Por Julio Palomeque Gerónimo

En ocasiones las cifras son frías y sin sentido, pero a veces reflejan situaciones que evidencian acontecimientos, necesidades en cambios de programas, estrategias. ¿Sabías que, según cifras del INEGI, somos 118 millones 397 mil habitantes? Hasta el 2013, los reportes de las OSCs en trabajo de derechos humanos contabilizan 60 mil personas fallecidas o desaparecidas por el crimen organizado. Eso quiere decir que la cifra de muertos o desaparecidos representa el 0.05 por ciento de los habitantes de México. Será por eso que a partir de que el ex-presidente Felipe Calderón declarara la guerra contra el narcotráfico y sacara el ejército a las calles se da un acuerdo discreto para acabar con el narco pero no se valora la evidencia de ese 0.05 por ciento de daños malamente llamados colaterales, donde la estrategia no está resultando de acuerdo a lo planeado.


Y como esa estrategia de guerra no está planeada o diseñada para desarticular a esos carteles o al núcleo del problema, que es el consumo de drogas, por ello el presente libro, narrado por medio de crónicas, tiene lugar en un territorio que no es el mexicano, sino estadunidense, de costa a costa, para llegar a la capital del país americano. Quedan de manifiesto en cada una de las crónicas el sentir y sufrir, la necesidad de un cambio en la estrategia contra la guerra; hacen visible que a pesar del aparentemente insignificante 0.05 por ciento, este es un tema que lastima, que nos vuelve sensibles al dolor de esas 60 mil familias. Son crónicas de manera explícita.

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.  

Comments

comments