Por Cordelia Rizzo


#AvanzamosTodas comenzó como un ejercicio del derecho a la participación política y del derecho a defender los derechos humanos. Me quedaba claro que ante la posibilidad de que el Instituto Estatal de las Mujeres de Nuevo León llegara un equipo conservador, había que emplear estrategia. Conozco las cifras de violencia, y las historias también.


HASTA AHORA EL GOBERNADOR DEL ESTADO NO ME HA RECIBIDO, NI SU OFICINA HA DADO RESPUESTA DIGNA A MI SOLICITUD DE AUDIENCIA.


Sabiendo que el gobernador podía designar a una mujer con una agenda contraria a los derechos de las mujeres, la consigna fue: “Si no somos nosotras, ¿quién?”, y por “nosotras” quiero decir las mujeres que padecemos la discriminación, el maltrato y la necesidad de transformar la cultura opresiva a la que llamamos patriarcado. Somos casi todas. Soy yo.

De esta forma alzo la mano y la alzan varios y varias otras conmigo.


Quiero dejar claro que esta campaña la inicié por pie propio.


Soy feminista desde adolescente. No milito en partido político alguno. Alguna vez, hace unos 15 años, inicié la búsqueda por pertenecer a algún partido de corte de izquierda o centro-izquierda, y mi conclusión fue que no encajo en las estructuras partidistas.


He colaborado con personas de distintas extracciones partidistas y me gusta esta apertura.

Además, soy el tipo de mujer a la que los partidos políticos relegan en Nuevo León: no tengo el tipo físico telegénico y sí soy muy feminista y claridosa.


Esta campaña se ha hecho con el talento de varios y varias jóvenes que quieren ver que se abra un verdadero espacio ciudadano para nuestras preocupaciones. Isabel Esquivel y Luis Peinado han soportado una gran parte de la comunicación visual. Las fotos profesionales las tomó Karen Benavides. Amigos publicistas ayudaron a darle forma a #AvanzamosTodas.

Todas y todos han donado su trabajo. Cristina Sada me ha dado un espacio en sus redes porque conoce mi trabajo como activista.


Ninguna de las notas periodísticas e intervenciones en radio ha sido cabildeada. La primera la gestionó Karen Cota de Milenio al ver mi campaña en Facebook. Como tengo a varias y varios periodistas en mis redes, fueron saliendo otras intervenciones, como la de Índigo con Melva Frutos, la de El Horizonte de Diana Arroyo y evidentemente las notas de Milenio.


Sí, soy hija de Sócrates Rizzo García. Soy una hija amada y criada en la libertad. Yo opté por ser feminista, como elegimos las personas que también crecemos fuera de nuestro hogar, por voluntad propia. Elegí el activismo de paz, y elegí no pertenecer a las filas de un partido para existir en mi dimensión socio-política. Elegí contar la historia de las madres, hermanas y esposas que han elegido asumir la acción política como una forma de buscar la justicia para todas y todos en México. Las he estudiado tanto en el campo como en los libros. Me conocen muchas porque trato de ofrecerles un espejo que fortalezca su lucha en mis escritos.


Siempre he dicho que mi forma de hacer política me pone al lado de las personas más inteligentes, sagaces y amorosas que existen en este país y en esta humanidad. No nadamos en recursos económicos, pero tenemos mucho, pero mucho capital social y credibilidad: bienes escasos en la política de hoy.


Para apoyar #AvanzamosTodas, pueden firmar la petición de change.org.

Comments

comments