Esta visita al museo estaba pensada como una acción de intervención que concluyó así, les comparto:

Hace algunos años mi amigo Angel Escobedo (mejor conocido como el Tlak, Tlakuilo RE), quién se ha dedicado por años a el arte de la aerografía en el mercado de reforma en Monterrey y donde su clintela son “cholombianos” que cada fin de semana llegaban con el a pintar sus playeras, gorras, pañuelos sus tenis converse. Un día lo escuche decir que los jóvenes cholombianos hablaban de una “fotografa alemana” que estaba visitando los eventos y bailes para tomar foto, ahora entiendo que esas fotos de las que hablaban eran las que se presentan en la exposición

«Cholombianos» de la diseñadora de modas inglesa Amanda Watkins.

I.- Renombrar. Según un texto al comienzo de la exposición la autora: «Escuchó, visitó sus lugares de reunión y fotografió a los personajes más reconocidos de la escena» 1*. El nombre «cholombianos» no existe o no es usado por este grupo de personas sino que ellos se reconocen a si mismos como «colombias» o «colombianos». Al parecer alguien le agrego el «cholo» para distanciarlo del gentilicio «Colombiano» inventando e imponiendo así el nombre «cholombiano» para futuras exposiciónes en México y el mundo. Los «colombia» de Monterrey son rebautizados y exhibidos para el mundo por parte de una modista inglesa.

1-

II.- Moda inexplicable. Se pasó por alto el contexto de estos jóvenes y no tan jóvenes al centrase en captar esta «moda» como es referida en muchas ocasiones dentro de la expo. A pesar de que esta misma exposición cuenta con documentación histórica sobre el movimiento colombia, los textos en las salas de exposición no dudan en nombrar el movimiento «Cholombia» como una moda. No hay mención sobre los «trinches», ni el Simbolo Star, ni el Simbolo 1. Las «placas» (símbolos realizados con las manos) se les menciona cuando: «les gusta ser fotografiados (…) hacen muchas formas con las manos». La preocupación principal era mostrar su estética de una forma trendy, como ocurrencia pintoresca sujeta a una mirada descontextualizada tal y como se consume un objeto exótico en el mercado del arte o los museos etnológicos del extranjero.

III.- Las morritas. Hay una sala dedicada a las mujeres, las «cholombianas» pero no más pues «las mujeres no son tan atrevidas en sus cortes de pelo ni en sus ropas». A esta sala le faltaba iluminación.

IV.- El paso místico del pomo. Al hablar del baile característico de los «cholombianos» una cita en una de las paredes apunta: «Parece una ceremonia tribal, todos están en perfecta sintonía (…) La energía se vuelve eléctrica, delirante» 2*. Ademas otra cita se refiere a los escapularios que usan: «Los cholombianos se involucran en todos los aspectos de la hechura de sus objetos personales, particularmente en la elaboración de sus escapularios, a los que atribuyen una importancia casi de talismán» 3*. Sobre la referencia a la ceremonia, su carácter tribal y sus «talismanes» estas declaraciones se acercan bastante al colonial campo de la mirada exótica del otro, de la mirada del etnólogo primerizo e incluso al colonizador del siglo xvi que creía encontrar en los ritos indígenas rastros de una magia primitiva o de una esencia de los salvaje abrigado en sus danzas, objetos y costumbres. Cabe mencionar que muchos de estos «talismanes» auténticos eran exhibidos en cajas de vidrio con una linea marcada en el piso para que los asistentes no se acercaran demasiado.

2

 

3

V.- Intenta vestir al cholombiano. Como parte interactiva en la expo hay un panel metálico con imanes en forma de ropita estilo «cholombiana» y unas figuras de una pareja de cholombianxs a los cuales podías vestir y desvestir creando combinaciones de ropa. Al intentar vestir a un de ellos una policía del museo me lo impidió «no se puede tocar joven».

VI.- Un cierre drámatico. Al final de la exposición se declara «¿el fin? 4* del movimiento-moda de los «Cholombianos». Un texto junto a la puerta de salida señala que la guerra entre carteles del narcotráfico han mermado a estos grupos: «Prácticamente han desaparecido de Monterrey» y señala lo caduco del movimiento al referirse a la exposición: «Lo que hoy presenciamos es un retrato congelado en el tiempo». Quisiera entender algo sobre este falseamiento de la realidad pero muchas cosas dentro de esta expo ya lo estaban. Y a manera de cereza en el pastel se menciona: «Hoy la moda cholombiana recibe un merecido homenaje a nivel internacional, ya que forma parte de la exposición «REBELS» del museo Bargoin en Clemens Francía donde se les ha distinguido como uno de los movimientos contemporáneos mas originales del mundo» . Como si los «cholombianos» alguna vez hubieran necesitado del reconocimiento de algún museo (y menos extranjero) por su «originalidad». Solo esperemos que algún Cholombiano pueda llegar a asistir a aquella exposición en Francia para que lo reconozcan. Mientras tanto la autora de esta expo se llevará los créditos, las invitaciones y apoyos por presentar al mundo (o re-presentar través de sus ojos y sus palabras) a los «cholombianos» de Monterrey.

4

 

4-1

VII.- Para recordar y para no perder la memoria. No me dejaron entrar con mi morrion español con el cual quería tomarme fotos dentro de la expo pero lleve mi playera con la imagen de una de esas exhibiciones de humanos (tipo zoo humano) principalmente presentados en Europa y Estados Unidos donde se exhibían indígenas de África, Asia y América mezclados con personas con deformes, extrañas o pintorescas.

P.D.- El año pasado me invitaron como modelo en una pasarela de moda que organizó Google donde conocí a unos diseñadores de Nueva York con los cuales participe en la pasarela y en una sesión de fotos. En esta sesión fotográfica uno de ellos me enseña unas fotos que tenía en su celular: «we want something like that», eran muchas de las fotos de Witkins sobre «Cholombianos». Estos chicos gringos pensaban que iban a encontrar cholmbianos en D.F. a los cuales querían fotografiar, les comente que no había eso en esta ciudad, dijeron algo así como «no matter, we like your type, as well as Latin gangster».

Por Ese Chamuko

5

 

*Los números dentro del texto señalan las fotos en el orden en que aparecen. 

Comments

comments