Por Walter J. Black

Foto por Victor Hugo Valdivia

Empieza con una pregunta sencilla sugerida por algo que algún otro ha dicho. Pídele inocentemente que explique cuál cree que es el significado de alguna palabra corriente, el nombre de algo inmaterial pero que en general se considere importante, como amistad, valor, justicia o verdad. Muéstrale mediante más preguntas complicadas lo estúpida que es su definición convencional y azuza su interés para que intente hallar algo mejor, algo que penetre profundamente en el núcleo mismo del problema de los valores humanos. Aun cuando no llegue a ninguna conclusión positiva, tanto esa persona como el círculo que está escuchando se habrán dado cuenta, al menos por un momento, de lo inadvertidamente que han dado por supuestos hábitos, opiniones y actitudes que resultaban estar llenos de prejuicios, ser dañinos o puras falsedades, y lo emocionante e inspiradora que puede resultar la búsqueda de la verdad y la sinceridad.

 

Comments

comments