Por Raymundo Pérez Arellano

Hace unas semanas publicamos en este espacio datos sobre cuatro ciudadanos desparecidos en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y en Colombia, Nuevo León. En los tres eventos expuestos, los testimonios recabados indicaban que había un denominador común en todos los casos: todos fueron detenidos por personal de la Secretaría de Marina Armada de México.

En Nuevo Laredo desaparecieron José de Jesús Martínez Chigo, de 33 años, Diana Laura Hernández Acosta, de 17 años, y Raúl David Álvarez Gutiérrez, de 17 años. En Colombia, Nuevo León, desapareció Armando Humberto del Bosque Villareal, de 33 años.

Hablé con el papá de Humberto, Humberto del Bosque Gutiérrez, un regiomontano recio, de los que hablan golpeado y sin muchos rodeos.

El me contó cómo personal de la Marina detuvo a su hijo en la esquina de la plaza principal de Colombia por un pleito entre jóvenes. Incluso me detalló que uno de los marinos condujo el vehículo Ford Mustang de su hijo hasta el cuartel que improvisaron estos militares en un antiguo museo de Colombia.

Esto lo respalda con el oficio 01/2013 que firmaron los agentes municipales José Ángel Molina y Miguel Godínez Jiménez.

 “ […] al ir circulando por la avenida principal, Av. Juárez, al cruce con la calle Urrea, se observó circular al denunciante C. Del Bosque Villarreal a bordo de un vehículo Ford tipo Mustang color gris, por lo que de igual forma fue intervenido por personal de la marina, momento que el responsable del destacamento y comandante de la marina refiere que a partir de ese momento ellos se hacen cargo de la denuncia, por lo que el denunciante y el vehículo quedan a su disposición.”

El 3 de octubre pasado, un grupo de cazadores encontró el Ford mustang en una brecha ubicada en Anahuac, a 10 minutos de distancia de la base de operaciones de los marinos, según informó el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, organización que lleva el caso.

Es lamentable que la Procuraduría General de la República actúe con lentitud en denuncias donde están involucrados agentes de la marina. En ningún momento se hizo una búsqueda física del joven Armando Humberto, y fueron unos cazadores cinegéticos quienes encontraron el vehículo. Posteriormente se localizaron los restos— declaró Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

Desde su desaparición el día 3 de agosto, Humberto del Bosque Gutiérrez ha insistido en la responsabilidad de personal de la marina en el destino de su hijo.

Cuenta incluso que el capitán Raúl Sánchez Labrada, operador de asuntos civiles en la base operativa de Colombia, le entregó su tarjeta y le dijo que llevarían a su hijo al improvisado cuartel para saber los motivos del pleito. Pero después se retractó y dijo desconocer cualquier hecho relacionado con la detención de Humberto. Hasta fue amenazado por el marino con su arma de cargo.

Él me dice “A su hijo ni lo vimos pasar, ni sabemos nada”. “¿Cómo no? Si yo estaba aquí”, le dije. Ya amenazante, me dice “¿Estás seguro que estabas?”, ya con armas y todo, y yo ya que le digo “Mejor ahí que quede”— recuerda el padre del fallecido.

Aunque existen denuncias por las desapariciones y también por el homicidio de Humberto del Bosque, las autoridades aún no han detenido a ninguna persona. Por lo pronto, los familiares de José de Jesús Martínez Chigo, Diana Laura Hernández Acosta y Raúl David Álvarez continúan angustiados por no saber qué pasó con ellos.

Comments

comments