A la deriva | La Buena Esposa | Apóyate en mí | Jóvenes Titanes en Acción: La Película | Mi ex es un espía | Slender Man | Vaselina

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ ⋆ Deje todo y corra a verla

⋆ ⋆ ⋆ ⋆ No se la pierda

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

⋆ ⋆ Puede verla

No se moleste

Evítela como la plaga

El aperitivo

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Sin esperar nada, A la deriva (Adrift) me terminó dando mucho. El tráiler parece ya contarnos la historia basada en un hecho real, pero para mi sorpresa la película no es nada lineal, sino que empieza en un momento álgido del naufragio, para después hacer saltos de tiempo entre lo que pasó antes, y lo que estará pasando después de la tormenta que pusieron a prueba el temple de Tami Oldham (Shailene Woodley).

La paleta de colores es viva, resaltan cada aspecto y locación, y las escenas en medio del mar imponen la inmensidad y poderío del océano Pacífico, así que aunque ya se pueda ver en línea, vale la pena apreciarse en pantalla grande.

El trabajo actoral es destacado, pues aparte de que se ve y se siente el desgaste físico que representa estar en naufragio, Shailene Woodley muestra cierta gama dramática que hacen percibir los momentos felices y los más duros de su personaje; así que no sé si es su actuación o el que Shailene Woodley me recuerde a mi crush, pero a mí me pareció convincente.

Además que hay algo en la película que vale la pena que descubra por propia cuenta.

El Entremés

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

La Buena Esposa (Wife) comienza con cautela, para terminar en un desemboque dramático, que de no ser por las buenas actuaciones de sus protagonistas, hubieran resultado melodramáticas. Así que lo que vemos durante toda la película, es todo este arco que se va construyendo en lo que inicia como una buena noticia, y que termina convirtiéndose en una válvula de culpas y reproches que estalla y que amenaza con destruir a sus protagonistas.

De igual manera echa mano de saltos en el tiempo para dibujar cómo se fue construyendo este matrimonio aparentemente sólido, el cual tiene como base a una mujer enamorada, comprometida y dispuesta a sacrificarse en pos de un proyecto mayor y más elevado: la literatura. Sin embrago, tal y cómo veremos, una sociedad machista harán que su talento tenga que vivir bajo la sombra de su esposo.

La paradoja que se plantea es esa: aunque ella es una talentosa escritora y hubiera logrado publicar su obra, ¿cuántos lectores y reconocimiento hubiera tenido? A diferencia de publicar bajo el nombre de su esposo y obtener, ambos, el Premio Nobel de Literatura y revolucionar el género de la novela.

El problema es cuando las presiones del reconocimiento hacen tambalear la mentira que han guardado por años, a tal grado que la esposa comienza a coquetear, literal, con la verdad, poniendo en jaque ya no sólo a un matrimonio, sino todo un legado literario; pero qué importa la vida de un simple mortal, cuando ha podido rozar la inmortalidad a través de la trascendencia que da la literatura.

Lástima que no haya llegado a esta ciudad Los Adioses de Natalia Beristain, sobre la historia de la escritora mexicana Rosario Castellanos, para contrastar las dos historias de escritoras en medio de un mundo falocratico.

El Plato Fuerte

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Apóyate en mí (Lean on Pete) no es otra historia más sobre caballos de las que abundan en el cine, ni tampoco explota el sentimentalismo del espectador con escenas tan tristes como las de Artax (La Historia sin Fin, 1985), sino que toma el motivo del caballo como el mero pretexto que harán que un joven tenga la oportunidad de comenzar a “trotar” en la vida, y que tenga que seguir avanzando aunque eso signifique tener que dejar cosas atrás en el camino, quiera o no.

Con una gama de colores grisease, la historia se nos planeta de manera sobria, en donde a pesar de vislumbrarse ciertas decadencia en la situación de los personajes, hay pequeños momentos que nos hacen sentir, como a todos, que no todo está mal, que no todo está tan perdido. Otro elemento que dan una textura más de verosimilitud, es que la película retoma el nombre de su actor, Charlie Plummer, para darle nombre al personaje, Charlie Thompson, como un guiño a que quizá esta ficción no está tan lejos de una realidad: padre soltero a cargo de un hijo adolescente en un lugar solo y marginal.

Charlie sale o intenta salir a correr todos los días, pero más que por querer ser deportista, lo que lo motiva es una cierta inercia nata de moverse, de no quedarse quieto o fijo, no sólo por ser un adolescente en pleno crecimiento, sino que su entorno al no ofrecerle literalmente nada, y es necesario que busque algo más. Incluso su padre lo alienta, pues aunque él se sabe fracasado, siente que su hijo es más inteligente para no repetir la misma historia.

Podría pensarse que es una historia de iniciación, pero Apóyate en mí deja de lado los lugares comunes de este tema (el descubrir el alcohol o la sexualidad), para adentrarse más en la piel humana del personaje, haciendo que el asunto de los caballos sea algo consecuente y detonante en la historia, donde un chico comienza su paso por el mundo.

Hay momentos contundentes a lo largo de la historia, pero más allá de adornarlos y explotarlos con sentimentalismos que conmuevan al espectador (el chico reacciona en vez de ponerse a llorar), la historia se mantiene templada para que sea el espectador el que decida qué es lo que lo conmueve.

Algo que reafirma esto es la casi absoluta ausencia de música, pues sabemos que la música es ideal para anunciar un cambio dramático en la historia, lo que nos predispone a sentir algo; pero aquí no, los golpes dramáticos que hay entran en seco y a veces sin previo a aviso, como muchas veces sucede.

Cabe destacar el papel actoral de Charlie Plummer, pues recrea a un personaje que va conteniendo y que va acumulando, para liberar esa tensión en el momento y forma adecuado.

Insisto, no es una historia sobre un adolescente y un caballo, sino de cómo un caballo mueve la vida de un chico que sabe que tiene que seguir avanzando, pese a todo y sin saber casi nada; y aunque se podría decir que hay un final alentador, éste no tendría sentido ni la carga emocional que tiene, sin todo el camino recorrido lleno de peripecias, de descubrimientos y pérdidas, donde el tener o no tener un poco de apoyo de alguien, o detenerse en el camino, puede significar la muerte.

El Postre

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

Sin saber casi nada de la serie de televisión, Jóvenes Titanes en Acción: La Película (Teen Titans Go!), me sorprendió, pues aunque es para lo que es, tiene un mar de referencias que aún al ojo más avezado se le van algunas. Además que integra todas estas referencias con humor y descaro, como por ejemplo cuando sale Stan Lee (en un “discreto” cameo), y le avisan que esta es una película de DC.

También recrea una escena del Rey León (1994) pero con superhéroes, algo que todos los adultos en la sala disfrutamos y divirtió; y con ese mismo humor y desfachatez, recrea dos escenas emblemáticas de Superman y de Batman, al mismo tiempo que hace referencias a los comics clásicos de DC, y otro sin fin de guiños referenciales (creo que hay uno a la escena inicial de Trinity en Matrix: Revoluciones, 2003).

La animación es de primer nivel, mezclando diferentes tipos de gráficos que le dan diversas texturas a las imágenes, y aunque es vertiginosa y en momentos muy acelerada, nunca pierde el sentido del humor; aún en las tres o cuatro canciones que se vuelven pegajosas y juguetonas: observe en la que sale un león y un delfín, morirá de risa.

Sin duda ideal para niños que van acompañados de sus padres al cine.

La Gula

⋆ ⋆ Puede verla

Puede ver Mi ex es un espía (The Spy who Dumped Me) si es que fue de su agrado Noche de Juegos (Game Night), no sé si nuevo, pero sí un subgénero de la comedia que mezcla “acción” con violencia un tanto explicita.

Estas películas cumplen al menos tres requisitos fundamentales: una protagonista conocida y atractiva, una trama en la que un delito involucre involuntariamente a los personajes, y un toque de humor a lo largo de la película que hacen de la película una montaña rusa de ¿emocione?

Yo creo que este género es para ese público que a veces duda qué ver en cine, si una película de “acción” o una de humor, y así poder ver ambos géneros en una sola película.

Pero más allá de eso, no sé si porque era mi quinta película en el día (un nuevo record personal), pero sentí que como que el humor no funciona del todo, pues no recuerdo una sola carcajada mía durante la proyección, y ni recuerdo al público muriéndose de risa. O en definitiva soy un amargado.

Palomera como quien dice, por si le sobran 61 pesos del boleto, por si de plano ya vio toda la demás cartelera, o sólo si es fan de Mila Kunis <3.

El digestivo

Evítela como la plaga

Qué onda con esos papás que llevan a ver a sus hijos pequeños Slender Man, no tanto porque sea de “terror” (cosas más terroríficas se ven todos los días), sino porque la película es tan, pero tan mala, que yo como hijo pensaría que mis padres no tiene ni tantito tacto (por no decir madre) para escoger una película.

Ir en familia al cine es algo tan único, como para que venga una película como ésta y lo arruine todo.

El estilo de la película parecía bueno, pero se engolosina tanto en querer ser todos los tipos de terror al mismo tiempo, que termina ofreciendo nada. Hay un abuso del uso del zoom de Hitchcock (Travelling compensado), no hay una trama clara lo que hace que por momentos divague, y existe una repetición constante de escenas con el mismo estilo, que la hacen monótona. El suspenso y los Jump scare funcionan sólo unas cuantas veces, y aunque logra crear una atmósfera, todo se cae con la recreación digital un tanto chafa de Slender Man.

El único recurso que sí se me hace una aportación, es el momento en que hay una video llamada que usa Slender Man, para que el personaje y el espectador vea, cómo avanza a través de pisos y paredes hasta llegar a él o ella.

Pero de ahí en fuera, ni miedo, ni intriga, ni risa con esta película. Unos dirían que está pal perro, pero creo que ni el perro se la comería (además qué culpa tienen los caninos).

Dicen las malas lenguas que el documental Beware the Slenderman (2016) está mejor que la película.

La Sobremesa

⋆ ⋆ ⋆ Vale la pena

En este año 2018 Vaselina (Grease, 1978) cumple 40 años, por lo que se proyecta actualmente en Cinépolis, una oportunidad ideal para redescubrirla.

Vaselina es una de las cintas musicales más recordadas, y que reflejaron o reflejan el Zeitgeist de una generación rodeada de autos, chicas, baile, chamarras de cuero y mucha vaselina, y que lanzaron al estrellato mundial a John Travolta.

Una película que más allá de recrear los estereotipos masculinos y femeninos juveniles en una escuela, explora la idea de cómo el verano siempre es una etapa de cambio, y de cómo la incertidumbre de no saber si se podrá seguir estudiando una carrera universitaria, al menos no todos, estas chicas y chicos deciden vivir su presente de la mejor manera posible, pues inseguros de si tendrán un mañana, lo único que les queda es vivir el hoy.

Aquí un podcast de Cinegarege que analiza los 40 años de Vaselina: http://www.cinegarage.com/52377-retrovisor-40-anos-de-vaselina-vans/

Por Josué Salvador Vásquez Arellanes

*Cinefágo: El que tiene el hábito de comer y devorar cine.

#SeValeLaGula

Comments

comments