Por Raymundo Pérez Arellano

No me gusta el futbol y no comparto la necesidad de miles de regiomontanos de vestir cada fin de semana con los colores de su equipo y acudir religiosamente a los partidos, aunque caiga un diluvio como pasó hace unas semanas.

Aunque no soy fanático de este deporte sé quién es Luis Hernández, el Matador. En Monterrey se le recuerda con cariño, sobre todo en la etapa durante la que jugó con los Tigres.

Además de jugar con los Tigres, Hernández es famoso por haber anotado cuatro goles en el mundial de Francia 98.

Luis Hernández está de vuelta en Monterrey. Desde hace unas semanas entrena a varios equipos en esta ciudad. En una cancha ubicada en la colonia burócratas municipales, el Matador enseña a 75 chavos de zonas conflictivas como el Cerro de la Campana y La Independencia.

Todos los alumnos de Luis Hernández tienen entre 13 y 15 años, cursan la secundaria y todos ellos tienen expedientes complicados en sus escuelas. Algunos estuvieron a punto de ser expulsados, otros tienen récords policiales no graves, pero que alertan a las autoridades educativas y a sus padres.

El programa se llama Las Glorias del Deporte y busca atraer a jóvenes problema a practicar fútbol para alejar los de las adicciones y del ingreso a pandillas y al crimen organizado. Este programa es la apuesta de la Subsecretaria de Participación Ciudadana de Gobernación, para darles opciones a los jóvenes mexicanos contra el delito.

El futbol solo es el gancho. Para continuar en el equipo, los jóvenes tienen además que asistir a cursos de formación humana, que incluyen pláticas de educación sexual y reproductiva y talleres de oficios entre otros.

El Matador no es el único futbolista profesional que participa en el programa. En 21 ciudades del país se está replicando este modelo. Tijuana, Culiacán, Quintana Roo, Puebla, Ciudad Juárez están entre los 21 lugares donde arrancó este programa.

Quien coordina a las Glorias del Fútbol es Efraín, “Cuchillo” Herrera, quien tiene una de las carreras más longevas en el fútbol mexicano (21 años).

El Cuchillo convocó a figuras como Melvin Brown, José Luis “Chelis” Sánchez, Misael Espinoza O Nacho Hierro para que estuvieran presentes por tres meses en estas escuelas de jóvenes-problema y los entrenen como jugadores profesionales de futbol.

Después de esos tres meses se espera que otros entrenadores locales continúen la labor con los jóvenes. Los encargados del programa esperan que unos cuatro mil muchachos sean parte de Las Glorias del Fútbol.

Se espera que este programa se extienda a 53 ciudades en total, para lo que se destinarán más de 70 millones de pesos.

La pregunta es si la práctica del futbol y este esfuerzo gubernamental para buscar reconstruir el tejido social de los jóvenes funcionará o quedará sólo en otra novedosa incitativa.

Comments

comments