¿Podrá el nuevo alcalde de Pesquería salvar a su municipio del olvido?

POR ALMA VIGIL

El alcalde de Pesquería, Nuevo León, José Isabel Gloria López, mejor conocido como Chito, canta: “Por esa cosa extraña que me pasa contigo, me gusta que me pase lo que me pasa contigo”, mientras pisa con sus dedos las cuerdas de un bajo amarillo Fender. Se echa un palomazo con Los Rancheritos del Topo Chico. La canción Chiquilla Cariñosa inaugura la Feria del Sorgo 2013, que vuelve a realizarse tras dos años de haber sido suspendida a causa de la guerra en la región.

En la plaza Alfonso Martínez Domínguez hay más de mil personas congregadas. La melodía cumbiera del acordeón, saxofón, guacharaca y el resto de los instrumentos musicales se fusiona con los alaridos de las chicas que están boca abajo en uno de los juegos mecánicos. La iluminación es un festín de neón multicolor. El olor a cabrito que están asando en una esquina abre el apetito. El resto de los puestos de tacos, hamburguesas, burritos, antojitos mexicanos y demás placeres gastronómicos se encuentran abarrotados. Desde las pasadas campañas electorales no se veía tanto movimiento en la plaza. Los niños giran y giran en el carrusel o desafían su habilidad en los juegos de destreza. Decenas de parejas bailan sin parar frente al escenario donde el alcalde baila como todo un cumbiastar. Varias señoras ocupan de inmediato su silla para la lotería que va a empezar. Un grupo de señores charlan y ríen mientras beben sus cervezas heladas.

Pero detrás de esta gran fiesta esta otra cosa, otra ciudad de Pesquería que a primera vista, parecería hundida en el olvido. Durante todo este viernes 26 de julio de 2013, en el centro de Pesquería, tanto en el día como de noche se vislumbrará una escasa afluencia de personas en las calles. Como todos los días.

Pesquería es uno de los tres lugares de México con mayor índice de casas abandonadas, según el estudio Situación Inmobiliaria de México de BBVA Bancomer. Seis mil 24 casas están abandonadas.

La cifra se queda corta con la realidad. El alcalde José Gloria, después de inaugurar la Feria del pueblo, dice en entrevista que en las administraciones pasadas se autorizaron 70 mil casas y se construyeron 35 mil. Nada más la mitad de ellas están habitadas. Chito explica que las mejores colonias para vivir en Pesquería son Santa María y Colinas del Aeropuerto, con 15 mil y diez mil casas construidas, respectivamente. Pero en esta zona solamente está ocupado el 40 por ciento. De no ser por la fiesta del pueblo, Pesquería podría servir como set para una película de terror de serie B.

II

Entre la maleza, una despistada tarántula sale y deambula por la cuadra donde está la casa de Claudia Carrizales. La vivienda de Claudia se ubica justamente frente a un terreno baldío en la colonia Colinas del Aeropuerto. Ahí, en ese monte donde se encuentra una de las mejores colonias del municipio, además del arácnido, los vecinos parecieran ser insectos y demás seres del mundo rastrero. De ese tamaño es el olvido. Mientras riega sus plantas con una manguera negra, Claudia relata que antes de arribar a Colinas del Aeropuerto vivía en el hogar de sus suegros con su esposo en Monterrey, su lugar de origen. Llegaron en 2012 a su nueva casa, que consiguieron con los puntos del crédito de Infonavit. “Pesquería es un pueblo muy tranquilo”, agrega, Claudia, también con voz tranquila.

Claudia y su esposo se levantan de lunes a viernes a las cuatro de la mañana para alcanzar a llegar a tiempo a sus empleos localizados en Monterrey, no sin antes dejar a su bebé en una guardería cercana a la empresa donde laboran. En las casas contiguas a la de Claudia, viven otras familias, pero en la misma acera más adelante se ve una hilera de residencias deshabitadas. Desde lo alto, donde se sitúa la casa de Claudia, Colinas del Aeropuerto parece un mar de concreto cuyas olas son casas en serie todas iguales: una estructura de un piso de fachada blanca en una mitad y color chedrón en la otra, con una puerta blanca en medio de dos ventanas al frente. Tiene dos recámaras, una estancia, cocina, baño, patio y cochera, todo de un reducido tamaño. Sin embargo, se pueden ver algunas casas que ya han sido ampliadas o pintadas por sus propietarios. El color en México es uno de los elementos que da vida a las colonias más insípidas.

¿Por qué Colinas del Aeropuerto es una de las mejores colonias para vivir de Pesquería? Porque tiene dos Oxxos, un Bodega Aurrera y otros establecimientos medianos. Además tiene iluminación en la noche, seguridad y una ruta de camión que llega hasta allá.

Las demás colonias no.

Muchos de los habitantes que viven en los sectores cercanos del centro de Pesquería acuden hasta Colinas del Aeropuerto a abastecer la despensa en el Bodega Aurrera, a laque se llega en un camión que hace hasta 20 minutos. No obstante, muchos prefieren ir a algún Soriana cercano de los municipios colindantes: Apodaca y Guadalupe. En el centro, hay que prever con tiempo las necesidades.

En su campaña electoral del verano del 2012, donde fue candidato del PAN, el ahora alcalde José Chito Gloria, como le dicen desde que era un niño agricultor del ejido La Victoria, afirmó que quería mejorar y cambiar para bien el municipio que lo vio crecer. Platico con un par de vecinos y dicen desganados que votaron por él pero que no ha pasado nada. Todo sigue igual.

III

José Chito Gloria vivía en Monterrey y trabajaba para el Gobierno del Estado, cuando en sus constantes retornos a Pesquería se incrementó su deseo por ser alcalde. Desde niño tenía la inquietud de saber qué se sentiría ser presidente municipal, soñaba con ser importante al ver a los funcionarios en las juntas ejidales a las que iba con su padre Lorenzo Gloria Salinas. Para llegar a donde está ahora pasó por muchos empleos. Pasó de ser agricultor en los ranchos del ejido La Victoria, Pesquería, donde creció con sus papás y sus 12 hermanos, a ser carpintero, obrero en la empresa Libretas y Cuadernos de Monterrey, mientras estudiaba la preparatoria nocturna. Y también fue músico de unos de los grupos más famosos de la cumbia romántica de Nuevo León: Los Bronce de Apodaca.

Cuando Chito tenía 10 años, Fidencio, uno de sus hermanos, se fue de mojado a Estados Unidos y le dejó su más grande tesoro: su guitarra. Desde entonces se envolvió en la música. Pasó por varios grupos como Los Originales del Norte, Los Winchester y Los Duques, antes de ser el bajista oficial del grupo Los Bronce de Apodaca, una banda de cumbia establecida en los 80 que se desintegró a principios del nuevo milenio. El grupo Bronce marcó una gran diferencia económica en su vida. Mientras que en Libretas y Cuadernos ganaba 85 pesos por semana, con Bronce ganaba hasta 400 pesos.

En Monterrey cursó la carrera como Ingeniero en Agronomía Hidráulica y pidió una oportunidad de trabajar en el Gobierno del Estado en 1986 en la Secretaría de Programación y Desarrollo.

En 1988, cuando el huracán Gilberto arrasó con casi todo a su paso, coordinó varias reparaciones de caminos y puentes. A él le interesaban más las construcciones de estructuras de concreto y acero que la agricultura. En 1993 consiguió una beca en la Universidad Mexicana del Noreste, para estudiar Ingeniería Civil y se integró a proyectos más grandes en el Gobierno del Estado. A la par trabajaba en las campañaselectorales y en sus viajes a su lugar natal veía cómo el municipio se había quedado rezagado. Sentía que no había avanzado mucho y que los alcaldes no hacían gran cosa por Pesquería. En Montemorelos, Nuevo León, que está a casi a dos horas del centro de Monterrey en automóvil, hay más Oxxos, gasolineras, rutas de camión, centros comerciales, semáforos y restaurantes que Pesquería que está a menos de 40 minutos. Al igual que con la música, José Chito

Gloria vio la oportunidad de poder ganar. Tres intentos por querer ser alcalde hablan de un hombre tan ambicioso como terco. Sin embargo, los que lo conocen, al describirlo dicen que es un hombre muy sencillo y humilde, que quiere ayudar a su pueblo. Carmen, nombre ficticio de una militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que prefiere no revelar su nombre para no tener problemas en un pueblo donde todos se conocen y todo se sabe, asegura conocer a José Chito Gloria desde hace muchos años. Dice que el alcalde es un hombre con muy buenas intenciones pero que es manipulado por los representantes del PAN. Asegura también que hay mucha gente del municipio que está muy dolida con él, porque -lo de siempre-: a varios de los integrantes de su campaña no les cumplió las promesas que les hizo y en lugar de eso, ahora son personas externas al municipio los que trabajan con él en el Palacio Municipal.

IV

Es el 26 de junio de 2012. Chito lleva semanas recorriendo casa por casa las colonias de Pesquería para saludar a los vecinos y realizar loterías, conciertos, brigadas y caravanas como parte de su campaña electoral para la presidencia municipal. Hoy es el cierre de la cruzada. En la plaza Alfonso Martínez Domínguez cientos de habitantes escuchan y bailan con las cumbias del grupo que vale lo que pesa: Pesado. Más tarde llega Chito en compañía de su esposa Francisca Delgado de Gloria. La plaza y las calles que la rodean están atiborradas de personas para apoyar al candidato panista.

Chito es un hombre de piel morena, que usa su cabello negro peinado hacia atrás con gel. Sus ojos oscuros son adornados por unas prominentes cejas y tiene frenos en los dientes. Hoy viste con pantalón de vestir color caqui, zapatos y cinto negros y una camisa azul con el logo del Partido Acción Nacional (PAN).

Hasta antes de esta candidatura Chito siempre fue priista, pero se cambió luego de que en las dos votaciones internas para la alcaldía, de acuerdo con su versión, le dieran la espalda en su partido. Se acercaron varios partidos a él, explicando que no tenían candidato y Chito se inclinó por el PAN. Días después de las elecciones, fue proclamado ganador con el 65 por ciento de los votos a su favor. La gente estaba feliz, sentían que ahora sí iba a llegar el cambio a Pesquería. Sin embargo, hasta ahora, en el poco tiempo que ha gobernado, se ha visto envuelto en más polémicas que obras públicas.

V

Carlos Cervantes, hornero metalúrgico de 26 años, está en su casa en la colonia Arena en el municipio de Pesquería. Es de madrugada y su amigo el Pony llega a pedirle un favor. “Ayúdame a cargar un cobre que tengo escondido”, le dice el Pony al padre de cuatro niños. Carlos sospecha que es robado pero como quiera sale a ayudar a su amigo. Suele confiar mucho en la gente, es muy tranquilo y la mayor parte de su tiempo trabaja en una fábrica en El Mezquital, Apodaca. Carlos se sube a la camioneta que le prestaron hace unos días y junto con el Pony se dirige al lugar señalado. En el trayecto, una camioneta se detiene bruscamente enfrente de él, Carlos da la vuelta y sigue su camino. La camioneta desconocida lo empieza a seguir y cuando Carlos toma un callejón por error, lo cierran sin dejarlo salir; de inmediato llega una patrulla. De la camioneta sale José Gloria. ¿El alcalde? “No. Tiene el mismo nombre del alcalde, pero no es el alcalde. Es familiar suyo, no es si es primo o sobrino la verdad. También es mi tío político por parte de una tía”, dice Carlos. Otra realidad de los pueblitos de todo el país, la gente suele tener más relación de lo que aparenta. Al familiar de Carlos y del alcalde le dicen el Taco. Esa madrugada del viernes 19 de julio de 2013, el Taco viajaba con su esposa en la camioneta, quien llorando les gritó a los policías que dejaran a Carlos en paz. “Tú cállate”, contestó el Taco. Cuando los policías empiezan a revisar la camioneta, el Pony se arranca corriendo por la vereda y desaparece en la oscuridad. Hasta la fecha Carlos no ha sabido nada de él. Los policías le preguntan que dónde estaba el fierro que robó, a lo que Carlos responde que él no sabía nada, que sólo le hacía un favor a su amigo de ayudarlo a cargar algo.

Entonces fue mi tío derechito a donde estaba el cobre. Y le digo que yo en realidad ni sabía que estaba ahí eso. Sí me presté con el otro, verdá, porque me iba a aventar el flete. Pero en realidad, yo no tenía conocimiento de nada. Y él sí. Fue extraño, ¿qué andaba haciendo mi tío a esa hora en la madrugada ahí?”, dice Carlos. Tanto su tío como los policías lo golpean. El Taco se excusa diciendo que era familiar del alcalde para hacerlo. Carlos admite que esto se ocasionó por una riña que tuvieron su mamá y otros tíos con el Taco hace mucho tiempo, por lo que según él, las familias intentan perjudicarse permanentemente. Y ahora que el alcalde está en posición, la balanza parece haberse inclinado de un lado.

Los policías le plantan unos transformadores y cables encima de la camioneta, lo esposan y le toman unas fotografías. “Luego mi tío tuvo el descaro de decirme en frente de los policías que le había pagado tres mil pesos a un chavo para que yo cayera”… “No sé si haya sido el Pony, lo más probable es que sí”, afirma Carlos. “Yo no corrí porque no era culpable”, continúa. “En la patrulla me siguen golpeando. Y me dicen: ahorita te vamos a cocinar”. ¿Qué es eso, matar? “Pues yo creo. Y entonces cae Fuerza Civil. Cuando llegaron ya no se hizo nada y me trasladaron a las celdas de Pesquería”.

Cuando despunta el sol, lo sacan de la celda, le toman fotos una vez más y lo llevan a Apodaca. Estando en Apodaca llega la policía municipal de Pesquería y lo trasladan a la ministerial en Guadalupe donde contacta a un abogado. Por último, la ministerial no encuentra pruebas suficientes y lo dejan libre el siguiente lunes.

Dos días después, mientras el alcalde José Chito Gloria, acompañado de otros funcionarios, recorría la colonia Arena para tratar un asunto, llegó a la casa de Carlos a pedir disculpas. Dijo que no sabía que hubiera pasado eso y que iba a tomar cartas en el asunto, pues él no iba a solapar a nadie aunque sean miembros de su familia. Sólo que más tarde, en el Facebook del municipio, subieron las fotos que le tomaron a Carlos y lo difamaron, diciendo que tenía amedrentada a toda la colonia. Algunos vecinos y amigos se enfurecieron pues conocían a Carlos y a su familia desde siempre y presuntamente sabían que no era culpable. Carlos no tiene antecedentes penales. Cuando su hermano Misael les reclamó por lo que hicieron en las redes sociales, borraron las fotografías y sólo le contestaron que un hacker se había apoderado de la cuenta del municipio.

Misael es uno de los que se arrepienten de haber votado por José Chito Gloria. Es un chavo de 19 años que estudia Ingeniería en Aeronáutica en la Universidad Politécnica de Apodaca y trabaja como maestro del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos de Pesquería. Además de este, el alcalde se ha visto envuelto en otros chismes y escándalos: una supuesta infidelidad de la que hablan casi todos los habitantes y un asunto que concierne a los derechos de los animales. Aunque el primero no tendría por qué ser de incumbencia pública mientras no afecte su desempeño profesional, en Pesquería, es un tema que se presta a controversia.

En cuanto a la segundo, a principios de 2013, en un ejido de Pesquería se llevó a cabo la competencia tradicional llamada la “chiva colgada”, la cual consiste en que un grupo de jinetes montados en su caballo tratan de bajar, en plena carrera, a un bovino colgado.

Pero Alfonso Barbosa, jefe de prensa del ayuntamiento, señala que en los ejidos de los que se encarga, fue el presidente del comisariado quien autorizó la actividad con una chiva real, no el alcalde. Afirma también que desde hace ya varios años no se utilizan animales verdaderos para estas actividades y que utilizan algún objeto simbólico para no lastimar ningún ser vivo.

VI

Luego de una larga noche de fiesta y de cenar cabrito en la inauguración de la Feria del Sorgo, el alcalde se encuentra en las canchas del Centro Deportivo de Pesquería, que está a espaldas de la colonia Infonavit Pesquería. Este evento forma parte del plan del senador de Nuevo León, Raúl Gracia Guzmán para promover el deporte regionalmente en municipios como Dr. González, Ciudad Mier, Zaragoza, entre otros.

Dos equipos de futbol se disputan la victoria en esta cancha de tierra. Una de las propuestas es impulsar el deporte en su municipio, darles más oportunidades, brindarles un seguro médico de gastos mayores y tener mejores instalaciones. Así que Chito cuenta que desearía que este terreno sea formado de césped, pero por el momento, es un baldío polvoriento más. Al llegar, el senador estrecha la mano del alcalde y platican mientras los reporteros los capturan con su cámara. Minutos más tarde, el alcalde da un mensaje a los presentes y los jóvenes futbolistas se arrejuntan para la fotografía grupal.

El alcalde es una figura pública, un hombre importante que se regodea con senadores, diputados e incluso militares.

En la entrada del Palacio Municipal, del lado izquierdo en una vitrina se pueden apreciar varios recortes de periódico. En uno de ellos, en una noticia de marzo del periódico Milenio se ve a José Chito Gloria en una fotografía. Un hombre que ya no es aquel bajista con camisas floreadas y cabello largo de los años 80, sino un varón muy formal vestido de traje, caminando al lado de un comandante y rodeado de militares en la inauguración del cuartel militar C-7 de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA). Durante los años de la guerra, Pesquería también quedó inmersa en la inseguridad, se convirtió en un sitio muy habitual para el crimen organizado porque tenía numerosas vías de salida. Misael Cervantes cuenta que durante mucho tiempo hubo toque de queda. Si ahora Pesquería se ve deshabitado, en ese tiempo se veía completamente solo. Relata también que los criminales parecían los dueños del pueblo, paseándose en sus grandes camionetas portando sus enormes armas. Ahora la diferencia es que son los soldados los que lo hacen.

VII

Todos los vecinos entrevistados coinciden en algo: Pesquería ya se siente mucho más seguro y tranquilo que antes. El C-7 también ha ayudado en eso. Aunque en Colinas del Aeropuerto aún hay delincuencia notoria.

Brenda Lizeth Rodríguez y Yadira Álvarez están en la cochera de Brenda platicando y jugando con sus hijos. Brenda llegó a la colonia hace dos años cuando su esposo compró su casa y Yadira tiene un año viviendo en una casa que renta en mil 200 pesos al mes en Colinas del Aeropuerto, una renta algo alta en comparación con otras que están en 900 pesos o a veces menos en las zonas aledañas. Afirman que a pesar de la mejora, siguen teniendo muchos problemas de inseguridad. Los dos Oxxos constantemente son asaltados y las patrullas son muy tardadas en llegar. Que haya demasiadas casas solas atrae más a la delincuencia, se meten y se roban el cableado para extraerles el cobre. También se roban las puertas y las ventanas que luego venden más baratas.

Al tomarle una foto a una casa situada a unos metros de la casa de Brenda, su pequeña hija de mirada diáfana se acerca y comenta: “Dice mi mamá que la de aquella esquina está más fea”. Y en efecto la casa definitivamente se ve más fea, no tiene puertas ni ventanas, el cableado está cortado y salido, hay una gran cantidad de maleza, basura en la cochera y las paredes están manchadas. A un lado se pueden ver tres casas que en condiciones similares.

En el estudio Situación Inmobiliaria de México, señalan que en Pesquería hay 6 mil 24 casas abandonadas en el municipio, sin contar las miles casas más que están en venta o en inventario, que están en vías de ser habitadas, o las que se usan sólo para ir a descansar de vez en cuando.

Para considerar a una vivienda como abandonada –dice Saúl Galarza, ex jefe de información en suplementos especializados de vivienda en los periódicos Reforma y El Universal- debe reunir tres requisitos: que se haya dejado de pagar, que no se encuentre habitada y que tenga cierto grado de deterioro que implique que nadie se hace cargo de esa vivienda. Esto de acuerdo con el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), Jorge Carlos Ramírez Marín.

Saúl, también afirma que en los últimos 12 años los planes de vivienda caminaron totalmente divorciados de los planes de desarrollo urbano. En pasadas legislaturas del ámbito federal, las Comisiones de Vivienda y de Desarrollo Urbano nunca se reunían para trabajar coordinadamente o proponer. Esto llevó a que se abandonara por mucho tiempo la parte legislativa que regula dónde sí y dónde no construir, lo que permitió que las desarrolladoras compraran terrenos baratos y construyeran en zonas de difícil acceso. Que hasta ahora, casi nadie habita. Extraña apuesta.

El transporte público para llegar a Pesquería desde el centro de Monterrey es toda una odisea. Lo bueno es que tiene aire acondicionado, lo malo es que cobra 17 pesos con 50 centavos si no se cuenta con Tarjeta Feria. El Ruta 111, del cual se desprenden dos camiones: uno hacia el Centro de Pesquería y el otro a Colinas del Aeropuerto, recorre cuatro municipios y hace hasta una hora de camino. Circula desde la Central de Autobuses en el Centro de Monterrey, pasando por Guadalupe y Apodaca hasta llegar a la terminal en Pesquería.

Una de las primeras colonias nuevas que se ve en el trayecto de la Ruta 111 es El Llano, fraccionamiento de dos cuadras, con casas de un piso de diferentes colores, las cuales se adquieren con 116 puntos de Infonavit y cuestan 286 mil pesos de contado.

Que haya muchas casas de este tipo no significa que haya más trabajo para los arquitectos, son casas en serie, hay unos cinco diseños básicos y son funcionales para la gente de bajos recursos. Sin embargo, para una constructora la ganancia es enorme si hace mil casas de esas, con una mínima ganancia de 100 mil pesos, ya son 100 millones”, dice el arquitecto Erik Arroyo Rodríguez.

VIII

Valentina Alvarado observa el cielo mientras carga a su bebé en el porche de su casa en Colinas del Aeropuerto. Acaba de ser mamá, ella es de Pesquería y la casa donde vive es de sus papás, pero ahora viven allí ella y su esposo. Valentina cuenta que en la colonia hacen falta muchas cosas. Relata que cuando ha tenido que ir a consultar no va al Centro Médico de la colonia, porque cobran y ella no tiene suficientes ingresos. Para ir a consultar se traslada hasta Apodaca a una Farmacia del Ahorro, donde la atienden sin ningún costo.

En el Centro de Pesquería se encuentro el Centro Médico, una clínica de emergencias 24 horas y cinco médicos que atienden a los enfermos en sus casas. No hay una clínica del Seguro Social, los que cuentan con seguro se trasladan a Apodaca a la oficina 67 porque muchos tampoco tienen los ingresos para pagar. El municipio tiene un ingreso per cápita relativamente bajo.

No obstante, la doctora en Medicina, Esthela Lorenzo Mendoza, originaria de Acapulco que llegó a Nuevo León hace 10 años para trabajar en el Centro de Salud de Pesquería, afirma que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ya tiene contemplado hacer una clínica en el municipio y el alcalde ya está separando un terreno para su construcción.

Para Esthela, el municipio sí ha avanzado, pero a paso lento. Relata que desde que llegó a Pesquería ha habido diversos cambios como la ampliación de la carretera de la entrada, más luminarias en las calles y también creció el Centro de Salud. Además dice que el actual alcalde ha ayudado mucho al pueblo, en el Centro de Salud, ya tienen más personal y mejores instalaciones.

Las opiniones sobre el alcalde varían en el fondo. Para algunos como la doctora Esthela es positiva, mientras que para otros es un político como cualquier otro: mentiroso y corrupto. En su página de Facebook “José Chito Gloria”, hay varios comentarios quejándose en diferentes ámbitos, pero muy pocos tienen respuesta.

Al preguntarle al alcalde sobre estas personas que ahora tienen una opinión negativa sobre él, dice: “Sé que me critican o me reclaman. Pero voy y los busco y les digo que tienen toda la razón porque la expectativa fue de cierta manera pero nosotros jamás imaginamos que en su momento íbamos a llegar a la administración con una crisis de reducción de recursos. Sin embargo, hay buena apertura por parte del Gobierno del Estado. Vamos a tener más recursos este año”.

IX

José Chito Gloria ha estado reuniéndose con trabajadores de Infonavit durante los últimos meses para crear un plan para salvar algunas de esas casas. El plan consiste en darles crédito a los funcionarios de su Ayuntamiento que no tengan y que cumplan con ciertos requisitos, además de planes de descuento.

Recientemente, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) presentó el Programa Piloto de Venta e Intermediación de Vivienda Económica (VIVE) para recolocar viviendas adjudicadas por Infonavit. El programa pretende realizarse en todos los estados de México donde se harán juntas previamente para discutir los lugares en los que se llevará a cabo.

Además, bajo su administración se construirá una termoeléctrica con una inversión de más de mil millones de dólares. La termoeléctrica abastecerá las plantas industriales mexicanas Tenaris y Ternium y se espera que esté operando para el 2016.

Después de tres intentos, el alcalde por fin ha alcanzado su sueño; quería saber qué se sentía, ¿qué es lo que siente ahora que ha ganado? El padre de un joven de 22 años de nombre José Luis Gloria Delgado, responde: “me siento con mucha responsabilidad con la gente, pero no he perdido los pies de la tierra, estoy bien ubicado y quiero apoyar a la comunidad”. En entrevista, el alcalde precisa que la música es su más grande pasión y que no la ha abandonado. Señala que ha estado ensayando con un grupo, con el que probablemente tocará el bajo sexto en la clausura de la feria.

X

Es el domingo cuatro de agosto de 2013 y la plaza Alfonso Martínez Domínguez está llena de nuevo. Es la clausura de la Feria del Sorgo. De un pequeño camión blanco con los logotipos del grupo Tropical Panamá salen los músicos ataviados con sacos dorados brillantes y suben al escenario. De inmediato la audiencia se comienza a acercar a tomar fotos y a bailar. “Hay que pegarle a la mujer, hay que pegarle. Hay que pegarle a la mujer, con el cariño”, rezan los Tropical Panamá. Las atracciones mecánicas, los puestos de comida, la pista de baile y toda la plaza están a reventar. Señoras en la lotería, niños jugando, parejas paseando, señores platicando. Es el ambiente ideal para el cierre de una feria resucitada luego de dos años de muerte y Chito, el alcalde de Pesquería no está aquí para disfrutarlo. Ni para tocar el bajo sexto.

Comments

comments