OBRA: Textos dispares

AUTOR: Teresa del Conde

EDITORIAL: Siglo XXI

AÑO: 2014

Teresa del Conde Pontones nació en la Ciudad de México el 12 de enero de 1938. Es académica de la UNAM, crítica de arte, miembro del Instituto de Investigaciones Estéticas y docente en la Facultad de Filosofía y Letras, columnista de opinión en el periódico La Jornada, investigadora nacional, entre otras cosas.

Los estudios de Teresa obedecen a una institución denominada Instituto Femenino Mexicano, del cual se reconoce la buena formación académica, y sobre todo la disciplina allí recibida. Después de una breve estancia en Italia, donde Teresa del conde cursó materias de psicopatología y psicología del arte, regreso a la UNAM como estudiante y luego docente adjunta. Obtuvo una beca con el proyecto de su libro las ideas estéticas de Freud y en lo posterior una beca más para estancia en Bellagio Italia, donde afinó y congregó sus investigaciones sobre la pintora Frida Kahlo. Es considerada una de las principales investigadoras a nivel internacional acerca de esta artista y personaje emblemático. Autora de varios libros y sus participaciones semanales continúan en la actualidad y ella afirma que junto a ellos le han conferido “voz” no sólo de difusión, como figura del ámbito artístico y cultural mexicano.

Sin duda alguna nos podríamos llevar un sinfín de cuartillas dedicadas a nuestra autora, sin embargo en esta ocasión, se trata de hacer alusión a su libro Textos dispares, el cual es un compendio de ensayos sobre arte mexicano del siglo XX en el cual encontramos un acercamiento hacia el arte, sobre todo de pintores muy reconocidos, que si bien miles de personas han apreciado sus admirables pinturas, no saben el trasfondo que éstas conllevan, pues tiene un antecedente, una inspiración, tienen historia, matemática, una fusión separada en su origen y naturaleza y pese a ello extremadamente mezclados en la mente de los artistas.

Existen influencias, convergencias y asociaciones que hacen aún más interesante el arte a estudiar.

Nos menciona a Julio Ruedas con sus aguafuertes: Medusa y la escalera delo dragón; Fuegos fatuos y el reposo del trovador, La muerte y la caridad en los cuáles la temática fantasiosa se expresa por medio de figuras reconocibles, que son incluso de índole naturalista.

En el renacimiento la importancia del mural como un medio adecuado para educar y politizar al pueblo de México, tuvo gran relevancia y apogeo, pues ahí se encontraba la pervivencia de varios grupos étnicos y de la enorme riqueza artesanal de México.

Orozco se percataba de su genio, pero no sabía por qué rumbo lo llevaría, Diego Rivera sabía proyectar su persona y a la conciencia que tenía sobre sus poderes artísticos, intelectuales y publicitarios y Siqueiros se consideraba “trabajador del arte”. Entre estos artistas hay formas de expresión disímiles y sus trayectorias coincidieron por largos años en un mismo país y hasta en una misma ciudad, además en no pocos momentos trabajaron sobre temas idénticos.

Frida Kahlo, Rufino Tamayo, Toledo, entre otros, son artistas que se mencionan en este libro lleno de historias enigmáticas y de una gran crítica de arte, pues como ya lo he mencionada, no es solo lo que a nuestra vista muestran los cuadros, sino toda la historia que llevan antes, durante y después de ser plasmados. Así que este libro es recomendable para ir conociendo un poco de arte.

Por Lucina Arias Gacía

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments