Con motivo de un nuevo cumpleaños del desaparecido poeta,

recuperamos esta entrevista publicada en El Nacional en marzo de 1994

Originario de Monterrey, Nuevo Leon (1964), autodidacta por definición propia, lector y relector de Quevedo y Faulkner y viajante desde los diez y seis años, edad a la que comenzó a escribir «con regularidad y con interes mas formativo», Samuel Noyola comenta en entrevista sobre su más reciente libro, Tequila con calavera, publicado el año pasado en la colección Las ínsulas extrañas, de Vuelta/Heliópolis, misma que saldrá dos veces al año y publicará a un autor joven y desconocido en cada ocasión.

 

¿Como llega este libro a la coleccion de Las insulas extranas?

Bueno, yo trabajé en la redacción de Vuelta, y cuando me salí en el 87 Octavio Paz me pidió el libro para publicarlo, pero yo quería trabajarlo más. Se lo di el año pasado y salió en esa colección. En realidad por ese libro mucha gente me retiró el saludo, pero no es mi culpa, Paz diseñó la colección y yo me cago de risa de aquellos porque solo se dedican a eso, a vivir y grillar dentro de las mafias.

¿Que piensas de las becas y del Sistema Nacional de Creadores?

Es un fraude. Las becas tienen sentido cuando son para los chavos que empiezan o para quien las necesita, pero es absurdo otorgarlas por la cantidad de reseñas que escribes todos los domingos en el Reforma. Los grupos culturales no me interesan, tengo amigos aqui y allá y he tenido problemas con algunos, pero no es algo a lo que le dé mas importancia de la que tiene. El único grupo cultural con el que tengo plena afinidad es con U2.

¿A que te dedicas ademas de escribir?

 

He sido mesero, gigolo y hasta periodista, pero ahora vivo de freelance, de afrilanzarme, vivo de sobrevivir. No discuto que alguien pueda vivir de la literatura, como dice Fuentes de el mismo, pero yo sobre todo soy un escritor larvario. Debo esperar a que las cosas se fermenten en mi cabeza y si surgen lo hacen siempre de chingadazo.

No me considero un escritor de oficio, ni talachero. Los escritores que admiro no eran asi, no se tomaban la vida tan en serio, se daban todo su tiempo. Ademas suelo ser muy memorioso. De estos dos libros publicados perdi los originales varias veces en distintos lugares y volví a escribirlos. La memoria, dicen, es la prueba de fuego de la poesía.

¿De los nuevos poetas, a quien lees?

He leído a muchos, pero no los he releído, no los he vuelto a visitar y no los conozco bien, pero hay una legión que trata de ocupar el vacio dejado tras la muerte de José Carlos Becerra, solo que han hecho su poesía o fiel al patrón o hermética e incomprensible. Los poetas se han profesionalizado en sus modelos y han encasillado su producción. A partir de las malas lecturas de Neruda se ha hecho muy mala poesía, se ha creído que el lenguaje es poético en si y ahora se suelen vomitar palabras y palabras que no tienen ni buscan el sentido de las cosas. Se ha intentado siempre fabricar al poeta joven, pero asi como los encumbran asi mismo los dejan caer. Lo hicieron con Ricardo Castillo y después con Efraín Bartolome. El punto es no dejarse volar, sino seguir tu camino.

 

¿Por que Tequila con calavera?

Traté de hacer un emblema, una imagen tal como lo hice con mi primer libro, Nadar sabe mi llama. Su propuesta es simple, que el escritor se provea, se alimente de todas las fuentes siempre y cuando lo haga bien. Jugué y juego aun con las formas cerradas y no me limito ante ellas. Escribimos poemas y a otros toca decir si son o no poesia, la clave está en buscar el sentido («el orden secreto») de las cosas. Yo no entiendo la poesia como un vómito.

El libro de poesia que estoy elaborando se llama Mar iguana, y el primero de sus poemas (Nómada) es en el que trabajo actualmente, que consta de treinta tercetos de alejandrinos. Otra vez la forma cerrada como un juego.

Lector hedonista para quien la palabra es un poder si no sagrado si de transmutacion, Samuel Noyola trabaja en un cuarteto de novelas y un libro de poemas largos, ademas de echar a andar la editorial Perros Bravos Editores, en sociedad con Armando Alanís y Susana Caracheo, cuyo objetivo sera publicar a quien no haya tenido la oportunidad en grandes editoriales.

*Entrevista publicada en el desaparecid diario El Nacional en Marzo de 1994

WhatsApp Image 2021-02-09 at 20.30.15

Comments

comments