Entrevista a Paulina Medina

Por Staff El poder de la Silla

El equipo de investigación del documental El poder de la Silla entrevistó a casi un centenar de personas para que, abiertamente o en privado, relataran la forma en la que Nuevo León ha sido gobernado en los años recientes.

 

***

 

Paulina Medina: Mi nombre es Paulina Medina Navarrate. Tengo 24 años. Estudié relaciones internacionales. Me gusta andar en bicicleta, estudio un seminario en planeación y gestión urbana y soy maestra.

 

Staff: ¿Por qué crees tú que a alguien le gustaría estar sentado en la silla de gobernador?

 

PM: Los gobernantes se quieren sentar en la silla porque tienen hambre, quieren dirigir, quieren controlar. Entonces, por eso se quieren sentar, básicamente.

 

S: Y en estos tiempos actuales particularmente, ¿qué tanto tiene que hacer un político para poder llegar a ese silla del poder? Pensando en mercadotecnia, en muchas cosas que se tienen que usar…

 

PM: No sé, para estar ahorita en la silla de gobernante, cualquier político tiene que hacer de todo ahorita. Tiene que prostituirse, tiene que venderse, tiene que decir cosas que están en contra de su moral, pero aún así las dice. Tiene que complacer todo tipo de actores, empresas, ciudadanos, otros políticos, el mismo partido, su misma familia, y tiene que anteponer intereses de los demás por hacer otro tipo de cosas.

 

S: ¿Y antes, tú crees que era distinto? ¿O antes qué tenían que hacer?

 

PM: Depende qué tan antes. A lo mejor, no sé, en unos 1900… Tal vez no había tanto interés en el poder y tal vez antes sí había una preocupación de fondo más por el hacer algo por los ciudadanos, por la ciudad, generar un cambio más positivo, que ahora es muy escondido debido a toda esta mercadotecnia. No se sabe si el interés de un gobernante es genuino, entonces…

 

S: ¿Tú crees que la silla del poder corrompe?

 

PM: Es muy difícil decir que no, pero yo creo que la silla del poder sí corrompe. A lo mejor hay casos puntuales que te podría decir de personas que se sentaron en la silla del poder y no se corrompieron, tal vez por su irreverencia y por ser genuinos, porque a pesar de todos los intereses y todas las cosas o propuestas que le llegaban para continuar con esta corrupción, no pudieron con él. Podría mencionar tal vez a Antanas Mockus, que era una persona muy irreverente, y no pudieron con sus ideales, con su moral.

 

S: ¿Cuál crees que es el poder que da esa silla a quienes se sientan en ella?

 

PM: Satisfacción plena de poder hacer lo que quieran, cualquier cosa, en cualquier ámbito. Ese es el poder que da la silla.

 

S: ¿Tú te has visto seducida alguna vez por la presencia de un político?

 

PM: No, no creo haberme visto seducida alguna vez por la presencia de algún político.

 

S: ¿Y tú le has pedido alguna vez un favor a un político?

 

PM: Le he exigido a un político que trabaje, pero nunca le he pedido ningún favor, más de lo que tiene que hacer en su trabajo.

 

S: ¿Por qué crees que los políticos roban?

 

PM: Ya que están en ese poder, no hay un límite y ellos continúan haciéndolo sin establecer ese límite, y por eso roban, tal vez.

 

S: Para ti, ¿qué características debería tener un buen político?

 

PM: Un buen político, pues, como siempre se dice, debe de representar el interés de sus ciudadanos. Para mí esa es la característica primordial de un político; o más bien los intereses de la mayoría de la ciudadanía, que al final es la democracia, ¿no? Entonces para mí eso es lo que debe tener un político.

 

S: ¿Qué le dirías o qué harías si tuvieras a un ex gobernador de frente?

 

PM: Si tuviera a un ex gobernador de frente, cuestionaría todo lo que hizo y analizaría con él si quizás pudiera haber cambiado las cosas, de qué manera lo hubiera hecho… Y lo analizaría con él para que, más que nada, esos fueran consejos para los siguientes gobernantes.

 

S: ¿Qué opinión tienes del gobierno de Rodrigo Medina?

 

PM: Pues yo creo que Rodrigo Medina definitivamente no representa los intereses de los ciudadanos. Pues se ha dicho mucho de todos los conflictos que hay adentro de su partido. Incluso uno de los más priístas de Nuevo León, que es Aldo Fasci, hace un par de días renunció al partido. Entonces, pues que un mismo priísta haya renunciado a su partido diciendo que ya está cansado de la ideología de su partido, de los políticos que participan dentro de su partido, pues ya es como muy… no sé, es una paradoja que alguien como él diga eso.

 

S: Si Nuevo León fuera una empresa, ¿tú invertirías dinero en ella?

 

PM: No, pues Nuevo León a lo mejor tiene un símbolo de empresa para muchos porque es una ciudad industrial, pero la ciudad industrial fue hecha de ciudadanos; es la construcción de acciones de personas, entonces no creo que invertiría.

 

S: ¿Te gustaría sentarte en la silla del poder?

 

PM: No. El piso es más cómodo que sentarse en la silla del poder. Entonces yo creo que me quedaría sentada en el piso y disfrutaría más el suelo según el clima, sea frío o sea caliente.

Comments

comments