Malandra

Malandra

  Y cuando Enrique Pérez llegaba a su casa tenía la costumbre de mear en el patio, mirando al cielo oscuro lleno de estrellas que le recordaban la tranquilidad de las noches hogareñas, contando los seg...
alicia

Alicia

  Para esos menesteres Alicia era un gendarme, se arrullaba con los gritos de clemencia de sus hermanos. No aflojó ni un milímetro cuando tuvo que castigar al que por imprudencia devolvió la sopa porqu...
resistir

No pude resistirme más

  Hasta que un día no pude resistirme más. Si no lo hacía yo, sospechaba que nunca lo haría. Los dos éramos demasiado dóciles. Estaba a punto de dejar de ser yo para convertirme en ese tipo de mujer...
escuerzo

El escuerzo

  Un día de tantos, jugando en la quinta de la casa donde habitaba la familia, me dí con un pequeño sapo que, en vez de huir como sus congéneres más corpulentos, se hinchó extraordinariamente bajo...
polizonte

El polizonte

  Prometí que iba a contarte adónde me llevó aquel tren de carga que tomé para escaparme de los nazis con los documentos de un judío que me habían dado en el Racing de París. A ver si adivinás… ...
Einstein

Einstein: sueño No. 3

  En este mundo queda claro al instante que algo no anda bien. No hay casas que puedan verse sobre los valles o las planicies. Todos viven en las montañas. En algún punto del pasado, los científi...
vampiro

El hijo del vampiro

  Probablemente todos los fantasmas sabían que Duggu Van era un vampiro. No le tenían miedo pero le dejaban paso cuando él salía de su tumba a la hora precisa de medianoche y entraba al antiguo cast...
tequiero

Te quiero tanto

Oh, aliento de vida que pasas dejando huella. Piel arrugada, flácida, llena de lunares; ojos cristalinos, tan transparentes que casi narran el pasado, enmarcados cuidadosamente por una red de arrugas finas y g...
LosDíaz

Los Díaz

Ese día, antes de agarrar camino, mi mamá le encargó a mi papá que le trajera frijol de temporada. Recuerdo que era el último de julio de 1941, yo tenía casi diez años. Ya veníamos de regreso con todo y...
mun%cc%83eca

La muñeca menor

  La tía vieja había sacado desde muy temprano el sillón al balcón que daba al cañaveral como hacía siempre que se despertaba con ganas de hacer una muñeca. De joven se bañaba menudo en el río, p...