Migrantes .

Debido a su estratégica ubicación geográfica en relación a los Estados Unidos de Norteamérica, México es una nación con marcado flujo de migrantes centroamericanos indocumentados, en sus modalidades de tránsito o destino; de manera primordial provenientes del llamado “Triángulo Norte”, el cual comprende los países de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Para tener idea de la dimensión de ese fenómeno social, conviene mencionar que de acuerdo a la Secretaría de Gobernación (SEGOB), el registro total de centroamericanos indocumentados repatriados en el 2017 fue de 78 309, lo que para México representó el 95.22% del total de extranjeros en situación similar; porcentaje que a su vez constituye la punta de un iceberg descomunal, dado que es de sobra conocido que un número indeterminado de migrantes indocumentados que llega a México, no está contemplado en ningún tipo de estadística oficial o extra oficial.

Enero a diciembre 2017

Repatriados

Extranjeros

Repatriados

Centroamericanos

Repatriados

El Salvador

Repatriados

Guatemala

Repatriados

Honduras

Repatriados

Nicaragua

Total

82 237

78 309

11 706

35 874

29 959

728

Porcentaje

100%

95.22%

14.23%

43.62%

36.43%

0.885%

Fuente: Unidad de Política Migratoria, SEGOB, con base en información registrada en las estaciones migratorias, oficinas centrales y locales del INM.

También, conforme a las estadísticas anuales de SEGOB, los eventos de presentación ante autoridades migratorias mexicanas de centroamericanos indocumentados en el mismo año 2017, contabilizaron un total de 76 111; y, en relación a eventos de retorno asistido, éstos sumaron la cifra de 60 279.

El siguiente cuadro estadístico desglosa las cifras anteriores, tomando en cuenta dos aspectos relevantes del fenómeno migratorio: nacionalidad y género de los centroamericanos indocumentados registrados por SEGOB en 2017.

País de origen

Presentación*

Retorno Asistido**

Total

Hombres

Mujeres

Total

El Salvador

11 706

6 707

2348

9 055

Guatemala

35 874

20 235

5846

26 081

Honduras

30 072

20 636

3851

24 487

Nicaragua

743

541

115

656

Total

76 111

48 119

12 160

60 279

* Nota: La información se refiere a eventos de migrantes ingresados en las estaciones migratorias del INM bajo el procedimiento administrativo de presentación por no acreditar su situación migratoria, según lo previsto en los artículos 99, 112 y 113 de la Ley de Migración y del artículo 222 de su Reglamento.

** Eventos de retorno asistido: Se refiere a eventos de migrantes de 18 años y más, que solicitaron el beneficio de retorno asistido para ser devueltos a su país de origen, según lo previsto los artículos 111, 115, 118 y 119 de la Ley de Migración y del artículo 193 de su Reglamento, previo proceso administrativo de presentación según lo establecido en el artículo 99 de la misma Ley.

Fuente: Unidad de Política Migratoria, SEGOB, con base en información registrada en las estaciones migratorias, oficinas centrales y locales del INM.

Crecimiento exponencial

Expertos en el tema coinciden en indicar que la migración centroamericana en México se disparó a partir de la década 80-90 del siglo XX, alcanzando en 2005 una cifra histórica estimada entre 390,000 y 418,000 migrantes, conforme los datos señalados por Ernesto Rodríguez Chávez en su reporte “Migración centroamericana en tránsito irregular por México: nuevas cifras y tendencias”, CANAMID Policy Brief Series, PB14, CIESAS: Guadalajara, México, 2016.

En ese mismo documento se establece un descenso en el flujo migratorio durante el periodo 2006-2011, teniendo 135,000 en promedio y observando en 2011 una reducción del 70% en relación al 2005, con tan sólo 126,000 eventos registrados por estadísticas oficiales en ambos lados de la frontera norte.

Del 2012 y hasta el 2016, las cifras del tránsito migrante centroamericano volvieron a remontar, alcanzando en 2014 una cifra cercana a los 400,000 eventos, es decir: más del triple que en 2011.

A partir del 2014, la tendencia al alza fue continua y en aumento, especialmente en dos sectores específicos de la población: mujeres y menores de edad. Estos últimos, con o sin compañía de un adulto, y quienes en 2017 alcanzaron un total de 16 817 casos, teniendo así un porcentaje 8 % superior al total de mujeres adultas migrantes indocumentadas registradas por la SEGOB, conforme a los datos estadísticos oficiales proporcionados por esa dependencia.

País

Registro de migrantes centroamericanos indocumentados menores de edad en 2017

Total

De 12 a 17 años

De 0 a 11 años

Acompañados

No acompañados

Subtotal

Acompañados

No acompañados

Subtotal

El Salvador

504

750

254

198

95

293

2 547

Guatemala

1 795

4 012

5 807

3 153

158

3 311

9 118

Honduras

877

1 832

2 709

2 209

168

2 377

5 086

Nicaragua

16

17

33

33

0

33

66

Fuente: Boletín Mensual de Políticas Migratorias. Unidad de Políticas Migratorias. SEGOB, 2017.

Causas del fenómeno migratorio

Con respecto al factor principal que genera la migración centroamericana, los análisis identifican de manera unánime una sola respuesta: la pobreza generalizada o extrema en los países de origen.

Lo anterior no es un factor exclusivo. A menor escala existen otros agentes propiciadores de migración, entre ellos: violación a DDHH, crecientes índices de violencia común o delincuencial, posibilidades para una reintegración familiar en otro país, hambrunas, situaciones de carácter político, discriminación ejercida contra grupos vulnerables e, incluso, desastres naturales de distinta índole y magnitud.

Vulnerabilidad del migrante en México

Algo importante a considerar en la problemática de los migrantes es su ingreso indocumentado a México, condición que incrementa el grado de vulnerabilidad socio-individual y los convierte en víctimas potenciales de una serie de peligros o hechos delincuenciales.

Entre esos riesgos destacan los siguientes: privación ilegal de la libertad, extorsión, robo o asalto, secuestro, trata de personas, lesiones u homicidio, soborno, violación o abuso sexual, amenazas y/o intimidación; riesgos provenientes de la delincuencia organizada y/o el abuso de la autoridad policiaca.

En relación al abuso, se considera que diversas corporaciones policiacas no sólo actúan de manera autónoma, sino vinculadas también a cárteles del crimen organizado, situación que en algunos estados del norte mexicano propició incluso la creación de un neologismo: “polizetas”. Vocablo que en su momento sintetizó conceptualmente el alto grado de co-participación entre dos grupos supuestamente con propósitos antagónicos: las fuerzas del orden y los Zetas.

Por su parte, con respecto a la delincuencia organizada y su reciente incursión o apropiación de actividades antes ejercidas por los “polleros” o “coyotes” fronterizos, Rodolfo Casillas R., en “La migración de algunos y la inseguridad de todos. Análisis y recomendaciones para pasar de la ficción al trato humanitario”, (Documento de Trabajo No 2, ITAM, México, 2015), señala lo siguiente:

A partir del 2007, “un nuevo agente social incursionó en las redes de tráfico aprovechando los modos operandi de la migración internacional indocumentada y subvirtiendo la amplia red y a los individuos que en ella participan, ya sea directa o indirectamente, para su lucro. Así, llegaron los Zetas que encontraron en los migrantes de paso un nuevo nicho de mercado delictivo, y de él se apropiaron. Para constituirlo, aprendieron de los migrantes de paso su modus operandi, lo mismo que de traficantes y de otras experiencias delictivas.”

Territorialmente, según el informe 2013 de la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redodem), la mayoría de agresiones contra migrantes centroamericanos ocurre en Chiapas, en especial en la región del Soconusco (municipios de Tapachula y Arriaga); en la parte central, (franja fronteriza de Comalapa y Palenque); así como en estados por donde atraviesa la llamada ruta del Golfo: Tabasco, Veracruz y Tamaulipas.

Aunque significativamente, ese último estado no aparece como una de las diez entidades con mayor prevalencia en víctimas y testigos de eventos delincuenciales reportados por los propios migrantes, según revelan los siguientes porcentajes estadísticos contenidos en el informe 2017 de la Redodem:

Entidad Federativa

Porcentaje de Reportes

Chiapas

29.18%

Oaxaca

15.99%

Veracruz

16.78%

Tabasco

9.22%

Guanajuato

5.35%

Jalisco

3.71%

Querétaro

2.05%

Sinaloa

1.86%

SLP

1.42%

CDMX

1.26%

Contradicciones

Es importante señalar que aunque en México existen leyes y reglamentos que, en teoría, garantizan la seguridad y el respeto a los DDHH de los migrantes en cualquiera de sus modalidades, la realidad es muy distinta; situaciones tan difundidas como la masacre masiva contra migrantes ocurrida el 2010 en San Fernando, Tamaulipas, son crueles testimonios del grado de vulnerabilidad al que los migrantes están expuestos.

A lo anterior, se suman los prejuicios y la desinformación que existe en amplios sectores de la población, lo que se traduce en conductas xenofóbicas, discriminatorias o de trato indigno para los migrantes, especialmente los que provienen de Centroamérica.

Situación esta última que quedó evidenciada de manera patente en redes sociales, a raíz de la reciente llegada de miles de migrantes hondureños, quienes en multitud y derribando la valla fronteriza cruzaron la frontera de Guatemala con México. Por fortuna, muchas fueron también las voces a favor del obligado trato humanitario hacia esos hermanos centroamericanos.

Desde este rincón arrabalero, hacemos votos porque esas voces humanitarias sean las que siempre prevalezcan y predominen.

Por Carmen Libertad Vera

Comments

comments