FILME: Nature Boy

DIRECTOR: Rory Karpf.

PAÍS: EUA.

AÑO: 2017.

Como parte de la serie documental de ESPN, 30 for 30, Nature Boy es el recuento biográfico de la extravagante carrera luchística del 16 veces campeón mundial Ric Flair, uno de los más grandes íconos de la lucha libre estadounidense.

Sus excéntricos vestuarios, aunado con su arrogante personalidad y estilo en el ring, lo convirtieron en una de las atracciones principales de los ochentas pues, en palabras del propio director, ¨Ric Flair era el hombre que todos deseaban ser y aquel con el que las chicas siempre querían estar¨. Pero su historia no siempre fue así…

De orígenes mucho más humildes, Richard Fliehr creció siendo un ávido fanático de la lucha libre y un talentoso pero incomprendido atleta por parte de su familia, a quien adoptaron cuando este todavía era un bebé. Diversas circunstancias lo llevarían a un campamento en el que, junto a un grupo de compañeros, aprendería las bases de la lucha libre y en donde incluso estuvo a punto de renunciar, si no fuera porque su entrenador se lo prohibió, reconociendo en él un enorme potencial.

Más adelante, descubrimos que, a raíz de un accidente aéreo, surgiría su mítico personaje—influenciado por “The Nature Boy” Buddy Rogers—, emprendiendo así sus primeros saltos hacia la fama.

Este mismo éxito será aquel que lo desprenderá de su familia, encaminándolo hacia una nueva dirección en la que predominan la gloria, la vanidad y los excesos.

Al convertirse en su propio personaje, muchos suponen que la razón por la que Ric Flair siempre estuvo en busca de la atención de otros es porque este es incapaz de lidiar con su soledad, destacando así uno de los rasgos más distinguidos de su comportamiento.

De la misma manera, se recopilan sus características más esenciales sobre la lona, así como, los momentos más trascendentes de su carrera, incluyendo su primer victoria por el título, sus más grandes rivales y luchas de ensueño, su llegada a la WWF, su retiro y los conflictos posteriores que lo hicieron volver al cuadrilátero.

El documental se construye por medio de dos entrevistas con Ric Flair—separadas 16 meses una de la otra— así como de material de archivo, testimonios de luchadores, amigos, familiares y expertos, además de divertidas animaciones que ilustran sus más alocadas aventuras, entre otros capítulos de su vida, culminando con la parte más dura y emocional del proyecto: la muerte de su hijo Reid Fliehr, quien también aspiraba a convertirse en un luchador profesional pero que, al mismo tiempo, cargaba con varios demonios internos. Inesperadamente, su hija Ashley —mejor conocida como Charlotte en la WWE— se decidiría por adoptar el sueño de su hermano mayor, entrenándose para convertirse en luchadora por su propia cuenta, siendo ella el eventual camino hacia la redención de Ric y su más grande orgullo.

Nature Boy se consolida como uno de los trabajos más destacados en cuanto a lucha libre se refiere, siendo siempre su eje principal el hombre detrás de la leyenda; es también una de las obras que mejor encapsulan los altibajos de su protagonista, un individuo que, como muy pocos, guarda una de las historias más atractivas en la industria; un ícono inmortalizado por su desempeño en el ring pero también, de grandes desperfectos; o, en otras palabras, un fiel retrato al legado del porta Rolex y anillos de diamantes, conduce limusinas, vuela jets, roba besos y el mayor sinvergüenza de la historia, el único e inigualable, Ric Flair.

Por Sergio Osvaldo Valdés Arriaga

Comments

comments