fue pagado por la compañía Epic cuando la lanzaron como tercer sencillo después de las  rolas  “Alive” y “Even Flow”. La dirección de este segundo videoclip, el que se considera oficial, corrió a cargo de Mark Pellington. El actor Trevor Wilson, que mantenía cierto parecido con Jeremy Wade Delle, interpretó al protagonista de la canción en las escenas en las que el muchacho se la pasa dibujando para descargar toda su frustración ocasionada por las discusiones con sus papas y las humillaciones de las que es objeto por sus compañeros. Ahora era al revés: la historia era contada alternado imágenes sólo del vocalista Eddie Vedder interpretando la canción e incluyendo palabras relevantes dentro de la historia.

El vídeo inmediatamente levantó polémica ya que el mensaje que proyectaba no fue indiferente para nadie, como explicó Pellington: “Creo que ese video removió algo que siempre ha estado y siempre estará presente. Siempre habrá presión por parte de tus semejantes, siempre existirá la rabia adolescente y siempre habrá familias disfuncionales”. Este videoclip se convirtió en un éxito y ganó cuatro premios en los MTV Video Music Awards de 1993: mejor vídeo del año (premio que le fue entregado por la propia banda a  Trevor Wilson), mejor vídeo de grupo, mejor vídeo de heavy metal/hard rock y mejor director.

Sin embargo, aquellos que habían premiado el videoclip fueron los mismos que lo censuraron. La transmisión del video fue prohibida en varios canales de TV porque al final Jeremy entra al salón de clase y, tras lanzar una manzana a su profesora, se para frente a sus compañeros e introduce el cañón del revólver en su boca. Después se alternan los últimos textos y aparecen los compañeros de Jeremy congelados, con caras que reflejan el susto de sus vidas, cubiertos de sangre. MTv le pidió al director que eliminara la parte en la que Jeremy se mete el cañón a la boca, así que el mensaje no se terminó de entender. El púbico no sabía si Jeremy sacaba el arma para asesinar a sus compañeros. No obstante la confusión, ese final era terrorífico y muy siniestro.

No se sabe a ciencia cierta si la banda se molestó por la prohibición del video o porque verdaderamente quedaron impresionados por el contenido y mensaje del mismo. Jeff Ament, bajista del grupo, dijo: “De aquí a diez años no quiero que la gente recuerde nuestras canciones como videos”. La banda no volvió a grabar un videoclip hasta 1998, y eso a modo de animación con la canción “Do the Evolution” (beibe), del álbum Yield,

Desgraciadamente, Perl Jam a su vez inspiró a otro hecho violento. El 2 de febrero de 1996, Barry Loukaitis, un adolescente de 14 años en Moses Lake, Washington, entró en su clase de álgebra en la Frontier Middle School con la intención de que esa fuera el último día de escuela no para él, sino para sus compañeros. Vestido como un vaquero del salvaje oeste y armado con un rifle y dos pistolas, Barry citó una frase de la novela Rabia de Stephen King. A continuación abrió fuego, acabando con la vida de dos de sus compañeros y una profesora. Durante el juicio, Barry declaró el motivo que le había llevado a cometer semejante barbaridad. El vídeo de “Jeremy” había sido su inspiración. Loukaitis tampoco había entendido la versión censurada del videoclip. Resulta paradójico pensar que la canción que Eddie Vedder había escrito para denunciar el suicidio acabara siendo el detonante de una masacre.

Así que no hay que hacer mucho caso de las canciones que sólo se hacen para escuchar y para disfrutar. Cuídense.

 

Por Alex Fulanowsky

Comments

comments