Monterrey me parecía un purgatorio. Un sitio amorfo  en el que no pasaba nada, pero se estaba a gusto. Cuando me fui, a la distancia veía cómo el purgatorio se iba convirtiendo en un infierno. El día del ataque al Café Iguana parecía que ya todo estaba jodido para siempre. Yo miraba esto mientras viajaba por lugares que no eran precisamente el cielo.

Durante esa metamorfosis, el Barrio Antiguo fue la zona que sufrió los estragos más visibles de la guerra. El corazón de la Historia (y las historias) de la ciudad, fue dejando de palpitar. El  escenario más interesante y animado adquirió el aspecto de un pueblo fantasma. Debe haber un cierto afán de ironía por parte del destino para que el único espacio que sigue con vida tenga como nombre La Tumba.

En todo este tiempo, no he dejado de pensar en una película de Orson Wells en la que un personaje nos recuerda que Miguel Ángel y Leonardo da Vinci surgieron después de  años de guerra de la época de los Borgia en Italia, y que 500 años de paz en Suiza sólo han producido el reloj cucú.

Nosotros creemos que luego de la barbarie, el Renacimiento de la ciudad está por iniciar.  Algo va a pasar aquí. Para acompañar este suceso, nos hemos instalado en el Barrio Antiguo, un punto no sólo geográfico, sino también de perspectiva política para mirar lo que sucede alrededor. Nuestra manera de hacerlo será a través de la crónica.

Usted tiene en sus manos, quizá el primer periódico de crónicas de la ciudad.

Seremos finos e inclementes en la búsqueda de las historias que pasarán por aquí.  Este no será un depósito de la demagogia que a diario regalan la mayoría de los actores políticos. En ese sentido somos radicales. Somos gente que escribe para gente que quiere conocer gente. La idea es reivindicar personas y actos que duren, que sean memorables.

Para este arranque contamos con el apoyo de Gatopardo y Etiqueta Negra, dos de las mejores revistas latinoamericanas de periodismo narrativo. Tenemos el compromiso de ir descubriendo y construyendo nuestra propia narrativa barrial. Creemos en la máxima de Tolstoi: “Pinta tu aldea y pintarás al mundo”.

Hoy es  1 de mayo de 2013.

Estamos trabajando en el periódico que usted tiene ahora en sus manos.

Bienvenido a este rincón del Renacimiento de la ciudad.

Bienvenido al purgatorio.

DEO

Buzon@elbarrioantiguo.com

Comments

comments