No es que

No es que fuera así.

  No es que fuera así. Es que Martín y María lo querían así, sin tapujos ni consignas. La semana errante de los cataplasmas cotidianos, el masaje fúnebre, y los lloriqueos solitarios. María no se...
cuento

Y que me acuerdo

  Y que me acuerdo, así…. de repente, vi a la pescadera en un intento de engaño a la hora de limpiar el pescado y que me llega su imagen. Pronuncié su nombre, la sonrisa se empezó a dibujar. Yo les ...
la poeta me acompaña

La poeta me acompaña

Ilustración por Juan Millán Costa Antes de quedarme solo en el mundo, quise tener una estatua de Gabriela Mistral. Quise que ella me acompañara de día y de noche, que me cuidara de los zancudos, las pulgas...
mujerilustrada

La mujer ilustrada

  Cuando un nuevo paciente acierta a entrar en el consultorio y se tiende para balbucear una sucinta banda de asociaciones libres, corresponde al psiquiatra que está delante, detrás o por encima, d...
guanajuato

Vamos a Guanajuato, Menares

    Soy más subversivo que usted -Pedro Lemebel- I De Guanajuato no sabía nada más que era una palabra que sonaba bien, en esa noche de adultos casi sustentables, en que nos emborrachamos e...
Numero1

El número 1

   Ilustración: Mane Ortega (https://www.facebook.com/manedrain) Pronto aprendí que el balón nunca viene hacia uno por donde uno espera que venga. -Albert Camus - Los dos nos llamamos Enrique Gonz...
frida

Frida llega tarde

No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde -Wisława Szymborska- En la espera del autobús y fumando cigarrillos de los que no le gustan tanto, porque de los otros ya no quedan en el kiosco vecino dond...
David2

David

  David tiene ideas locas en la cabeza, su madre se lo decía y su padre triplicaba la advertencia. El pequeño de nueve años no encontraba tregua en ambos casos. Decidió adelantar la adolescencia. Tom...
Malandra

Malandra

  Y cuando Enrique Pérez llegaba a su casa tenía la costumbre de mear en el patio, mirando al cielo oscuro lleno de estrellas que le recordaban la tranquilidad de las noches hogareñas, contando los seg...