Cuando Juan Gabriel despertó, México todavía estaba ahí, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos.

 Por Víctor Hugo Ortega C.

 

Comments

comments