¿Existe esperanza en el ‘Che’? 

Por Denise Alamillo

El infierno de los vivos no es algo que será: existe ya aquí y es el que habitamos todos los días, el que formamos estando juntos. Dos formas hay de no sufrirlo.

La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y convertirse en parte de él hasta el punto de dejar de verlo ya. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar y darle espacio.

Italo Calvino, Las ciudades invisibles

Día uno

Al bajar de la ruta número 5 de los autobuses internos de Ciudad Universitaria (CU) en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) lo primero a la vista es el corredor de la Facultad de Filosofía y Letras, con sus característicos puestos de libros, artesanías y comida no tan chatarra. En 2009 la dirección de la facultad intentó sin éxito quitar este espacio colocando enormes macetas en su lugar.

A mano izquierda aparece el auditorio ‘Che Guevara’, junto al techo: graffitti de un colibrí mirando hacia el sol y una colorida cruz Huichola. De un costado pende una manta que dice: “Azotea verde en construcción y cultivo de hongos. Ciertamente se alcanza a ver desde abajo una parte de esa azotea verde, con varias cactáceas.

Al acercarme al inicio del pasillo que da hacia la biblioteca central, a un lado de la entrada del auditorio, escucho que tienen música y reconozco la canción “120 horas, cada mes, sangre desde adentro y no la ves” de las Krudas Cubensi, cubanas feministas, hip hop de conciencia.

Se percibe en el ambiente angustia y tensión, veo llegar varios reporteros con todo su equipo listos para cubrir un evento, un helicóptero sobrevuela en círculos justo sobre esa parte de la UNAM.

Poco antes del atardecer pasan al rededor de 150 personas, es una manifestación compuesta por estudiantes, y colectivos de movimientos sociales libertarios.

¿De qué se trata? Piden apoyo a más estudiantes para evitar el desalojo del colectivo ‘Okupa-Che’, que autoridades universitarias (con apoyo de la policía del Distrito Federal) quieren llevar a cabo. El colectivo tiene a su cargo el Auditorio Che Guevara.

* * *

Fue en 1968 cuando las movilizaciones estudiantiles decidieron cambiar al Auditorio Justo Sierra por el Che Guevara (quien un año antes había muerto). Desde tal año a la fecha el auditorio ha servido para llevar acabo asambleas estudiantiles de diferentes movimientos sociales dentro de la UNAM.

En 1999 se convierte en la sede de las reuniones del Consejo General de Huelga (CGH) y a partir del año siguiente el espacio queda Okupado y declarado “Espacio Autónomo de Trabajo Autogestivo. Un Espacio Libre y Rebelde”.

Durante los siguientes años han sido muchos los colectivos utilizando el espacio, la mayoría con proyectos alternativos relacionados con los medios libres, la autogestión y la educación libre. Los Okupantes además organizaban campañas apoyando la liberación de presos políticos y sumándose a movimientos nacionales externos.

Por consenso se adhirieron a La Otra Campaña cuando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) hizo pública la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

En 2009 las divisiones existentes entre algunos de los grupos que participaron coyunturalmente en la organización del auditorio fueron evidentes, mientras unos querían entablar diálogos con las instituciones universitarias, los Okupantes prefirieron conservar la autonomía del espacio sin injerencias institucionales. Sobrevino entonces una fuerte campaña mediática de desprestigio hacia el trabajo de los colectivos y el intento de autoridades universitarias por desalojarles incluso provocando daños en las instalaciones.

Desde entonces, posturas opuestas convivieron en el espacio hasta la fecha, grupos con diferencias irreconciliables funcionaron hasta finales del año pasado.

* * *

La manifestación sigue su camino sobre el circuito escolar hasta terminar el mitin. De regreso la marcha es recibida en Av. Insurgentes por un grupo de ochenta granaderos que agreden a los manifestantes al tratar de retirarles de la avenida. Ocho camionetas con policías y antimotines entran en terreno de la UNAM, cierran rectoría y las entradas de Copilco, los manifestantes quedan encapsulados y la presencia de policías dentro de la universidad provoca una reacción inmediata en los estudiantes que se encontraban cerca, los cuales se sumaron a los manifestantes sacando a los uniformados.

Ver las imágenes del despliegue policíaco de aproximadamente 500 policías armados me provoca la sensación de estar en Monterrey, las luces azul con rojo parpadeante siguen causando estragos en mi estómago. No quise volver al norte con esas imágenes brutales descontextualizadas y regresé al día siguiente.

Día dos

Buscando información en la web sobre el conflicto, se puede encontrar una fuerte campaña en contra del trabajo y uso del espacio que hacen los okupas. Muchos de los argumentos hacen referencia a juicios morales sobre su imagen personal, sus ideologías políticas y su forma de vida.

Son las 13:30 horas y el auditorio está en asamblea compuesta aproximadamente por 140 estudiantes, el tema en debate es la forma en que se acercarán a otra asamblea y las propuestas directas que harán.

Con diversas propuestas, estudiantes de diferentes facultades intentan participar y llegar a un consenso horizontalmente, destacan la importancia de la memoria histórica sobre el espacio; otro eje de la discusión es que no hay total división como lo hacen creer las campañas de rectoría, es momento de contingencia y tiene que salir una comisión para participar en la otra asamblea. El acuerdo estudiantil es unánime: la defensa del auditorio.

Busco hablar con alguien de la Okupa y poder contextualizar bajo que términos se quiere realizar el despojo y por qué motivos.

Rumbo al comedor en el pasillo, unos jóvenes se encuentran recortando calcomanías con mensajes sobre el uso de la bicicleta, comida no bombas, cuerpos descolonizados, no a los alimentos transgénicos, etc.

En el comedor popular vegano/vegetariano se encuentran tres chicas cocinando y limpiando. Ofrecen un menú de caldo de vegetales, tacos dorados con ensalada y arroz, agua de té de limón y postre. El costo es de $25 pesos. Este es uno de los proyectos principales del espacio Okupache, su forma de ser autogestivos y de apoyar otros movimientos con los fondos que generan con el comedor. El proyecto existe desde el 2001.

Mientras estudiantes comen se escucha de fondo la música del taller de jaranas veracruzanas. Su alegría contrasta con la seriedad de las conversaciones de sobremesa. Se cuestionan qué habría pasado un día antes si más estudiantes no se hubieran sumado a replegar la invasión policiaca, así como del ataque que los okupas vivieron el tres de marzo. Hallaron granadas y algunas armas que son de uso exclusivo de las fuerzas armadas y se preguntan si existe o no un vínculo directo entre la rectoría, el gobierno del estado y el grupo de la coordinadora del auditorio (el opositor a los okupas). Mencionan también que rectoría está usando su base de datos de exalumnos para pedirles que firmen un documento a favor del desalojo.

Tambores se escuchan en la planta alta justo afuera de la fanzinoteca “Lee libre”, otro de los proyectos de muchos años, que abrió las puertas al colectivo “Ni ama ni esclava” que trabaja todo tipo de talleres con, para y entre mujeres. Por el momento el espacio está siendo usado por el taller de masaje holístico, a las afueras inicia el taller de percusiones con un ritmo africano muy contagioso.

La asamblea ha concluido y se me acerca con una sonrisa una chica de ojos grandes y boina y me invita a platicar en el auditorio, en el escenario hay un taller de salsa que me distrae.

¿De qué se trata?- pregunta.

Quiero entender lo que está pasando- respondo.

* * *

En la narración sobre el conflicto aparecen los puntos incompatibles entre los grupos en disputa, reconociendo el trabajo que la autonombrada “Coordinación del auditorio Che Guevara” (conformada por estudiantes de Contaduría, los hermanos Cerezo y otros grupos) hizo al pintar todo el auditorio y resanar los más de 40 agujeros en el techo que se cree que gente de la Facultad de Filosofía y Letras había mandado hacer, para que se filtrara el agua.

Las asambleas son abiertas y siempre se le ha dado lugar a quienes se acercan a participar en los proyectos, así fue como los de ‘la coordinación’ entraron y se posicionaron, primero le metieron dinero que los colectivos no habríamos podido juntar tan rápido. Después notamos que su institucionalización iba en contra de la ideología manejada en los espacios autónomos.

Pusieron varias veces candados, pero cada que teníamos necesidad de usar el auditorio (que la mayor parte del tiempo estaba vacío cuando ellos lo acaparaban) quitábamos los candados, para darle lugar a los proyectos de teatro y otros talleres que necesitaban espacio.

En julio del año pasado mandaron soldar las dos puertas de acceso que tenemos al auditorio desde el ala norte y pusieron paredes falsas tapando las entradas, el único acceso era por la galería autónoma. Nuestros talleres crecieron y decidimos recuperar el espacio, abrimos de nuevo los accesos a finales del año pasado y continuamos con los talleres.”

* * *

La noche del tres de marzo se encontraban cinco compañeros y una compañera haciendo la guardia (no vivimos en el auditorio, nos turnamos las guardias) y entraron 50 encapuchados, la mayoría eran estudiantes de la normal rural de Tenería, rompieron vidrios y puertas, golpearon y torturaron con choques eléctricos y diversas armas a los de la guardia, incluso golpearon a los animales de compañía con quienes compartimos el espacio (Puky y Lola). Tomaron el Auditorio, al día siguiente se encontraban varios de los encapuchados junto a la gente de la ‘coordinadora’ dando una rueda de prensa y acusándonos falsamente de narcomenudistas, los encaramos y hubo una reacción inmediata de apoyo por parte de la gente al ver a nuestros compañeros y  compañera que habían sido torturados. 

Salieron corriendo despojándose de las máscaras y las armas, unos hacia la facultad de contaduría, otros al café de los hermanos Cerezo, unos estudiantes capturaron a uno de los agresores y realizamos una asamblea abierta en la que habían al rededor de 200 personas, en dicha asamblea interrogamos al agresor que se identificó como David Moreno Palacios de Veracruz y fue como supimos que los habían citado a media noche en la explanada de la normal rural de Tenería, eran 40, les habían dicho que iban para “hacer guardia y recuperar el espacio que estaba tomado por gente que no era de la UNAM”. Al llegar los recibieron diez personas de ‘la coordinación’ y les entregaron pasamontañas y las armas que usaron. Video del testimonio de David: 

  

Los hermanos Cerezo sacaron un comunicado diciendo que teníamos privado de libertad en contra de su voluntad a David y que lo estábamos torturando pidiendo la intervención del Estado. Nunca fue maltratado, no somos ellos. David fue atendido por los paramédicos de la UNAM y entregado a las autoridades universitarias a quienes les hemos exigido saber que pasó con él.

* * *

Un fuerte olor a romero llega desde la cocina, está terminándose el taller de tinturas y microdosis que se lleva acabo allí, se ve pasar trotando por las escaleras el grupo que toma el taller de Muay Thai, mientras en la puerta de entrada se secan unas pastas de papel amate con hierbas; hay mucha vida en cada espacio, se escuchan risas y música, termina un taller limpian el espacio y de inmediato inicia el siguiente taller. Es notoria la organización presente.

Un poco mareada luego de dos horas de escuchar sobre torturas, despojos y desacreditaciones pregunto sobre los proyectos y los talleres y me invitan a un maravilloso recorrido por todo el espacio.

Tras el comedor se encuentra el taller de serigrafía, este proyecto también lleva catorce años de existencia. Es de gran importancia pues llevan acabo el diseño y la impresión de una lucha gráfica social con la que apoyan diferentes movimientos sociales y estudiantiles. La fanzinoteca y la videoteca (que proyecta una vez por semana películas al aire libre) tienen cinco años de funcionar.

Otro de los proyectos con más de cinco años es el de la radio libre “Desobediencia Radio”: tienen unas bocinas afuera del auditorio y transmiten por la web.

El proyecto del huerto urbano tiene más de seis años, y se han sumado el de cultivo de hongos, la lombricomposta e intentaron tener un baño seco, pero por la cantidad de visitantes que hay no funcionó.

La serie de talleres anuales “Hazlo Tu Mismx” 2014 son: Danza árabe, stencil, teatro, malabares, círculo de percusión, tejido de chaquiras en telar, batik, Muay Thai, danza mexica y temazcalli, repujado, macramé, mantenimiento preventivo y reparación de CPUs y laptops, dibujo, jarana veracruzana, curso de cultivo de hongos y plantas medicinales, salsa cubana, masaje holístico, encuadernación artesanal, reciclarte, medicina (tinturas y microdosis), iniciación a la percusión, argollas y filigrana, globos de cantoya, tintes naturales en tela de algodón, encuadernación japonesa, japonés. Cada uno de ellos de cooperación solidaria.

* * *

Después del ataque del tres de marzo la UNAM hizo llegar un documento de su departamento jurídico exigiendo el desalojo inmediato del espacio por parte de los okupantes. La marcha del día anterior con tal despliegue policíaco fue a raíz de todos estos acontecimientos.

Una gran sonrisa se dibujó en mi rostro, pues la pesadilla de ver CU tomada por la policía perdió peso, luego de ver tanta vida, coordinación y trabajo por parte de tanta gente que diariamente está haciendo eventos en el Auditorio Che Guevara. Veo esperanza en estas formas de organización.

Como una estudiante dijo al hablar de los Okupas del Che: “Quieren desalojarlos porque no les gusta su imagen, su forma de vida y el miedo que les provoca la libertad que ellos tienen. Ellos no necesitan del auditorio para seguir llevando acabo su utopía de vida, pues están organizados, son autogestivos y pueden seguir trabajando en cualquier otro espacio.

Es la UNAM, los estudiantes y la sociedad civil quienes necesitamos de ellos, pues son los primeros en meter el cuerpo y el alma (en un mundo en el que ya nadie quiere meter las manos por nadie), para defender la libertad y la autonomía.”

Comments

comments