Por Gil Noel Zavaleta Amador

Las crónicas de Diego Osorno se sitúan en el pasado inmediato de México: durante su guerra contras las drogas y en el viaje hecho por víctimas del narco que atraviesan la frontera de Estados Unidos liderados por el poeta Javier Sicilia.

La Caravana por la Paz es el nombre de la travesía donde nuestro autor, Diego Osorno, participa como medio de comunicación que relata todos los momentos durante el doloroso viaje; nos regala crónicas sobre gente que vivió y vive en la angustia y de dolor de haber perdido a un ser querido en esta batalla. Las crónicas nos hablan de familias que manifiestan que ellos no son los culpables, sino los carteles de las drogas que utilizan no sólo el territorio mexicano como medio para llevar sus drogas, originadas en su mayoría en Centroamérica, sino también a inocentes que, debido a sus necesidades, tienen que recurrir a actividades ilícitas para llevar el pan a sus hogares.

Diego Osorno nos muestra en cada una de sus crónicas el dolor, la molestia, la desilusión, pero sobre todo la valentía de cada familiar de las victimas para ir a Estados Unidos, con la cara en alto, a denunciar lo que pasa en México. Cada día de la caravana nos narra la indiferencia vivida en México, donde no hay posibilidad de justicia. Seguramente el caso de nuestros compañeros normalistas desaparecidos estará seguido por Osorno, y su narrativa nos dará sin duda alguna otra perspectiva muy distinta a lo que los medios de comunicación nos ofrecen.

Este libro nos da la seguridad de que definitivamente vivimos en tiempos muy complicados. Cada testimonio, cada discurso del poeta Sicilia nos muestra la humanidad en su estado crítico. En el libro puedo notar la forma en la que se les da voz a las familias de esas 60 mil muertos y 10 mil desaparecidos. Esos 32 días de narraciones crean conciencia sobre la estrategia fallida del estado mexicano en contra del problema de las drogas. Los norteamericanos deben tener el conocimiento de lo que sucede en México. El libro de Diego Osorno nos deja la idea de que México, mi país, se desgarra en violencia.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments