Por Eduardo Matus Morales

OBRA: Curiosidad. Una historia natural
AUTOR: Alberto Manguel
EDICIÓN: Editorial Almadía
AÑO: 2015

¿Por qué deseamos explicar todo? ¿Por qué una respuesta nunca es suficiente? ¿Será posible que la búsqueda de respuestas nos está volviendo locos? O peor aún, ¿acaso ese deseo insaciable por conocer nos está llevando hacia nuestra propia extinción? Después de todo, si la curiosidad mató al gato, bien podría continuar con su carrera delictiva, lo que nos pondría a los seres humanos en un verdadero peligro.


Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948) ha aceptado el riesgo de darnos respuestas, y lo hace con la seguridad otorgada por sus experiencias; de algo debe de haber servido que tan joven haya viajado a Europa y trabajado en varias editoriales, que haya sido multipremiado por sus distintas obras y nombrado Oficial de la Orden de las Artes y las Letras en Francia. Alberto Manguel, argentino de nacimiento y canadiense por decisión, no se ha cansado de preguntar, de responder y de volver a preguntar. Lo ha hecho a tal grado que llegó al origen y decidió asumir el riesgo de emprender el viaje y convertirse en el curioso que quiere desenmascarar a la curiosidad.


Manguel da a conocer las respuestas y preguntas que se generaron durante la investigación para su reciente obra: Curiosidad. Una historia natural. A lo largo de 27 ensayos de estructura compleja y con una gran cantidad de referentes, nos muestra la seriedad de su trabajo y consigue que el lector encuentre respuestas y, sobre todo, muchas más preguntas.


En este libro, el autor trata de desnudar lo que es la curiosidad desde el punto de vista que su experiencia como lector le ha otorgado, lo que podría ser una dificultad para quien decida aceptar adentrarse en tan intenso mundo, pues se consigue la comunión de personajes bastante diversos pero que se vieron movidos por el mismo motivo: desde Tomas de Aquino, Franz Kafka, los mismísimos Platón y Aristóteles, el peculiarísimo Oscar Wilde, hasta otros de nombre quizá menos conocido, como Claude Lévi-Strauss o Rachel Carson.


La pregunta sería: ¿en dónde se encuentra la comunión? Si tenemos otra respuesta más que la proporcionada por el mismo Manguel a través de sus ensayos, la comunión se encuentra dentro de la curiosidad del mismo autor, que aborda inmediatamente, sin preámbulos, lo que permite concentrar los conocimientos heredados por tantos autores, y sobre todo, sus preguntas a La Divina Comedia de Dante Alighieri, que siendo la referencia máxima, exige el conocimiento de la obra, pues los distintos pasajes que se desarrollan orientan la profundidad de los argumentos sobre la curiosidad que se realiza en la obra.


En definitiva, Curiosidad. Una historia natural resulta un viaje tan arriesgado como el que hizo Manguel para escribirlo, pero eso lo hace provocativo e interesante. Aquel que se anime a realizarlo terminará con más preguntas que con las que empezó, y sin duda, ese es un riesgo que vale la pena tomar.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments